El Instituto Canario de Estadística (ISTAC) ha identificado seis grandes centros urbanos en Canarias como resultado de aplicar la propuesta metodológica del grado de urbanización desarrollada por Eurostat con una adaptación a la realidad geográfica, poblacional y urbanística de Canarias. La clave de este trabajo se fundamenta en facilitar que los datos que se aporten sean comparables y útiles para las administraciones públicas y resto de organismos que requieran datos del grado de urbanización para la toma de decisiones.

Se identifican seis centros urbanos a partir de datos georreferenciados de población para los años 2021 y 2011. En Gran Canaria aparecen centros urbanos en Las Palmas de Gran Canaria, Vecindario y Telde; en Tenerife se identifican en las conurbaciones de Santa Cruz de Tenerife-San Cristóbal de La Laguna y de Puerto de la Cruz-Los Realejos; y finalmente en Lanzarote encontramos un centro urbano en Arrecife.

Para llegar a esta conclusión, el principal objetivo del ISTAC ha sido generar una cartografía, basada en las mallas estadísticas utilizadas por el Instituto, que refleje el indicador del grado de urbanización definido por el Eurostat en el documento Aplicación del Manual del Grado de Urbanización: Manual metodológico.

El trabajo desarrolla una propuesta de grado de urbanización de Canarias coherente con las mallas estadísticas básicas utilizadas por el ISTAC de 1 km, 500 m y 250 m para evitar las posibles incoherencias que se pudiesen dar entre ellas al aplicarse la metodología del Eurostat de forma directa para cada malla.

Diferentes territorios, un mismo criterio

Gracias a este ajuste realizado por el ISTAC, los datos de grado de urbanización de las islas podrán compararse con el resto de zonas de la Unión Europea con más exactitud, sin que se produzcan sesgos que impidan la interpretación de los datos de un territorio tan fragmentado y pequeño si se compara con dimensiones no insulares.

Parece lógico que cada país utilice sus propios criterios para definir las zonas urbanas y rurales, adaptados a sus propias singularidades. Sin embargo, para disponer de comparaciones internacionales significativas de los indicadores estadísticos por zonas urbanas y rurales es necesario contar con una definición que sea adecuada a escala nacional y a la vez comparable a escala internacional.

La solución propuesta fue desarrollar una definición global de ciudades, zonas urbanas y zonas rurales que pudiera utilizarse de forma general en todo el mundo, sobre la base de los mismos criterios de trazado para todos los países y regiones. Esta propuesta debe dar lugar a una cartografía armonizada y universal de las ciudades, las localidades, las zonas semidensas y las zonas rurales. Disponer de información estadística comparable a escala internacional es fundamental para la formulación de políticas sólidas basadas en pruebas y para medir los avances hacia los objetivos de desarrollo sostenible tanto en las zonas urbanas como en las rurales.

El trabajo presentado por el ISTAC pretende profundizar en la definición de esas zonas en una escala insular que contemple las características propias de Canarias, de forma que sea posible comparar sus datos con los del resto de zonas del mundo.

Metodología

El indicador de grado de urbanización del Eurostat es importante porque clasifica todo el territorio de un país a lo largo de un continuo urbano/rural a través de la combinación de los parámetros de tamaño de la población y de unos umbrales de densidad de población que utiliza como base del cálculo la malla de 1 km. Esta combinación de datos permite establecer una clasificación en tres clases excluyentes entre sí: centros urbanos (zonas densamente pobladas), localidades y zonas semidensas (zonas de densidad intermedia) y zonas rurales (zonas escasamente pobladas).

Sin embargo, esta metodología es muy complicada de aplicar en ámbitos insulares como Canarias, donde la distribución de la población no cumple con unos criterios de concentración en torno a grandes núcleos urbanos y a partir de estos existe una distinción clara entre las áreas urbanas y rurales, sino que encontramos una dispersión en las edificaciones que concentran una alta densidad de población.

Para solucionar este problema, desde el ISTAC se partió del cálculo del grado de urbanización en la malla de 1 km, tal y como señala la metodología Eurostat, y después se bajó a 500 m y 250 m, utilizando la misma forma de clasificación siempre que se mantuvieran los criterios de densidad de población para cada nivel.

Nota: El trabajo completo desarrollado por el ISTAC puede consultarse en https://datos.canarias.es/catalogos/estadisticas/showcase/grado-de-urbanizacion-en-canarias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »