El empleo creció en 383.000 trabajadores y el trabajo indefinido se disparó en el segundo trimestre tras la reforma laboral

  • El total de trabajadores rozó los 20,5 millones y el desempleo bajó en 255.300 personas, hasta dejar el total en 2,9 millones de parados, por debajo de la barrera de los tres millones desde 2008

El empleo sigue creciendo con fuerza y con un gran empuje del empleo indefinido tras el despligue de la reforma laboral. El segundo trimestre del año dejó 383.300 empleos más, hasta rozar casi los 20,5 millones de personas trabajando, máximos desde 2008, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica hoy el INE. Por su parte, el paro cayó en 255.300 personas, hasta situarse en un total de 2.919.400 desempleados, por fin por debajo de la barrera de los tres millones de personas paradas y también batiendo el mínimo de 2008, en los primeros compases de la pasada crisis financiera.

En este trimestre, destaca el fuerte empuje del empleo indefinido, con 616.700 asalariados más con este tipo de contrato una vez que han entrado en vigor las restricciones a la temporalidad de la reforma laboral. Los empleados con contratos temporales cayeron en cambio en os de contrato temporal se reducen en 241.300 personas.

La imagen final en forma de tasa de temporalidad, es decir cuántos trabajadores temporales hay entre el total de asalariados, desploma el dato al 22,3%, el segundo más bajo de la serie histórica, solo por detrás del año 2013 (21,9%) cuando la enorme destrucción del empleo en la pasada crisis se cebó con los temporales.

El segundo trimestre del año suele ser favorable para el mercado laboral gracias al buen tiempo, la Semana Santa (cuando cae en abril, como en este caso) y el inicio de la temporada turística, entre otros factores, que se plasman en un aumento de trabajadores y la caída del paro.

Este año, abril ponía por delante varios retos importantes. El primero, la entrada en vigor de una pieza clave de la reforma laboral: los nuevos contratos, que limitan la posibilidad de contratar temporal y tratan de extender el empleo indefinido. En segundo lugar, el fin de los ERTE y las ayudas de ‘paro’ extraordinarias a los autónomos, después de dos años de apoyo público por la pandemia. Y, por último y no menos importante, los efectos de la guerra en Ucrania tras la invasión rusa, que ha disparado la deriva inflacionista.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »