El Gobierno ya ha aprobado la excepción ibérica que permitirá limitar el precio del gas y que su coste desbocado no contagie al coste total de la factura eléctrica.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha explicado que la herramienta aprobada hoy por el Gobierno consiste en una «limitación en la referencia del precio del gas a la hora de vender al sistema eléctrico». Este tope será de 40 euros durante seis meses, hasta prácticamente final de año, y posteriormente irá creciendo mes a mes hasta alcanzar un promedio de 48,8 euros/MWh.

¿Cuánto rebaja mi factura?

Con este mecanismo, ha indicado, el precio medio de la electricidad en el pool debería caer hasta los 130 euros/MWh frente a los más de 210 euros/MWh de media que se han alcanzado en los últimos meses, un 40% menos. Según los cálculos de la OCU a laSexta, una factura eléctrica en abril fue de 102 euros de media. Con esta medida, el recibo caería hasta los 85 euros. Pero solo para aquellos con la tarifa regulada, insisten.

«Es una reducción que llegará a todos los consumidores, que no tienen que hacer nada para verse beneficiados», ha explicado la responsable energética del Ejecutivo. Los contratos fijos con duración de un año se irán incorporando al mecanismo conforme se van actualizando sus acuerdos con las compañías. Por lo que si el contrato de precio fijo se renueva a posteriori, no se verá beneficiado por el cambio.

¿Cuándo entra en vigor?

Si bien el decreto aprobado entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE, para su aplicación efectiva sobre las subastas en el mercado mayorista necesita del sí definitivo de Bruselas. Esto puede demorarse entre diez días a dos semanas, por lo que su completa aplicación podría darse a partir de junio.

¿Quién se beneficia?

De momento, los principales beneficiados de esta medida son los 11 millones de hogares que están en el mercado regulado y que pagan el Precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC), así como los industriales que están abonados a una tarifa que, tradicionalmente, pagaban un precio mucho inferior al del mercado libre.

También el 80% de los consumidores industriales, de acuerdo con la ministra de Industria, Reyes Maroto, que ha dado la cifra en una entrevista en Al Rojo Vivo.