• Curbelo recuerda que se trata de una planificación integral con medidas similares en varios municipios del norte de La Gomera para fortalecer la seguridad en el tránsito de residentes y turistas a enclaves singulares de estas zonas 

El Cabildo de La Gomera ha sacado a licitación los proyectos de mejora de la accesibilidad a Meriga y Roque Blanco, en el municipio de Agulo. Así lo adelantó este jueves, el presidente, Casimiro Curbelo, quien avanzó una inversión inicial que supera los 450 mil euros, para ejecutar ambas actuaciones promovidas desde el ayuntamiento de este municipio y que estarán financiadas a cargo de los fondos destinados a la accesibilidad de núcleos de interés turístico.

Según avanzó, estas medidas permitirán fortalecer la seguridad en estas vías que reciben un importante volumen de visitantes a diario, puesto que están en zonas periféricas del Parque Nacional de Garajonay, y son la única vía de conexión con enclaves singulares como la Presa de Meriga o la zona de Roque Blanco. En este sentido, adelantó que no serán las únicas vías objeto de mejoras a cargo de este programa financiado por la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias.

Por su parte, la alcaldesa de Agulo, Rosa Chinea, insistió en la utilidad de estos programas para mejorar la accesibilidad de núcleos en las medianías del municipio, donde se ha registrado un incremento de la actividad turística vinculada a los alojamientos rurales. “Son zonas de alto valor natural que cada vez generan mayor reclamo”, subrayó.

En cuanto a las características de los trabajos, en el caso de Meriga, se procederá a la creación de un muro de contención para evitar la caída de material procedente del talud que bordea la vía. Además, se mejorará el drenaje superficial a través de cunetas, y se realizarán labores de mantenimiento y conservación del drenaje transversal existente.

Mientras, en cuanto al acceso a Roque Blanco, se materializará el refuerzo del firme, la instalación de barreras mixtas y el perfilado de los taludes, puesto que el pavimento actual presenta defectos superficiales, algo que se une a la falta de barreras a lo largo del trazado.

Una vez adjudicados los trabajos y se inicien las obras, tendrán un plazo de ejecución de cuatro meses en el caso del acceso a Meriga y de cinco en el acceso a Roque Blanco. “Confiamos en que el procedimiento administrativo sea ágil, y tras la formalización de los contratos con las empresas adjudicatarias todo marche a buen ritmo”, dijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »