Sobre el Arte, IV

0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 22 Segundos

Me pregunto, si entre otras actividades, haber llevado toda una vida dedicada al Arte y al arte plástico, si es justo, que en el atardecer del movimiento fisiobiológico individual, me plantee algunas cuestiones sobre el arte plástico en general, sobre las artes diversas o como totalidad, sobre el arte realizado por mí. Es demasiada vanidad o soberbia plantearse determinadas cuestiones, o en pequeñas tesis o hipótesis o preguntas plantear algunas cuestiones.

– No pintas tú, o no haces arte tú, sino que pintas con los materiales que dispones, con el espacio-estudio que tienes. Y a esos materiales les añades algo de ti, que en muchos sentidos es consciente, en muchos inconsciente.

– Debo decir, que creo, he plasmado en manifiestos artísticos, en décadas anteriores, he realizado cientos y miles de obras con esos manifiestos. Creo que hice y he hecho y sigo haciendo una revolución artística y estética. Llevar el arte un paso más.

Y debo decir que todo han sido silencios. Lo mismo aplicado en literatura.

Puede que esté equivocado pero así lo creo.

– Me pregunto, si después de décadas, con el arte plástico realizado, han entendido los sistemas y personas que gestionan este mundo, el arte que he realizado y los manifiestos que he publicado o hechos públicos.

– ¿El arte hoy se utiliza como un producto financiero más? ¿? ¿Se selecciona en cada territorio, por ejemplo, diez artistas de cada generación y diez de cada una de las tendencias? ¿Después estos emprenden una carrera-camino, de esos artistas, van seleccionándose con el tiempo, van quedando menos…? ¿Así al cabo de varios lustros y décadas, sus obras se hayan ido multiplicando de valor teórico artístico y de valor económico?

¿Entra en todo ello, la gestión de buenas galerías de arte, coleccionistas, museos, revistas, críticos, etc.?

¿De ahí la necesidad de seleccionar a personas, de temprana edad, para que tengan un buen recorrido, y alguien compre una obra de arte, por cien, cuándo ese artista, ya está en el mercado de galerías, y al cabo de treinta años tenga un valor de cinco mil o diez mil…?

En muchos sentidos, el arte hoy es un producto financiero más. Sin negar su valor como arte en sí.

Empiezan cien en una carrera, solo se escogen diez de todos ellos, y al final, solo llegan dos o tres. Y posiblemente al siglo siguiente, una persona…

El resto de artistas, se van olvidando, el resto de obras se van perdiendo y destruyendo. Al menos hasta ahora ha sido así. Ahora la tecnología de la conservación de datos, aunque sea en forma de fotografía en sistemas informáticos permitiría conservar cientos de millones de obras de cientos de miles de autores, ¿pero interesará que se conserve esto…?

– Creo, quizás de forma errónea o equivocada, que el arte plástico que he realizado, bajo los manifiestos artísticos y estéticos realizados, también publicados estos. Creo que al menos, una docena de esos manifiestos artísticos y plásticos abren nuevos caminos al arte. Creo que avanzan el arte, desde el punto de vista estético, semántico, significativo, conceptual, formal, etc.

Pero también indico, que después de décadas de mostrar, obras, y los textos escritos de los manifiestos la recepción ha sido nula o casi nula. Cosa que no puedo entender, ni comprender.

– Los libros de artista, ejemplares únicos que he ido realizando y están en museos y fundaciones, que son “copias” de algo similar a los libros miniados o ilustrados o códices medievales, son un intento o adaptación de esas técnicas medievales al hoy. Ciertamente con estéticas actuales y formas y contenidos actuales. Dibujos o pinturas en papel o sobre papel, sean cartulinas, con textos literarios, pegados en las cartulinas, sean ediciones normales de libros, dibujadas las hojas… sin entrar que pueden ser también murales, si se exponen en una pared unos al lado de otros, sin contar con la aplicación de otros manifiestos artísticos y estéticos.

– Cómo no existe una medida, clara y racional, para saber si una obra de arte, tiene un valor de siete o de tres, en una escala de cero a diez. De ahí nacen la dificultad de analizar-ponderar el valor del arte, sea plástico o sea de otro tipo.

Y por eso ahí se incrustan multitud de prácticas y modos, que no rallan con la racionalidad, por decirlo de alguna manera, o mejor dicho se utiliza la razón pero con fines no claros, ni evidentes, verdaderos y buenos.

– Hoy, el arte plástico, está unido al dinero-inversión. Sin este conjunto de factores no se puede entender-comprender nada. Tanto teóricas como prácticas. Igual que en otros siglos, estaba muy unido a la religión y al marco eclesiástico.

No digo que sea malo o sea bueno, sino que es la realidad.

– ¿Qué criterios y sistemas se utilizan para saber si una obra de arte, tiene un valor o tiene otro, o si un autor va a tener un valor o tener otro…? ¿Lo mismo, en el resto de las artes, no solo en la plástica…?

¿No se pueden buscar-encontrar-investigar sistemas y metodologías más racionales, de saber y descubrir el valor de una obra de arte, y de cada autor, y de cada obra, independientemente del autor…?

¿Por qué una obra de arte, tiene un valor de un millón de euros, y otra, otra de otro autor, no llega a diez euros…? ¿Llevando los dos autores, por ejemplo, treinta años con y en el oficio y la profesión artística plástica…?

– Podemos entender, que solo pueden existir, en cada generación diez grandes autores en un continente. Los demás sobran o sobramos. Pero con la tecnología actual, la tecnología de acumulación de datos e información, no se podrían buscar sistemas de acumulación y conservación de datos, para que docenas de miles de autores, que han realizado cientos de obras, y no han conseguido nada, al menos ese trabajo, sea mejor o sea peor, no se pierda, no se destruya, o al menos quede las imágenes, queden obras de arte, al menos en imágenes. Al final, solo vale lo que se conserva. Cuánto agradeceríamos hoy, que se hubiese conservado diez veces más de la producción cultural grecorromana o medieval o cartaginesa o…

Los sistemas actuales de conservación apenas tendría coste económico, etc.

– A veces, uno tiene la sensación, no que habla en el desierto, sino en el fondo del mar, a mil metros de profundidad a las piedras del fondo del océano.

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (06 julio-17 noviembre 2017 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »