Ahorrar en el consumo de agua y electricidad en los hogares. Una cuestión cultural

  • El lunes 1 de Agosto el Consejo de Ministros aprobará un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético

Desde hace ya muchos años muchas personas nos hemos “malacostumbrado” a no ahorrar en el consumo de agua o electricidad en casa.

La insistencia por parte de los gobiernos y de los ambientalistas nos parece una letanía aburrida y como se suele decir “nos entra por un oído y nos sale por el otro”.

Las noticias alarmantes de la escasez de agua, del encarecimiento de los precios de la energía, en muchas ocasiones se sigue viendo como algo lejano porque no nos afecta directamente y seguimos con nuestras pautas de conducta inalterables.

Es hora de “ponerse las pilas” definitivamente y empezar con los pequeños detalles que pueden contribuir por una parte a utilizar menos recursos escasos y por otro a pagar menos en los recibos que mensualmente tenemos que afrontar.

Más allá de los consejos generales de comprar electrodomésticos que consuman poco, garantizar que por las rendijas de las ventanas y puertas no se va el calor o el aire acondicionado (si lo tenemos), utilizar bombillas de bajo consumo o apagar las luces al salir de las habitaciones quizás debamos pensar en cómo aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrece la naturaleza y acompasar nuestro ritmo de vida a sus ciclos diarios.

En primer lugar los horarios son muy importantes. Para aprovechar al máximo las buenas temperaturas de la mañana lo mejor es levantarse con el Sol, e incluso media hora o una hora antes para hacer los trabajos o tareas que nos vayan a suponer más esfuerzo. Eso lo saben y lo hacen todos los días los agricultores y los hortelanos que cuando el sol aparece por el horizonte ya están arreglando los campos y tienen hecha parte de la faena.

Para levantarse a las seis de la mañana lo mejor es irse a dormir en el entorno de las diez de la noche que es cuando el sol ya ha desaparecido y no hay luz natural para leer o hacer las tareas. Romper con la rutina de apoltronarse en el sofá a partir de esa hora y ver la televisión es una de las mejores cosas que podemos hacer para nuestra salud física y mental.

Las primeras horas del día son igualmente las mejores para tener las ventanas y balcones abiertos, airear la casa y en el momento adecuado cerrar todo, bajar las persianas, contraventanas y todo lo que ayude a mantener las habitaciones que no se usan durante el día lo más resguardadas posibles de los rayos del sol y del calor.

La ventilación cruzada es la mejor forma de tener una vivienda sana y fresca.

En cuanto al ahorro de agua queda mucho por aprender y mejorar. Es proverbial el buen uso del agua que siempre han hecho los habitantes de las Islas Canarias, dado que allí el agua siempre ha sido un bien escaso. Mucho tienen que enseñarnos a «los peninsulares» tanto en el consumo diario de las casas como en la agricultura.

Disponer de grifos monomando, mantener limpios los aireadores, tener un mango eficiente en la ducha,limitar la descarga de la cisterna de los sanitarios, eliminar los goteos o fugas de agua, no abrir el grifo a su máxima capacidad, usar programas cortos en lavadoras y lavavajillas, reciclar el agua que no se aprovecha o no descongelar los alimentos con agua son algunas de las muchas mejoras que podemos ir aplicando en el día a día. Cada persona conoce bien sus hábitos y puede pensar la mejor forma de ahorrar en el consumo de agua.

Se han anunciado una serie de medidas por parte del gobierno de España para disminuir el consumo de energía eléctrica. Están enfocadas al ahorro energético y sin duda serán positivas para la economía nacional y dignas de apoyo. Por el contrario otras medidas como subvencionar a todo el mundo el gasto en gasolina o gasoil no es comprensible.

Animar al uso del transporte público mediante su gratuidad o bajas tarifas es una medida muy positiva. Ayudar al uso del coche privado es tan contraproducente como abaratar el tabaco para conseguir que alguien deje de fumar. No tienen ningún sentido más allá de conseguir un cierto consenso social favorable a quien adopta esas medidas. El hecho objetivo es que las petroleras han subido el precio, y se ha producido un trasvase de fondos públicos a sus cuentas de beneficios que ahora se pretende revertir creando nuevos impuestos. Mantener esa medida no tiene ningún sentido.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que en septiembre, presentará a la Comisión Europea dos propuestas sobre energía para ayudar a doblegar la curva de la inflación: reformar el mercado eléctrico de la electricidad para desacoplar el precio del gas del precio mayorista y poner un tope máximo al precio del CO2.

El lunes 1 de Agosto el Consejo de Ministros aprobará un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético.

Se trata de medidas debatidas con el sector privado, comunicadas al conjunto de administraciones y a los grupos parlamentarios.

Se dará el visto bueno a un real decreto ley de medidas urgentes en materia de incendios forestales. Una norma para fortalecer la coordinación y las capacidades de todas las administraciones en las tareas de prevención y extinción de incendios, así como la restauración de las zonas afectadas.

Sánchez dijo en su comparecencia de balance semestral que los medios de la Administración General del Estado y el conjunto del Sistema Nacional de Protección Civil han estado presentes en más de un 80% de los incendios que se han producido este verano, «a pesar de ser una competencia autonómica».

España ha recibido ya el segundo pago de los fondos europeos para el Plan de Recuperación, por valor de 12.000 millones de euros. Muestra del cumplimiento de los compromisos con la modernización de España, tal y como demanda Europa. El respaldo de Ursula Von der Layen a las medidas adoptadas por España ha sido total, para disgusto de un catastrofista Feijóo que se niega a aceptar la realidad.

En mayo pasado el Consejo de Ministros aprobó un plan de medidas de ahorro y eficiencia energética referido a la Administración General del Estado (AGE), pero que podría ser el punto de partida del plan que se aprueba este lunes.

Entre las medidas están un refuerzo del teletrabajo, promoción del uso del transporte público, programar los termostatos para limitar la temperatura a 19 grados con calefacción y 27 grados con aire acondicionado.

Otras que serían perfectamente aplicables al sector privado serían la limitación de horarios de la iluminación exterior y su reducción a la mitad, con el apagado de rótulos y luminosos comerciales a una hora determinada (1 de la madrugada), serían otras recomendaciones.

Si todo sigue como hasta ahora no se descartan unas Navidades menos luminosas y su apagado en horas más tempranas. Los ayuntamientos famosos por sus “excesos lumínicos “ navideños como Vigo o Torrejón tendrán que preguntarse si tiene sentido mantener ese despilfarro energético que por otra parte reporta ingresos económicos y votos para sus alcaldes que gozan de amplias mayorías absolutas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »