24/11/2020

El Congreso ha avalado este jueves la prórroga de seis meses del estado de alarma decretado por el Gobierno para encarar la segunda oleada de la COVID-19. Con el apoyo anunciado por los socios de la investidura y Ciudadanos –la votación se producirá esta tarde, al final del Pleno–, Pedro Sánchez logra así su objetivo de mantener durante medio año vigente esa herramienta con la que pretende dotar de un paraguas jurídico estable a las comunidades para que puedan llevar a cabo restricciones de movilidad cuando sea necesario por la evolución de la pandemia. El PP se abstendrá, al igual que EH Bildu y UPN, mientras Vox y Foro votarán en contra.

En lo que ha tenido que ceder Sánchez es en su intención inicial de que fuera exclusivamente el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el que rindiera cuentas quincenalmente en el Parlamento. El presidente tendrá que hacerlo cada dos meses. Además, el Gobierno se ha comprometido a revisar el posible levantamiento del estado de alarma en el mes de marzo a través del Consejo Interterritorial de Salud en el que están representadas las comunidades autónomas.

La decisión de Sánchez de delegar en Illa la defensa de esta prórroga ha sido la principal crítica durante el debate de este jueves. El presidente solo ha acudido como oyente a la intervención inicial del ministro y después ha abandonado el hemiciclo. A pesar de que inicialmente consideraron que el plazo de seis meses era abusivo, esa cesión del Gobierno ha hecho coincidir en el ‘sí’ a ERC, JxCat, Ciudadanos, Más País y otras fuerzas minoritarias que se han sumado a PSOE, Unidas Podemos y PNV, que desde el inicio se mostró favorable a la activación en los términos que planteó el Ejecutivo.

Illa ha interpelado directamente al PP durante su intervención para pedirle que “una sus fuerzas a las del Gobierno” en la lucha contra la pandemia». ”Una mayoría ha elegido la colaboración, la unión y el apoyo compatible con críticas; la ultraderecha ha elegido la confrontación y la división. Falta que el PP decida si está en la oposición constructiva o no, si es un partido de Estado o está con la ultraderecha. Tienen que decidir si quieren consolidar la nueva posición política que estrenaron el jueves en esta Cámara”, ha dicho en referencia al voto en contra de la moción de censura de Vox. “Llevan tiempo sin pisar la tierra”, le ha dicho Illa a Casado, a quien ha reprochado la “inanidad” de su abstención.

En todo caso, el ministro ha advertido de la gravedad de la situación: “No es el momento de relajar medidas”. «Aún nos queda un horizonte amplio por delante -ha dicho-. Llega un invierno largo y vienen unas fiestas distintas a las que nos tendremos que adaptar”, ha dicho Illa, que deja claro así que en Navidad la situación no está normalizada. El PP ha reclamado que el estado de alarma se prolongue tan solo ocho semanas precisamente para salvar la campaña navideña, pero el Gobierno se ha mantenido firme en prolongarlo durante medio año para dar un marco jurídico estable con el que atajar los brotes.

El ministro ha dejado claro que la situación «es muy grave»: «La mayoría del territorio sigue en un nivel de riesgo alto o muy alto”. Además, ha recordado que la llegada del invierno y de otras enfermedades estacionales, como la gripe, sumada la “inestabilidad” internacional de la pandemia hace que la situación se agrave. “Quedan semanas y meses muy duros”, ha avisado.

Casado interviene por sorpresa tras la salida de Sánchez

A pesar de que la oposición ha reclamado la rendición de cuentas por parte de Sánchez, el presidente ha acudido al Pleno este jueves solo para escuchar a Illa. Primero Moncloa aseguró que no podía ser él quien defendiera la prórroga del estado de alarma por la «obligada presencia» en una reunión de líderes europeos, pero que tiene lugar por videoconferencia a las 18:30. El Ejecutivo sostuvo, posteriormente, que era suficiente con que compareciera el ministro y que serán los presidentes autonómicos los que tengan que dar explicaciones dado que serán los que apliquen las medidas. Al finalizar la intervención de Illa, Sánchez ha abandonado el hemiciclo y Pablo Casado ha se ha subido por sorpresa a la tribuna para defender la posición del PP en lugar de la portavoz, Cuca Gamarra, como estaba previsto.

El jefe de la oposición ha justificado la decisión de tomar la palabra por las «alusiones» realizadas Illa durante «diez minutos». Casado ha acusado al Ejecutivo de «imprevisión, incompetencia y engaños» por su gestión de la pandemia y por la solicitud de la prórroga de la alarma. «Llevan 8 meses ocultando criterio científico», le ha reprochado al ministro, por sus alusiones a la ciencia para justificar la excepcionalidad constitucional. El líder del PP, además, ha cargado contra el «presidente ausente» y ha puesto como ejemplos a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, que ayer anunciaron medidas restrictivas más duras que las que adopta España y a las que el PP español se opone aquí.

«Lo que les gusta es gobernar a golpe de decreto, sin control judicial, porque gobiernan muy mal», ha reprochado Casado, que ha vuelto a acusar al Gobierno del número de muertos en España durante la pandemia. El líder del PP ha anunciado una «abstención crítica» de su partido a la prórroga de la alarma «para no avalar el atropello legal» que a su juicio supone ampliar la excepcionalidad. Por ello ha explicado que los populares recurrirán a las instituciones europeas. «Ejerceremos nuestra responsabilidad en la Comisión de Venecia, porque aquí ni a las Cortes les dejan ejercer su labor», ha zanjado.

En su réplica, Illa ha subido el tono contra Casado, al que ha acusado de no usar «ni un argumento sanitario». «Sigue ausente de argumentos sanitarios -le ha dicho en referencia a la acusación que ha hecho del «presidente ausente»-. Mi único adversario es el virus, el suyo parece que siga siendo exclusivamente el Gobierno». El ministro de Sanidad ha acusado al jefe de la oposición de seguir en las «primarias de la derecha» y se ha referido a él y a Santiago Abascal como «Pili y Mili». «Todo lo que había ganado en una semana lo pierde en la otra. Casado censura a Casado», ha dicho en referencia al supuesto giro al centro que el Gobierno interpretó tras el ‘no’ del PP en la moción de censura de Vox. En todo caso, le ha reprochado la «inanidad» de la abstención en un debate sanitario y le ha pedido que lo reconsidere: «La gran ausencia de esta sesión es la ausencia de su sentido de Estado».

También se ha referido a los vaivenes del PP durante la pandemia y se ha referido en concreto a la Comunidad de Madrid al reprochar al PP que no haya planteado enmiendas en la dirección que ahora defiende Isabel Díaz Ayuso de poder limitar las entradas y salidas en los territorios a días concretos. El decreto del estado de alarma establece un plazo mínimo de una semana. «Me ha llamado la atención que ni uno solo de sus diputados haya considerado importante presentar una enmienda para confinar por días. Aquí no se ha planteado», ha dicho Illa, que ha aprovechado para responder a las acusaciones de «madrileñofobia» que ha recibido. «Siempre me he sentido muy cerca de Madrid, pero ahora me siento mucho más cerca que nunca porque he sufrido con los madrileños y he visto a una ciudad admirable que resiste, acoge, se levanta, no pregunta, está unida. Me siento muy cerca de Madrid», ha zanjado el ministro catalán, que ha ha reconocido «admiración»: «Gracias, Madrid».

Abascal rechaza la «dictadura delegada» y ataca a Casado

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha atacado duramente a Sánchez, a quien se ha referido como «emperador», por estar ausente en el debate y se ha referido al estado de alarma como una «dictadura delegada». «Pretende que este Parlamento ilegalmente e inconstitucionalmente le otorgue plenos poderes durante seis meses para limitar las libertades de los españoles y pretende hacerlo lavándose las manos delegando ese poder total en las comunidades», ha dicho el jefe de la ultraderecha, que ha hablado de «dictadura delegada». A su juicio, se da el poder al PNV y a los «golpistas» en Catalunya.

«Solo pretende adormecer y anestesiar aún más a una población española que ya está cansada», ha expresado el líder de la extrema derecha, que considera que el Gobierno busca la «ruina» de los españoles. Abascal ha dicho que recurrirán al Tribunal Constitucional este mismo viernes y ha dicho que lo hacen con «indefensión» porque ya recurrieron el confinamiento de primavera sin que se haya pronunciado todavía. «Es un estado de excepción encubierto», ha dicho el líder de Vox.

El portavoz de la extrema derecha ha aprovechado su intervención para atacar a Pablo Casado, a quien ha denominado «ministro de la oposición», por «oponerse con sus palabras y abstenerse con sus votos». «Hay más oposición ahí fuera en las palabras de Felipe González que ha dicho que este estado de alarma es una puñetera locura –ha expresado–. Están completamente locos, están actuando desde la irresponsabilidad y la depravación en política».

Echenique: «PP y Vox están encerrados en Colón»

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, ha defendido en cambio la prórroga del estado de alarma al considerar que “en estos momentos hay que ser responsables y serios para doblegar al virus y proteger la economía de las familias y de los negocios». Durante su intervención en el Pleno de la Cámara Baja, se ha mostrado además muy crítico con PP y Ciudadanos por sus reticencias a respaldar al Gobierno.

«PP y Ciudadanos están encerrados por la ultraderecha en la Plaza de Colón… para vergüenza y horror, por cierto, de las familias conservadora y liberal en Europa. Esto es así. El señor Casado se puede reinventar con un discurso moderado, pero a los pocos días la diputada que salió a insultarnos a todos a esta tribuna con motivo de la operación Kitchen ya llamaba «dictador» al Presidente del Gobierno en las redes sociales», ha denunciado.

«PP y Ciudadanos llevan muchos años haciendo y diciendo muchas de las cosas que ahora hace y dice Vox, sólo que con maneras más suaves y táctica más sibilina. La confrontación territorial con Catalunya, el antifeminismo, el usar a la extinta banda terrorista ETA para todo, el coqueteo con el racismo… todo esto no lo inventó Vox. Este café ya lo servían PP y Ciudadanos a sus votantes, los aficionaron al café y ahora prefieren el solo, bien cargado, doble y sin azúcar que les pone Abascal», ha lamentado.

Por ello, el portavoz de Unidas Podemos ha considerado «imposible» contar con PP y Ciudadanos en la lucha contra la pandemia. «Y la razón es muy sencilla: Vox los tiene encerrados en la Plaza de Colón y de allí solo sale una cosa: el ‘¡a por ellos! el ‘a por nosotros’. El ‘a por ustedes’, señor Ministro», le ha dicho al titular de Sanidad, Salvador Illa.

Apoyo crítico de los socios

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha reivindicado la negociación que ha llevado a cabo a cambio de su ‘sí’ a la prórroga del estado de alarma -la comparecencia cada dos meses de Pedro Sánchez fue una de sus condiciones-, pero ha advertido al Ejecutivo de que tiene que hacerlo antes. “En este octubre que nos recuerda lo peor de abril no pueden anunciar algo si tan siquiera levantar el teléfono ni una sola vez porque algún día se les acabará la suerte. “Ya vale de que tengamos que cuadrarnos varios grupos en esta Cámara para torcerle el brazo a supuestamente el Gobierno más progresista de la historia en cosas tan de democracia como que si quieren confinar la gente tienen que dar explicaciones”, ha dicho el diputado republicano. También ha advertido de Rufián ha advertido contra del “frenesí” por reactivar la actividad antes de la campaña de Navidad y ha recordado que ese «frenesí» en verano “nos trajo la muerte y los cierres en otoño e invierno”. “Hoy la demora o la incompetencia en la toma de decisiones no hace perder votos, hace perder vidas. He aquí nuestra responsabilidad. Ya no importa cómo se gana el relato, al carajo el relato y al carajo los expertos, los gurús de la demoscopia de WhatsApp y Twitter. Solo importa quién y cómo se gana al virus y a la muerte”, ha zanjado.

El diputado de Más País Iñigo Errejón ha confirmado su voto a favor, pero ha expresado su preocupación por la situación y ha asegurado que el estado de alarma en los términos aprobados es insuficiente. Además, ha criticado que Sánchez no haya defendido la prórroga del estado de alarma. En esa misma línea se ha pronunciado el parlamentario de Compromís, Joan Baldoví, que ve insuficiente que la rendición de cuentas sea cada dos meses y no mensualmente. «Por encima de ocurrencias irresponsables, le diría a Casado que algunas de las palabras que ha dicho hoy aquí se las dijera a la señora Ayuso», ha expresado.

La portavoz de JxCat, Laura Borràs, también ha garantizado el apoyo de su grupo, aunque ha cuestionado también la escasez de explicaciones por parte del Gobierno. Además, ha exigido que la Generalitat catalana asuma todas las competencias en la gestión de la pandemia durante el citado estado de alarma. También han anunciado su voto a favor el PNV, que ha criticado a la derecha por hablar de autoritarismo y que ha defendido la alarma como «un marco estable para poder poner y quitar medidas». EH Bildu ha anunciado la abstención de sus cinco diputados al entender que es una herramienta necesaria, pero insuficiente.

Arrimadas defiende el estado de alarma

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha defendido, por su parte, la figura del estado de alarma para hacer frente a la pandemia y ha confirmado su respaldo a que la excepcionalidad se prolongue durante seis meses, como ha pedido el Gobierno, “porque los presidentes autonómicos necesitan seguridad jurídica” para adoptar restricciones. Arrimadas, no obstante, ha considerado que el Gobierno va a tener que pedir otro estado de alarma más duro en los próximos días. Además, ha puesto en valor “la presión” de su partido que a su juicio ha hecho recapacitar al Ejecutivo para que el presidente, Pedro Sánchez, comparezca en el Congreso cada dos meses para dar cuenta de la evolución de la pandemia.

“Vamos a dar la responsabilidad a los ciudadanos que ustedes no quieren asumir desde el Gobierno”, ha dicho Arrimadas al anunciar su voto a favor de la prórroga. No obstante, la líder de Ciudadanos se ha mostrado en contra de la “bronca política” que a su juicio se está promulgando desde la Moncloa. También ha criticado que Sánchez no defendiera este jueves la posición del Ejecutivo en la Cámara Baja y lo ha equiparado con la ausencia de Mariano Rajoy del debate de la moción de censura de 2018.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »