El PP suspende las negociaciones para desbloquear el Consejo General del Poder Judicial. En un comunicado remitido esta tarde a los medios, el partido ha informado de que su líder, Alberto Núñez Feijóo, ha llamado por teléfono al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que ha trasladado que no reanudará las conversaciones mientras el Ejecutivo no renuncie a reformar el delito de sedición, comprometido a ERC, sin la participación del PP. En Moncloa creen que a Feijóo “le han temblado las piernas” en el último momento. “El acuerdo estaba hecho”, aseguran. La nota enviada por Ferraz apunta precisamente a que ha sido Sánchez quien ha llamado al jefe de la oposición “para formalizarlo” y le acusa de haber “utilizado una nueva excusa”. “Demuestra una absoluta falta de autonomía política al no resistir las presiones de la derecha más reaccionaria que, en todo momento, ha estado boicoteando esta negociación para que no llegara a buen puerto”, lamentan los socialistas.

Las negociaciones entre el Gobierno y el PP para renovar el CGPJ tras casi cuatro años de bloqueo avanzaban a buen ritmo. Esta misma semana, las partes habían asegurado que las conversaciones iban “bien” y que “avanzaban” e incluso daban por hecho que el acuerdo se cerraría cuando Sánchez volviera de su gira africana. Pero en las últimas horas ha vuelto a salir al escenario político la reforma del Código Penal para modificar el delito de sedición. Este mismo jueves, durante el debate de Presupuestos, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reiteraba el compromiso de llevar la reforma al Congreso. Y la posición de ERC, más suave sobre los plazos y el contenido, había allanado el camino para afrontar la reforma.

Pero en el PP no ha gustado que el Gobierno recupere esta promesa de reforma, a la que los de Feijóo se oponen, en medio de las negociaciones para el CGPJ, a pesar de que Sánchez siempre ha expresado su voluntad de “homologar” el Código Penal al resto de legislaciones europeas. En el comunicado remitido esta tarde a los medios, el PP dice que “a través del interlocutor designado por el presidente Sánchez para abordar las conversaciones, [se] había trasladado que no estaba en sus planes acometer esa modificación” del Código Penal. “Sánchez ha confirmado a Feijóo que su agenda legislativa incluye esa reforma, y en consecuencia no va a renunciar a su modificación”, añade.

“Es una incongruencia insalvable pactar el reforzamiento del Estado de derecho al mismo tiempo que se pacta con otros partidos desprotegerlo”, apunta el texto, que indica que “solo” puede haber “dos motivos” para que el Gobierno haya recuperado el plan: “O exigencias del independentismo o vocación de paralizar un acuerdo para despolitizar la Justicia que estaba muy avanzado y que parece no convencer al Gobierno”.

Feijóo “le ha ofrecido al presidente Sánchez abordar juntos cualquier reforma del Código Penal que afecte a los delitos de rebelión, sedición, así como la tipificación de delito de la convocatoria de un referéndum ilegal”, señala el comunicado. Y concluye que “las conversaciones quedan suspendidas a la espera de que el PSOE” decida si incorpora al PP a la negociación de la sedición.

Presión de la derecha

Sánchez había intentado durante la mañana desligar la reforma del Código Penal de la negociación con el PP por el CGPJ. En una comparecencia en Sudáfrica, el presidente había asegurado que “al llamamiento de cumplir estrictamente con nuestras obligaciones constitucionales nadie puede fallar”, y había anticipado que el acuerdo con el PP estaba “listo”.

En el PP, sin embargo, decían que no estaba cerrado. Y, de hecho, algunos medios han publicado esta misma mañana que los de Feijóo habían mandado un mensaje al Gobierno alertando de que la colisión de ambas negociaciones era inviable. Pero en un acto público posterior, el líder había desligado ambas cuestiones. O, mejor dicho, se había pronunciado larga y duramente contra la reforma del delito de sedición sin mencionar una sola vez el CGPJ. Quien sí había dicho que eran “dos cuestiones distintas en las que el PP tiene un papel diferente” había sido la portavoz, Cuca Gamarra, esta misma mañana en una entrevista en Espejo Público (Antena 3).

Horas después, el PP ha enviado un comunicado en el que ha suspendido las conversaciones con el Gobierno. La decisión coinciden con una ofensiva de la derecha mediática contra la dirección de Feijóo por no plantarse ante las promesas de reforma del delito de sedición. También desde Vox se han recrudecido las crítica al líder del PP por conversar con el Gobierno y pactar lo que denominan despectivamente un “reparto” de asientos en el CGPJ.

Las críticas han llegado también desde dentro del PP, con Isabel Díaz Ayuso a la cabeza. En abril, la presidenta madrileña ya advirtió de que ella no apoyaba “pactar con el desastre”, en referencia a Sánchez. Y más recientemente había ironizado con que el Gobierno iba a llenar el CGPJ de “Tezanos”, por el presidente del CIS. Este mismo jueves, la dirigente ha concluido: “He dicho lo que corresponde a quien corresponde”. Y ha explicado: “Me corresponde por eso en estos momentos no entorpecer o molestar o ser un problema para nadie, todo lo contrario. Estoy a la entera disposición de todo el mundo”, informa David Noriega.

PSOE: “El cumplimiento de la Constitución no admite chantajes”

La presión mediática contra el líder del PP también se ha recrudecido. “No va a llegar a presidente”, ha dicho este jueves el locutor de esRadio Federico Jiménez Losantos, quien ha defendido las posiciones de Ayuso frente a la estrategia del gallego. Otros medios relacionados con la derecha han publicado en estos días encuestas con datos negativos para Feijóo y columnas de opinión.

En el PSOE aluden precisamente a esa presión como la razón que está detrás de la nueva ruptura. “El cumplimiento de la Constitución no admite condiciones ni chantajes. La agenda legislativa del Gobierno no ha sido modificada en ningún momento a lo largo de la legislatura ni tampoco durante la negociación de las últimas semanas. Y, desde luego, no puede ser objeto de intercambio con el obligado cumplimiento de la Constitución Española”, señala el comunicado de Ferraz, que también abunda en que “la crisis institucional en un poder del Estado que está provocando el PP con su actitud obstruccionista es muy grave y está dañando el funcionamiento normal de la justicia, así como la reputación de nuestro país en la UE”.

PSOE y PP habían iniciado conversaciones para RTVE

Además de la renovación del Poder Judicial, PSOE y PP habían iniciado conversaciones para la elección de una nueva presidencia en RTVE. La intención de socialistas y conservadores era llevar a cabo la elección de la vacante en el consejo de administración que dejó libre José Manuel Pérez Tornero con su dimisión en septiembre así como de una nueva presidencia consensuada tras cerrar el pacto para el CGPJ y el Tribunal Constitucional, según fuentes conocedoras de las conversaciones.

Con el fin del bloqueo en el Poder Judicial y los nombramientos en RTVE, quedarían resultas las instituciones del Estado pendientes de renovación y que requieren de un acuerdo entre los dos grandes partidos. Con la ruptura del PP, todo ha saltado por los aires otra vez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »