El IAC envía al espacio su segundo instrumento para la observación de la Tierra

La cámara infrarroja DRAGO-2, desarrollada por el equipo de IACTEC-Espacio e integrada en el portador de satélites ION-SCV 007 Glorious Gratia de la empresa italiana D-Orbit, ya está orbitando la Tierra tras el éxito de su lanzamiento ayer a bordo de un cohete Falcon 9 de Space X. La misión Transporter-6 de SpaceX despegó sin contratiempos a las 14:56 UT desde la plataforma 40 de la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida (EEUU).

Hasta la sala de seguimiento del lanzamiento, que se instaló en el espacio multipropósito del edificio de IACTEC, en el Parque Tecnológico de Las Mantecas (La Laguna, Tenerife), se acercaron la tarde de ayer estudiantes, familias, medios y personal de este centro de investigación, para seguir la puesta en órbita de la cámara infrarroja. La agrupación Teidesat, de la Universidad de la Laguna, retransmitió el evento acompañándolo con entrevistas al personal involucrado en el proyecto.

DRAGO-2 (Demonstrator of Remote Analysis of Ground Observations), el segundo instrumento desarrollado íntegramente en IACTEC-Espacio, es una cámara espacial que opera en el infrarrojo de onda corta, y que está diseñada para la observación de la Tierra. Es el modelo sucesor de DRAGO-1, que se puso en órbita hace dos años y que resultó en un gran éxito. La fundamental mejora de DRAGO-2 frente a DRAGO-1 es la resolución de su cámara “Pasamos de 300 metros por cada píxel a 50 metros por cada píxel”, explica Alfonso Ynigo, ingeniero de sistemas en IACTEC-Espacio. Y aclara: “Con DRAGO-1 veíamos un área de unos 190 kilómetros, con una foto bien encuadrada podías ver Tenerife y Gran Canaria; con DRAGO-2, si nos centramos en el Teide, veremos el pico del volcán y parte de la Orotava, pero con mayor detalle. Será como si hiciésemos zoom”.

Para Rafael Rebolo, director del IAC, estos dos primeros instrumentos desarrollados íntegramente en Tenerife que mirarán hacia la Tierra desde el espacio solo son el primer paso. El equipo de IACTEC Espacio trabaja ahora en el desarrollo de VINIS, un nuevo instrumento para observación de la tierra, más sofisticado, que incluirá observaciones en múltiples bandas del rango visible e infrarrojo. Este telescopio espacial observará la Tierra con una resolución mucho mayor, de tan sólo 5 metros por píxel.

Después de DRAGO-1 y DRAGO-2, el futuro es no solo desarrollar instrumentación para satélites, sino dar el salto a lanzar el primer microsatélite canario para observación de la Tierra, llamado ALISIO, que “deberá estar en condiciones de volar a principios del año que viene”, anticipa Rafael Rebolo. Este satélite incluirá una cámara DRAGO-2 y un módulo de comunicaciones ópticas. “Pero nuestra ambición es tener pequeños observatorios que miren al cielo desde el espacio”, apunta el director. Tras ALISIO, está previsto el lanzamiento de IACSAT, el primer telescopio espacial del IAC, dedicado totalmente a la observación astronómica.

Con un peso de poco más de 1 kilogramo y un consumo de 6 vatios, comparable a una bombilla led común, DRAGO-2 complementará el trabajo de DRAGO-1 “dependiendo del estudio que quiera hacerse, harán falta unas cámaras con un campo mayor o imágenes más detalladas”, señala Patricia Chinchilla, responsable de comunicación de IACTEC-Espacio. Al igual que DRAGO-1, la nueva cámara en órbita observa en el infrarrojo de onda corta “esto sirve para completar las imágenes que se obtienen en otras longitudes de onda, como puede ser el visible: la luz que nuestros ojos ven y que nos resulta más familiar”, explica Chinchilla. Y añade: “esto es de gran utilidad, por ejemplo, para monitorizar incendios. El infrarrojo permite ver través del humo, señalando a los servicios de emergencia la posición de las llamas en tiempo real, lo que puede ayudarles a escoger las vías de evacuación más óptimas”. Otras aplicaciones de las cámaras DRAGO son la monitorización de la actividad volcánica, el seguimiento del estado de humedad de la vegetación y los cultivos, la detección de vertidos de petróleo en el mar o el control de la desertificación.

El equipo humano de IACTEC-Espacio está financiado en gran medida por el Cabildo de Tenerife, con un programa de capacitación tecnológica que ha concedido al IAC desde hace ya varios años. IACTEC-Espacio es un programa integrado en IACTEC, el espacio de colaboración tecnológico y empresarial del IAC, que cuenta con el apoyo financiero –Programa de Capacitación, al amparo del Programa TFINNOVA, del Marco Estratégico de Desarrollo Insular (MEDI) y del Fondo de Desarrollo de Canarias–, y de infraestructuras (edificio IACTEC) del Cabildo Insular de Tenerife. IACTEC Espacio está financiado por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, y por el Centro para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (CDTI).

Más información: Web del proyecto IACTEC Espacio: https://www.iac.es/es/proyectos/iactec-espacio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »