Los guiños hacia la ultraderecha en las Fuerzas Armadas españolas han roto fronteras. El Centro Internacional de Contraterrorismo (ICCT, por sus siglas en inglés), un prestigioso think tank con sede en La Haya, ha incluido al Ejército de este país en un informe que analiza los vínculos entre los militares y la extrema derecha en una docena de países.

España figura, a ojos de los investigadores del ICCT, entre los Estados europeos donde se registra la «presencia de extremistas de derecha en las Fuerzas Armadas», un asunto sobre el que Público ha realizado distintas investigaciones que apuntaban precisamente a las vinculaciones entre un capitán del Ejército del Aire con grupos neonazis. El listado incluye además a Alemania, Reino Unido, Austria, Suiza, Francia, Bélgica, Italia, Grecia, Holanda, Estados Unidos y Canadá.

«Este trabajo de investigación pretende examinar la naturaleza del nexo entre el extremismo de derechas y el Ejército», explica la organización holandesa. Con tal objetivo, el documento se centra  en distintas «áreas problemáticas» derivadas precisamente de la «presencia de extremistas de derechas» en las Fuerzas Armadas de estos doce países occidentales.

El informe subraya que los «recientes incidentes de gran repercusión en varios países occidentales han despertado el temor de la opinión pública a una posible amenaza extremista originada en las Fuerzas Armadas», aunque aclara que «la naturaleza de estos incidentes es muy diferente».

En algunos casos, esos vínculos «han implicado complots terroristas», mientras que en otros ha consistido en la «presentación de símbolos de extrema derecha por parte del personal militar», lo que sugiere que «el nexo entre la extrema derecha y los militares puede manifestarse de diversas maneras».

En el caso de España, el documento destaca que «miembros de la brigada paracaidista española BRIPAC hicieron un saludo fascista mientras cantaban una canción sobre una unidad militar española que luchó con la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial».

El caso citado por el ICCT se registró el 8 de diciembre de 2019 en Paracuellos de Jarama. Según reveló el periodista e investigador Miquel Ramos en La Marea, los soldados aprovecharon la celebración del día de la Inmaculada Concepción para entonar las estrofas de Primavera, una canción del grupo neonazi Estirpe Imperial que homenajea a los españoles que formaron parte de la División Azul.

A raíz de una pregunta parlamentaria formulada por el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, el Gobierno señaló que en ese caso «se incoaron sendos procedimientos disciplinarios que concluyeron con tres sanciones
disciplinarias
«, aunque evitó dar más datos al respecto.

Amenazas desde Whatsapp

La organización holandesa recoge también otro episodio de exaltación ultraderechista en el ámbito castrense español. El informe del ICCT recuerda que en 2020 «se publicó un manifiesto criticando al Gobierno social-comunista por poner en riesgo la unidad de España».

Si bien destaca que «los firmantes en todos exoficiales», el documento apunta que «a principios de 2021 se hizo evidente que su posición tenía cierto apoyo también entre los miembros del servicio activo».  En tal sentido, remarca que «un grupo de militares reservistas» advirtieron en un chat de Whatsapp de que «la única forma de evitar que España se desmoronara era matar a 26 millones de españoles», según publicó el diario Infolibre en diciembre de 2020.

Aquellas afirmaciones fueron formuladas por Francisco Beca Casanova, un antiguo general de división del Ejército del Aire, que no ocultaba su simpatía hacia Vox. «Las noticias sobre ese chat llevaron al Gobierno español a iniciar una investigación sobre el extremismo de derecha en el Ejército español», destaca el estudio de ICCT.

Pocas semanas después de que se conociera este asunto, la Fiscalía Provincial de Madrid archivó la investigación en torno a las amenazas lanzadas desde ese grupo de Whatsapp. A su juicio, allí no se había registrado ningún delito de odio.

«Respuestas adecuadas»

«En general, la naturaleza del nexo entre el extremismo de derechas y los militares es muy diferente entre los países de nuestro estudio», apunta el ICCT, que sitúa a Alemania y Estados Unidos como «los más afectados». En cualquier caso, advierte que «las peores manifestaciones imaginables» que podrían derivarse de esos vínculos con la extrema derecha aún «no se han materializado».

«La cartografía de esta amenaza sirve de base para informar a los responsables políticos de los distintos escenarios y de las respuestas adecuadas para contrarrestar el extremismo de derechas dentro del Ejército», remarcan sus promotores. De hecho, el informe busca proporcionar «un marco muy necesario para comprender los diversos riesgos e implicaciones asociadas a este fenómeno».