Mié. Ene 22nd, 2020

Cuestiones sobre el suicidio, IV

Creo que modestamente las artes, la literatura, la filosofía y otras humanidades desde sus puntos de vista, desde tradiciones de siglos y milenios, quizás no puedan aportar tantas soluciones a multitud de problemas de la humanidad y del ser humano, como las ciencias, pero al menos, quizás pequeñas perspectivas, pequeñas dimensiones podrían ser una ayuda, podrían dar una pequeña luz. Estos artículos sobre este tema, y sobre otros, es intentar que desde ese campo de la sensibilidad estética y desde la literatura-filosofía, intentar aportar alguna pequeña luz, quizás sin negar también acompañada de algunas sombras.

Por lo cual, al menos, al tratar estos temas y otros, quizás se contribuya mínimamente a que seamos conscientes, de una serie de problemas que la humanidad tiene, y al mismo tiempo, que otras mentes y plumas, aporten soluciones y preguntas, y también a cualquier persona, sea consciente de algunas cuestiones. Y desde luego este problema de esta serie de artículos creo que tiene una enorme importancia, porque se dice que ochocientas mil personas, según la OMS, terminan sus existencias, por unas razones u otras, de este modo, voluntariamente, y antes de tiempo. Me gustaría que estos modestos artículos ofreciesen un pequeño soplo de esperanza, con eso ya habríamos conseguido algo.

– Me he preguntado muchas veces, si todo el saber que tenemos y cada especialidad, además de enseñarlo y aprenderlo, para los múltiples fines que se hace, para comprender el mundo, para aprender un oficio o una especialidad, si también se enseñase como un motivo de felicidad y alegría y de esperanza.

Es decir, aprender arte o filosofía o ciencia o teología o ética o matemáticas o cualquier otro saber ortodoxo, en diferentes perspectivas y dimensiones, pero una de ellas, por placer estético y conceptual, por placer de saber y de conocer y de entender algo mejor el mundo o con otras perspectivas o dimensiones, por placer de belleza, incluso la belleza de las matemáticas. Por placer para vivir y existir mejor.

Usted, estará en las condiciones sociales y psicológicas y materiales que sea. Pero usted, por muy modesto que sea, tiene a su disposición oír y disfrutar y escuchar las grandes composiciones de la música, de la humanidad. Lo que antes, hace un siglo y más, solo estaba reservado para ciertos estratos sociales, ustedes, puede hoy, apreciarlo y valorarlo. Y eso, puede ser un motivo de esperanza. En la negrura de un momento, que esté pasando, que puede durar, días o semanas o meses, usted puede valorar que la enorme cantidad de conocimientos ortodoxos y cultura creada por el ser humana, que sea buena y bondadosa, puede ser un motivo y una razón, para si no curar todas las heridas, llevarlas y sobrellevarlas mejor. Porque al final, todos llevamos, no una, sino varias cruces, y para todos, todas son muy pesadas…

– Según, los especialistas en este tema, los suicidios en el mundo, es una especie o variedad de epidemia. Por lo cual, pienso, modestamente que este asunto deba ser tratado desde todos los ángulos y realidades. Por multitud de motivos y razones y causas. Y, por otro lado, quizás la filosofía, la literatura, el arte que son los campos desde dónde me muevo, en mayor o menor grado de profesionalidad y de saber y de experiencia, yo, podría decir algo. O mejor dicho, yo, invitar a otros que se dedican a estos saberes que también ellos podrían indicar algo o expresar algo… ¡Este humilde artículo o esta sería proyectada de artículos sobre esta temática, tiene esa finalidad…!

Cuándo alguien vea un túnel obscuro, debe ir a pedir ayuda especializada, es decir, al sistema de salud, a los especialistas, médicos y psicólogos y psiquiatras y psicoterapeutas… pero además, de pedir ayuda, deben pensar que no existe la noche, ni existe solo el día, no existe solo la obscuridad, ni solo la claridad, sino ambas realidades.

Ciertamente, en un estado de grave abatimiento y depresión y tristeza y angustia y pena, por un motivo o varias razones exteriores e interiores, que confluyen, por pérdidas de algún tipo, sean personales, o familiares o por sentir enormes fracasos o frustraciones, por una razón o por otra, o por falta de alguna substancia molecular en el organismo, o por motivos externos o internos, reales o psicológicos o biológicos, el ser humano, con las pocas fuerzas que tiene, además de consultar a los especialistas ortodoxos, es decir, a la medicina ortodoxa y oficial, a la psicología oficial y ortodoxa y a la psiquiatría oficial y ortodoxa, tiene al mismo tiempo, esa persona, intentar superar y ayudarse. Cosa que es más fácil decirlo y escribirlo, que superarlo. Porque, por lo general, es una tristeza-pena-angustia-depresión que puede llevar esa persona, en su alma y en su corazón, desde hace semanas, meses, años…

Estimo, que desde joven buscar una ética y moral más correcta, evita muchos males, males hacia uno mismo, males hacia los demás. No digo que todas las grandes tristezas, se deban a no haber tenido una moral correcta, teórica o en la práctica. Todos somos pecadores, todos nos hemos equivocado, pero todos tenemos que buscar el bien correcto y la verdad correcta, primero por nosotros mismos, segundo, por nuestros cercanos, tercero, por el resto de seres mortales.

Aunque muchos, nadie se ofenda, que el abandono de Dios, sea en una forma o en otra, hablando de un Dios, suficiente racional y moral, el abandono de las grandes religiones, para muchos ha sido una conquista de estos dos últimos siglos. Pero a mi modo de ver, Dios es necesario para el ser humano, Dios evita muchos sufrimientos, Dios evita muchas soluciones radicales, Dios evita, tener la idea y la convicción de y en Dios, ayuda a que el ser humano supere mejor sus enfermedades, dolores, angustias, penas, sufrimientos. Dios evita muchos suicidios, muchas autolisis. Dios es una parte de la ecuación, para evitar muertes producidas de seres humanos hacia si mismos. Ciertamente, creer y esperar y ayudarse de Dios, no niega que dicha persona vaya a los especialistas. A Dios rogando y esperando y con el mazo-sartén dando…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (17 octubre 2018-27 diciembre 2019 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »