dom. Sep 15th, 2019

Con su apoyo a la instalación del TMT en La Palma, el Gobierno canario hace apología del delito ecológico y del expolio al patrimonio histórico

Para Intersindical resulta inaudito el desaforado apoyo del nuevo Gobierno canario y de su presidente a la instalación del Telescopio de Treinta Metros (TMT) en el Roque de los Muchachos. Los serios obstáculos de carácter legal para la construcción de la infraestructura astronómica en un espacio natural protegido y sus excepcionales valores, aconsejarían una mayor prudencia en las manifestaciones del ejecutivo presidido por don Ángel Víctor Torres. Con ello, además de exhibir un manifiesto desprecio por la conservación de los espacios naturales y del legado patrimonial del Archipiélago, el nuevo Ejecutivo canario promueve entre la ciudadanía el incumplimiento de las normas canarias, estatales y europeas en materia de protección territorial.

Son especialmente llamativa las afirmaciones del gobierno en el sentido de que la totalidad de los socios del actual ejecutivo (PSOE, NC y Podemos) apoyan la instalación en la Palma del TMT, cuestión esta que merecería ser esclarecida por los diferente partidos que integran el gobierno y especialmente la de aquellos que han utilizado el tema medio ambiental y la protección del patrimonio histórico como bandera de sus programas electorales.

Sabe además el gobierno, que su posición favorable a la instalación del TMT en La Palma, choca frontalmente con la condición de área natural excepcional por la que el Roque mereció ser incluida en la red europea Natura 2000, situación a la que se suma la existencia en la zona de importantes y valiosos yacimientos arqueológicos también protegidos. Comparativamente, El Roque de los Muchachos concentra mayores impedimentos que las esgrimidas en Hawái para rechazar la instalación de ese mismo telescopio.

Intersindical Canaria, además, reprueba la utilización del cúmulo de falacias con las que se defiende la instalación de la mole telescópica en La Palma. Ni el proyecto cuenta con un respaldo popular mayoritario, ni son tales los beneficios económicos o los “centenares” de puestos de trabajo a crear en la isla. A los hechos nos remitimos: tras la dañina instalación de hasta 14 telescopios en terrenos pertenecientes a Garafía, ese municipio continúa sufriendo un éxodo de su población y mantiene el triste indicador de continuar siendo el municipio más pobre del Archipiélago. En todo este tiempo el Instituto Astrofísico de Canaria, además de lesionar gravemente el espacio natural y arqueológico protegido, ha contaminado el territorio con aguas residuales deficientemente depuradas procedentes del complejo astrofísico, tal como ha reconocido el propio Cabildo.

Los argumentos utilizados por el Sr. Torres y el Instituto Astrofísico de Canarias para defender la construcción del complejo astrofísico en el entorno de la Caldera de Taburiente, parece copiado de los utilizados por el gobierno anterior en la construcción del inútil Puerto de Granadilla o el demencial vaciamiento de una parte de la Montaña de Tindaya, y ya se hemos visto los indeseables resultados.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »