El incremento de la actividad explosiva ocurrida ayer centra las reuniones de los comités del PEVOLCA

0 0
Tiempo de lectura:10 Minutos, 52 Segundos
  • Los expertos recomiendan reforzar las medidas de protección al recoger la ceniza, usando mascarillas FFP2 y gafas
  • El consejero Julio Pérez destacó que el Gobierno tiene dos objetivos: el primero es la seguridad para las personas y el segundo, la reconstrucción

 

El aumento de la actividad explosiva registrada en el día de ayer fue el asunto central de las reuniones del Comité Científico y del Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (PEVOLCA) presidido por su director y consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez. En base a sus conclusiones, se acordó mantener por ahora las evacuaciones realizadas en la tarde de ayer en Tajuya, Tacande de Abajo y Tacande de Arriba como medida preventiva, hasta evaluar la situación y poder tener garantías de un realojo en condiciones de seguridad. Estas personas se encuentran en su mayoría en casas de familiares y amigos y solo 16 están alojadas en el hotel de Fuencaliente.

Previamente, en declaraciones a los medios, Julio Pérez destacó que el dispositivo de Protección Civil está funcionando, en su opinión, de modo correcto, a pesar de que el impacto del volcán es enorme y el riesgo y el daño es grande. El Gobierno, dijo, “tiene dos objetivos: el primero es la seguridad y el segundo es la reconstrucción”. Especialmente para la primera, añadió, ha sido muy importante el esfuerzo de coordinación de todas las personas e instituciones intervinientes.

El director técnico del plan, Miguel Ángel Morcuende, insistió en la importancia de reforzar las medidas de protección ante la caída de cenizas especialmente durante su manipulación. La recogida de cenizas se debe hacer siempre con mascarilla FFP2 y gafas de protección, para evitar daños respiratorios y oculares. Recordó asimismo que la calidad del aire sigue siendo buena y que no hay riesgo de lluvia ácida. Añadió que desde Salud Pública se recuerda que los eventuales daños respiratorios obligan a extremar las precauciones relativas al Covid-19 y completar los procesos de vacunación.

Morcuende recordó que «estamos ante un evento volcánico de tipo fisural estromboliano con diferentes centros de emisión que algunos de los cuales se activan y desactivan y pueden volver a reactivarse, es decir, una erupción típica de Canarias». Además, añadió que en la tarde noche de ayer, en la cara NO del cráter se produjo la apertura de dos bocas que se han fundido en una sola y que ha dado lugar a una colada nueva que discurre por encima de la anterior. Esta colada es más fluida que las otras porque está a mayor temperatura y más veloz inicialmente, pero se ralentiza como las anteriores cuando se enfría en la superficie.

Detalló que esta nueva colada recorrió anoche un kilómetro, lo que supone una velocidad media aproximada de 80 m/h, velocidad que ha descendido durante la mañana. Además, recalcó que el comité científico continúa monitorizando y estudiando el centro emisor por encima de Montaña Rajada.

En el operativo de la emergencia participan más de 800 efectivos de seguridad y emergencias de diferentes instituciones de los Ayuntamientos, Cabildos insulares, del Gobierno de Canarias y del Gobierno de España, además del voluntariado. Las operaciones de coordinación se gestionan desde el Puesto de Mando Avanzado de la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, así como más de una decena de aeronaves de la Comunidad Autónoma, cabildos y el Estado.

Se mantiene el perímetro de exclusión por mar, desde el sur por la Punta del Pozo (Puerto Naos), hasta el norte por la playa de Las Viñas (Tazacorte), y la paralela a la costa, a dos millas náuticas del litoral, establecido por Capitanía Marítima.

 ENAIRE, gestor de navegación aérea en España, ha establecido dos zonas restringidas del espacio aéreo en los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane, de forma temporal hasta el fin de la emergencia, en la zona del mar y tierra por debajo de 3.000 pies, a las que solo podrán entrar fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, servicios de emergencia, aeronaves del Estado y las debidamente autorizadas, lo que no afecta a la aviación comercial, que no sobrevuela esas dos áreas restringidas.

Comité científico

 

Antes del Comité Director se había reunido, durante casi cuatro horas, el Comité Científico, al que también asistió el consejero. En la sesión de hoy fue objeto de análisis y discusión la naturaleza y el alcance y consecuencias de los fenómenos que ocurrieron a media jornada de ayer.

El Comité Científico informa lo siguiente: “La erupción fisural continúa mostrando mecanismo estromboliano, concentrando su actividad actualmente en el cono volcánico. El proceso eruptivo a lo largo del tiempo ha mostrado, y puede mostrar, episodios de incremento de la actividad explosiva, que alcanzaron en la tarde de ayer los niveles mayores registrados hasta ahora. Después del episodio de mayor explosividad se observan 2 nuevos puntos de emisión cercanos en el sector NO del cono, en su parte inferior. Actualmente estos dos nuevos centros se han unido en uno único. Desde ayer muestra fases efusivas de tipo hawaiano desde uno de los puntos de emisión, generando coladas de lava de gran fluidez, que discurren principalmente sobre las coladas anteriores, habiendo recorrido hasta este momento 3.6 km, avanzando desde anoche con una velocidad media de 40 m/h. Actualmente se observan al menos 3 puntos de emisión en el cráter y uno más sobre el cono volcánico, así como dos coladas de lava activas. La más antigua está casi detenida.

En la actualidad el cono muestra una morfología diferente, causada por un proceso de rotura en su sector sur tras los episodios de mayor explosividad de ayer.

La estabilidad atmosférica será la tónica dominante durante las próximas horas e incluso días. La entrada de una masa de aire africana, provocará un aumento de las temperaturas durante los próximos días. En superficie, viento de nordeste flojo de unos 10 km/h que a lo largo del día irá tendiendo a componente este. En la vertiente oeste, próximo a la zona eruptiva, continuará la influencia de las brisas según el ciclo diurno (dirección mar-tierra durante el día y al contrario durante la noche). En los niveles medios-bajos (1500-3000 metros) y medios (5000 metros) de la troposfera, el viento será de componente sur de 20 km/h que girará al suroeste intensificándose hasta los 60 – 70 km/h (a 3000 metros). Este comportamiento del viento, produce que la distribución de cenizas en niveles bajos (hasta los 1500 metros) afecte principalmente a la isla de La Palma y a su aeropuerto. En niveles superiores (entre 1500 y 3600 metros) la configuración del viento dispone la nube de SO2 suroeste-nordeste desde el foco, y esto produce un menor impacto en las operaciones aeronáuticas en el resto de aeropuertos canarios. Se descarta que se produzca lluvia ácida durante las próximas 24 horas. Además, es importante remarcar que el efecto de la lluvia ácida en la vegetación tiene que ver con la persistencia, y por tanto un evento puntual no produce afecciones.

La sismicidad continua en bajos niveles, mostrando un ligero incremento que se localiza más al este, cercana a los primeros días, a unos 10 km de profundidad. No se descarta la posibilidad de sismicidad sentida. La señal de tremor volcánico ha aumentado durante las fases explosivas, alcanzando la tarde de ayer un nivel alto, estando en estos momentos entre nivel medio y alto con una tendencia creciente. Es posible que las ondas de presión asociadas a la actividad explosiva puedan causar roturas de ventanas en un radio de 3 km alrededor del centro emisor. Las deformaciones siguen mostrando un comportamiento estable.

La estimación de la tasa de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmosfera por este proceso eruptivo durante el día de ayer continúa en valores relativamente altos, superiores a las 28000 toneladas diarias. La emisión de gases y cenizas superan los 4000 m. Los valores medidos de SO2 por la red de vigilancia de calidad del aire, reflejan que la calidad del aire es buena. La ceniza ha llegado a otros puntos del archipiélago.

Ante los grandes espesores de colada de lava observados en algunos puntos, se pueden producir colapsos de su frente que, en zonas de mayor pendiente, pueden conllevar la formación de grandes fragmentos de colada, que pueden desprenderse del frente de la colada y que de forma repentina alcanzando distancias de varios metros desde el frente de colada, dependiendo de la topografía. También en zonas de gran pendiente, se puede producir pequeños flujos piroclásticos.

Se recomienda un radio de exclusión de 2.5 km en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a los gases. También se recomienda no aproximarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y las altas temperaturas. Sigue siendo necesario mantener la evacuación acordada ayer.

En las zonas afectadas por una intensa caída de cenizas (que se observe una clara deposición sobre el suelo), se recomienda mantenerse en espacios interiores. Al aire libre, se recomienda así mismo el uso de mascarillas FFP2 y de sistemas de protección de ojos. Ante la llegada de cenizas a otras islas, se recomienda en las afectadas, el uso de mascarillas quirúrgicas. Se recomienda la limpieza de azoteas en las que se acumulen espesores de cenizas de varios centímetros, siguiendo el procedimiento indicado por Protección Civil (véase documentación anexa).

Se ha reforzado el seguimiento continuo de la actividad y se comunicará cualquier cambio significativo que se observe. Manténganse atentos a la información que proporcionen las correspondientes autoridades de Protección Civil”.

 

Sigue el semáforo en rojo

El PEVOLCA establece un semáforo volcánico como sistema de alerta a la población basado en cuatro colores en función del riesgo: verde, amarillo, naranja y rojo. En el rojo se lleva a cabo la evacuación obligatoria de las zonas de riesgo.

En este sentido, hay que seguir las instrucciones y colaborar con las Fuerzas de Seguridad en la evacuación, mantener la calma y no propagar rumores infundidos. En caso de evacuación, su Ayuntamiento le comunicará las rutas de evacuación y el punto de reunión establecido. Solo se evacuará cuando se den las indicaciones para ello.

Entre las recomendaciones está cerrar todas las ventanas y puertas exteriores, bajar las persianas y cerrar los suministros de agua, gas y electricidad.

Llevar en una mochila su documentación y medicamentos de uso diario, teléfono móvil y su cargador, radio a pilas, linterna, ropa para unos tres días. Utilizar solamente los teléfonos para lo estrictamente necesario.

Hay que dirigirse a los puntos de reunión establecidos y en caso de tener que ir a un albergue, hay que acudir a los puntos de filiación.

En semáforo rojo también se facilitan indicaciones para protegerse de la caída de cenizas. No hay que acercase por ningún motivo al volcán o a los flujos de lava.

En este sentido, hay que permanecer en sus domicilios hasta que se haya asentado, a menos de que haya peligro de que se derrumbe el techo.

Hay que evitar salir y, en caso de hacerlo, hay que cubrirse la nariz y boca con una mascarilla para evitar inhalar las cenizas directamente. También hay que proteger los ojos con gafas de protección tipo máscara, usar gafas en vez de lentillas o colocar un paño húmedo sobre la boca. Asimismo, hay que evitar hacer ejercicio al aire libre.

Cuando esté cayendo ceniza, cerrar las puertas, las ventanas y toda la ventilación de la casa (chimeneas, calefacción, aires acondicionados, etc.). Quitar la ceniza acumulada de los techos planos y de las canaletas de lluvia y mantener tapados depósitos y cisternas de agua.

Hay que evitar que la ceniza haga contacto con los alimentos. Lavar bien frutas y legumbres y no consumir alimentos al aire libre.

La ceniza acumulada hay que recogerla en bolsas plásticas, depositarla en contenedores y evitar tirarla al alcantarillado público. Las cenizas volcánicas consisten en fragmentos muy finos que pueden causar lesiones en las vías respiratorias, los ojos y las heridas abiertas, así como irritación en la piel.

Mantenga apagados los motores de los vehículos. Conducir puede levantar la ceniza, los motores pueden obstruirse y los vehículos pueden averiarse.

En el caso de sentir un sismo en el interior de una vivienda, hay que protegerse bajo el marco de una puerta o de un mueble sólido, como una mesa, y situarse lejos de las ventanas. Si tiene que abandonar tu casa, hay que evitar usar el ascensor y hay que desconectar agua, luz y gas.

Si se encuentra en el exterior, hay que alejarse de edificios altos, postes de la luz, vallas publicitarias, etc, y así está cerca del mar, hay que apartarse de la orilla.

Recuerde que el 1-1-2 es un teléfono del Gobierno de Canarias solo para emergencias, si desea algún tipo de información general sobre la situación deberá llamar al 012 o informarse a través de los medios de comunicación.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »