Rusia corta el suministro de gas a Europa mientras no se levanten las sanciones por su invasión de Ucrania

  • El Kremlin cumple su amenaza y afirma que depende de la Unión Europea que el suministro se reestablezca

 

Con el precio de la energía en máximos, Rusia acaba de cumplir su amenaza y ha hecho explícito lo que era esperado: no reanudará el suministro de gas a Europa mientras Occidente no levante las sanciones a Moscú por la invasión de Ucrania. Así lo ha declarado Dimitri Peskov, el portavoz del Kremlin, en declaraciones a la agencia Interfax citadas por diversos medios occidentales.

El portavoz responsabilizó de la falta de suministro a las sanciones introducidas contra Rusia “por los países occidentales, incluidos Alemania y el Reino Unido”. “No existen otras razones que puedan causar problemas con el bombeo”, ha dicho Peskov en declaraciones recogidas por The Guardian.

Moscú acusa a Europa de no realizar las labores de mantenimiento necesarias por culpa de las mismas sanciones que Occidente ha introducido contra Rusia.

La reanudación del suministro de gas por parte de Rusia a través del Nord Stream 1, depende “sin duda”, –según Peskov– de que Occidente levante sus sanciones a Moscú. “Son estas sanciones impuestas por los estados occidentales las que han llevado la situación a lo que vemos ahora”.

El consorcio estatal ruso Gazprom anunció el viernes la suspensión completa del tránsito de gas a través del gasoducto Nord Stream excusándose en una presunta “fuga” de aceite detectada durante el mantenimiento de la única estación compresora aún en funcionamiento.

“Hasta que no se elimine el fallo en el funcionamiento de los equipos, el tránsito de gas por el gasoducto Nord Stream queda completamente suspendido”, informó el viernes la compañía.

El sábado pasado Gazprom debía reactivar el suministro de gas a Europa a través del gasoducto –que operaba ya solo al 20% de su capacidad– tras concluir tres días de mantenimiento de una turbina de la estación compresora.

El subjefe del Consejo de Seguridad de Rusia y expresidente del país, Dmitri Medvédev, había advertido que “no habrá gas ruso” en Europa si los Veintisiete ponen un tope al precio del combustible en medio de debates para hacer lo propio con el petróleo.

Los precios del gas han subido más del 30% después de la decisión de Rusia del viernes por la noche de mantener cerrado el gasoducto Nord Stream 1. La crisis energética también está poniendo al euro bajo una intensa presión, cayendo por debajo de los 99 centavos de dólar estadounidense a su nivel más bajo desde 2002.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »