Toros en la calle

Nadie, menos yo, voy a reivindicar que se reduzcan las fiestas de los toros corriendo por las calles de media España en verano, siendo vecinos con derecho al paseo una vez al año.

Pero no podemos negar la realidad, ¿cuántas personas fallecen al año por embestidas de los toros, que se corren-trasladan-mueven por las calles de muchos pueblos de esta Celtiberia o Piel de Toro, porque no son solo las famosas carreras de San Fermín en Pamplona, las de San Sebastián de los Reyes, las de Almodóvar del Campo…?

¿No deberían indicarnos, igual o a semejanza que nos informan las muertes y fallecimientos y heridos del año anterior, o hasta ese mes, de los accidentes de tráfico, de los accidentes laborales, de y de…, también, los fallecidos y heridos cada año por las fiestas patronales, en los que se suelta al totémico toro o vaca o vaquilla por la geografía de Ibería…?

Nos desayunamos con la noticia en Europapress, del 14 agosto del 2022 que un vecino del pueblo de Cella, fallece al ser embestido por un toro. Entendemos y comprendemos, desde el mítico uro, origen del toro y de todos los toros y vacas, según los entendidos y expertos –cosa que modestamente, tengo mis dudas, porque de un toro tal alto y tan fuerte y tan bravo, no sé, cómo pudo surgir un toro/vaca mucho más pequeño y más domesticable-.

Recordamos que en la Alemania de antes de la segunda guerra mundial, se hicieron experimentos, y mezclando una multitud de razas de toros y vacas, se llegó, a una especie de copia o de revitalización del famoso uro. Después, se indica, que existían por algunos bosques animales sueltos, pero que las fuerzas militares los buscaron y los hicieron desaparecer, para que no quedase ningún vestigio del régimen anterior.

Entendemos y comprendemos que el toro/vaca/buey, ha sido, al menos en Occidente, y, en otras culturas, un animal totémico, un animal para el sacrificio, por esa relación entre los hombres y los dioses. En casi todas las civilizaciones, cuándo se sacrificaban, seres vivientes, -no entramos en algunos seres humanos, se dice, que los primogénitos en la cultura fenicia o cartaginesa, realidad de ser así, era una manera de control demográfico, posiblemente-. Se han sacrificado tórtolas o palomas, corderos, vacas o bueyes… tanto en el mundo del Antiguo Testamento, tanto en el mundo griego y romano, del antiguo Egipto… El concepto de hecatombe, era el día o fiesta que se sacrificaban cien toros… 

Existen frescos en la cultura micénica/minoica en la cual en forma de festejos se saltaban los toros, -costumbre o técnica que se está recuperando en el suelo patrio, venida, dicen, de Portugal-. Con lo cual, se forma y conforma una interrelación entre el que salta, y el concepto de fiesta, y la relación, posiblemente con los dioses, con los poderes de esa sociedad, y con el pueblo. Decían, en la fenomenología religiosa, que los humanos, utilizan realidades naturales, los transforman en símbolos sociales y culturales, muchas veces, también símbolos religiosos y metafísicos. Es esa hambre o necesidad que los humanos tienen/necesitan de lo sagrado. Quizás, estas ceremonias religiosas evitan mucha tomas de pastillas, o si se quieren eran y han sido los tranquilizantes durante milenios y decenas de milenios. Son significantes de sentido profundo y esencial de lo humano y de la humanidad… 

No va a ser este modesto plumífero, el que va a lanzar un discurso de palabras en contra de los toros, de las fiestas de los toros, entre otras realidades, porque se indica que diez mil familias, viven en este terruño lleno de viñas y olivos y cereales, y de sol y de calor, de sed de tantas cosas. Diez mil familias, son muchas familias, muchos hijos e hijas y nietos y nietas. Pero si deberíamos ser conscientes, al menos de dos consecuencias:

Una, buscar, formas o maneras, crear protocolos racionales y más eficientes, para que al menos, la cifra de muertos por las fiestas patronales, se reduzcan o desaparezcan. Para eso, se crean o inventen formas de buscar o inventar artilugios o ideas o sugerencias. Una muy simple, obligar a los que corran en esas calles, que cojan el casco de su moto o de su vecino, y se lo pongan.

Nos muestren, la acumulación trimestral, de los fallecidos por esta realidad. Nos indiquen al final de cada año, las personas que han pasado de este mundo al Otro, por esta realidad. Las personas que han sido heridas, graves y leves, cada año. De todas las cifras que por fallecimiento, nos enseñan y muestran, con razón y racionalidad cada año, del año anterior, esta sea una de ellas.

Toda fiesta en el corazón de los humanos, es una manera, de realizar un paréntesis, de alegría y felicidad, durante siglos de relaciones entre mozos y mozas, de continuar la vida, de un descanso para la mente y el cuerpo y el alma de los humanos. Todo eso y más regalos traen las fiestas.

Pero quién haya perdido un hijo o un padre en una carrera detrás o delante de un toro o vaca o vaquilla, desde luego, le ha caído una sentencia de sufrimiento y dolor durante toda su existencia. Pensemos también en los padres o en los hijos, de quienes se quedan sin padre o sin hijo, porque un pitón se encuentra atravesándolo como lanza/espada/cuchillo con un corazón humano, en algún lugar, en alguna tarde, de esta Piel de Toro…

http://filosliterarte.blogspot.com.es      © jmm caminero (15-17 agosto 2022 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »