Sí se puede considera que al gobierno de Sánchez le ha faltado valentía para restar poder a las eléctricas

0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 48 Segundos
  • La organización ecosocialista plantea que la única forma segura de bajar el recibo de la luz es la generación de energía renovable de autoconsumo
  • No habrá cambio real de modelo mientras la transición energética esté controlada por grandes empresas a la medida de sus intereses

 

 

Sí se puede considera que al gobierno de Pedro Sánchez le ha faltado valentía para restar poder a las eléctricas y por ese motivo se ve en una situación muy difícil de gestionar en relación al coste del recibo de la luz. La organización ecosocialista canaria plantea que “la única forma segura de bajar el precio de la luz es la generación de energía renovable de kilómetro 0, a través del autoconsumo compartido y las comunidades energéticas locales, con el impulso de las administraciones públicas locales, de forma que se reduzcan las pérdidas que se dan en las grandes operaciones de transporte y distribución, servicios que están en manos de multinacionales –Red Eléctrica de España y Endesa, en el caso de Canarias–, cuyos costes –de alrededor de un 15%– se cargan en la factura”, asegura Rubén Fuentes portavoz de Sí se puede en materia de transición ecosocial.

A juicio de la organización ecosocialista, “no habrá cambio real de modelo mientras la transición energética esté controlada por las grandes empresas a la medida de sus intereses”. Democratización y soberanía popular son las claves que pone Sí se puede sobre la mesa para garantizar un modelo energético justo y sostenible, en el que “la capacidad para decidir la tenga la ciudadanía junto a las administraciones públicas locales frente a las empresas lucrativas, de forma que las prácticas conduzcan a que la eficiencia y el ahorro no estén penalizados –como ocurre actualmente, porque la reducción de ingresos contables se computa como déficit del sistema–. Estas medidas contra el ahorro se tomaron especialmente en la etapa de José Manuel Soria en el ministerio, cuando se incrementó en un 100% el término de potencia.

“El modelo energético más sostenible es el que prioriza el ahorro, el autoconsumo compartido y la eficiencia. Es decir, lo que hace falta es una democratización de la energía: que la generación se haga de forma distribuida, a través del consumo compartido, y que la energía se produzca lo más cerca de donde se consume: la energía «kilómetro 0». Esto es especialmente posible en Canarias, donde cada Isla puede contar con su propio sistema insular descentralizado y donde, además, tenemos las mayores potencialidades del Estado en la generación de energías con fuentes renovables y sostenibles. Por este motivo, Sí se puede impulsa la implantación de comunidades energéticas locales en El Rosario, y La Laguna y prevemos desarrollar en Buenavista y Tacoronte; en estas comunidades pueden formar parte, además de la ciudadanía, los ayuntamientos y las pequeñas empresas como expresión del empoderamiento energético local”, apunta Fuentes.

Democratizar la energía significa que el protagonismo y la toma de decisiones sobre este bien básico para la vida lo tiene la ciudadanía con apoyo de las administraciones locales, de forma que se produce energía para la gente, no para el mercado. “La energía que se produce de forma centralizada, aunque sea renovable, como es la de los parques eólicos de Arico y Granadilla, tiene que ser transportada; en ese proceso se pierde un 6% y depende totalmente de las grandes infraestructuras del sistema insular, por lo tanto, tiene más costes y mayor impacto territorial y medioambiental. Puede haber modelos centralizados que cuenten al cien por cien con energía de fuentes renovables, en los que se ha producido un cambio en las tecnologías de generación, pero no en el modelo energético”, enfatiza el portavoz.

Los problemas del gobierno

Sí se puede destaca que el problema del gobierno de Sánchez es que pretende buscar un resultado inmediato a través de un fraccionamiento de la facturación en bloques horarios y esto no puede ocurrir rápidamente; en primer lugar, porque esta decisión requiere un tiempo de adaptación a nuevos hábitos de consumo.

Además, la situación actual está marcada, sobre todo, porque el gobierno no controla algunas variables, como el mercado de emisiones de CO2 y el precio del gas natural, que han subido mucho, y así han incrementado los costes y, en consecuencia, los precios en el mercado mayorista. En su intento de conseguir una bajada inmediata del recibo, el gobierno ha optado por reducir la presión fiscal en el IVA, que está fijada en el 21%. En Canarias, esta medida no tiene efecto, al contar con un IGIC del 6,5% en lugar del IVA y que, además, está bonificado al 0%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »