Featured Video Play Icon

El juez de guardia de los Juzgados de Arona, en Tenerife, ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado de asesinar a su exmujer el domingo en Adeje. El juez le acusa como autor de un delito de homicidio por la mujer de Hayate, que tenía 46 años, un delito de maltrato habitual en relación con la fallecida, y de un delito de lesiones graves en relación al hijo, que resultó herido.

Este último cargo se refiere a las heridas que sufrió el menor al tratar de defender a su madre del ataque que sufría.

La Guardia Civil puso este miércoles a disposición del juez de guardia en Arona al hombre de 44 años detenido el pasado domingo.

El acusado había sido detenido el pasado 28 de diciembre por coacciones a su expareja, pero el juez que examinó el caso no dictó ninguna medida contra él, porque Hayate se negó a declarar finalmente contra él.

Fuentes próximas a la investigación han precisado que los hechos tuvieron lugar cuando el hombre asestó dos puñaladas a su exmujer con un arma blanca. En la vivienda donde ocurrieron los hechos viven cuatro menores, dos de ellos hijos de la pareja.

El hombre acusado de matar a puñaladas a su expareja Hayate, de 46 años, el pasado domingo en Adeje, había avisado a varios conocidos a través de un mensaje de whatsapp de que la mataría aunque ello le costara acabar en la cárcel.

Así se recoge en el auto del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona, en el que se decreta prisión provisional sin fianza.

El relato que en el auto hace la magistrada Raquel Gómez Sancho se detalla que el acusado se personó sobre las 23:20 horas en el exterior del domicilio de su expareja, conocedor de que esta finalizaba su turno de recepcionista en un establecimiento turístico.

Cuando la mujer apareció, el acusado, «con una clara finalidad homicida», comenzó a discutir con ella sobre los dos hijos menores de ambos y «de forma sorpresiva» le exhibió un cuchillo de grandes dimensiones, de cerca de 30 centímetros, y le asestó varias puñaladas en el tórax que acabaron con su vida.

Hayate solicitó ayuda al ver el arma blanca y fue auxiliada por uno de sus hijos, que resultó lesionado en una mano por su padrastro al producirse varios cortes en el forcejeo.

Otro hijo ayudó a taponar la herida de su madre mientras su hermano y otros testigos redujeron al agresor.

La juez hace hincapié en que, aparte del arma blanca, fueron intervenidos en la escena del crimen dos guantes de látex y otro entre las pertenencias del detenido, por lo que infiere que «no fue un crimen espontáneo sino premeditado«.

Lo fue, según la magistrada, porque esperó a que la víctima llegara a casa, portando guantes «para no dejar huellas» y un arma blanca de grandes dimensiones.

Y también porque el acusado había enviado a algunos contactos suyos un mensaje de whatsapp en el que avisaba de que acabaría con la vida de su expareja aunque tuviera que acabar en la cárcel.

En cuanto a la orden de protección respecto a los hijos de la víctima, que deberá ser decretada por el juzgado que instruya la causa, la magistrada de Violencia sobre la Mujer de Arona fundamenta su pertinencia en una serie de argumentos, entre los que destaca que el acusado es «una persona agresiva que lesionaba y humillaba con frecuencia a la víctima y a sus hijos».

Actos de repulsa

Este martes se celebraron numerosas concentraciones de condena frente a las principales instituciones de las islas. El Gobierno de Canarias, Cabildo de Tenerife, delegaciones del Gobierno y Ayuntamiento de Adeje, entre otras instituciones, han mostrado su rechazo en concentraciones de repulsa.

El pleno del Ayuntamiento de Adeje, en su sesión extraordinaria de este martes 10 de enero, y por unanimidad de todos los grupos políticos, ha decretado un día de luto en el municipio por el asesinato machista de Hayate, vecina del barrio de Armeñime desde las 12:00 horas del martes a las 12:00 horas de este miércoles.

79 mujeres han sido asesinadas desde 2003

Según el recuento que realiza la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, Hayate es la víctima mortal número 85 de la violencia machista en Canarias desde que hay estadísticas.

Tras esa cifra, hay 79 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003 y 6 niños que perdieron la vida por actos dirigidos a hacer daño a sus madres (violencia vicaria). En este último caso, la estadística comienza en 2013.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »