Según IPC “Canarias será territorio no autónomo en 2021”

0 0
Tiempo de lectura:8 Minutos, 33 Segundos

El 14 de diciembre de 2020 representa el 60 Aniversario de la aprobación por la Asamblea General de la ONU de la Resolución 1514 (XV) sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales. Coincidiendo con dicha efemérides, la plataforma ciudadana INICIATIVA POPULAR CANARIA-IPC se complace en informar que, como resultado de sus gestiones internacionales realizadas durante más de un año, tanto a nivel de gobiernos, como de organizaciones políticas y organismos internacionales, el Archipiélago de Canarias será declarado Territorio No Autónomo (TNA) por la Asamblea General de la ONU en el próximo 76 Periodo de Sesiones de 2021, al reactivarse el procedimiento puesto en marcha a tales efectos por el Comité Especial de Descolonización de la ONU (Comité de los 24) en 1974.

ANTECEDENTES INTERNACIONALES DE LA CUESTIÓN CANARIA. Seis años antes, en 1968, la OUA ya había reconocido al Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) como Movimiento de Liberación Africano, recibiendo éste -el citado año 1974- la visita en Argel del Comité de los 24, cuyo Presidente, Ahmed Salim de Tanzania, le comunicó al Secretario General del MPAIAC, Antonio Cubillo, que dicho Comité instaría la presentación del problema colonial de Canarias ante la Asamblea General desde que obtuviera el apoyo explícito de la Organización para la Unidad Africana-OUA.

Tras cuatro años de contactos con la mayoría de los gobiernos africanos por parte del MPAIAC y la intensificación de su actividad política en Canarias, junto a las emisiones radiofónicas de La Voz de Canarias Libre desde Radio Argel, coincidentes con el abandono español del Territorio No Autónomo del Sáhara Occidental y su vergonzosa venta a Marruecos y Mauritania, desencadenante de la guerra de liberación saharaui; el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OUA, hoy Unión Africana (UA), celebrado en Trípoli (Libia) en febrero de 1978, acordó la Presentación del Problema Colonial de Canarias ante la Asamblea General de la ONU, por parte del MPAIAC, cuya Delegación sería acompañada a Nueva York por el Secretario General de la OUA, William Eteki. En aquella coyuntura histórica, existía en la Asamblea General una mayoría de miembros dispuesta a votar favorablemente la Declaración de Canarias como Territorio No Autónomo.

La ejecución de dicho acuerdo del Consejo de Ministros de la OUA resultó frustrada por el atentado terrorista organizado por el Estado español contra el Secretario General del MPAIAC, Antonio Cubillo, el 5 de abril de 1978, en su domicilio de Argel, unos días antes del previsto viaje a la Sede de las Naciones Unidas. Atentado que, de haber fracasado en Argel, los servicios secretos españoles tenían previsto volver a intentarlo con la participación de agentes alemanes en Roma, donde el Secretario General de a OUA esperaba a la Delegación del MPAIAC para viajar juntos a Nueva York. Quedando, por tanto, suspendida temporalmente la presentación de la cuestión canaria ante la ONU.

La correlación de fuerzas existentes a nivel internacional en los años 60 y 70 del pasado siglo evolucionó desde la confrontación de intereses entre los dos bloques antagónicos, hasta la hegemonía absoluta del bloque imperialista durante los años 90, propiciada por la desarticulación del bloque soviético. Pero, afortunadamente, con la llegada del nuevo siglo se ha configurado un nuevo escenario multipolar, más equilibrado, integrado por varias grandes potencias económicas y militares, junto a otras potencias de nivel medio, cuyas alianzas económicas y geoestratégicas van conformando una nueva correlación de fuerzas planetaria en torno a dos grupos fundamentales: de una parte, el Grupo Imperialista bajo la influencia de EE.UU e Israel y sus aliados en el marco de la OTAN (Canadá, Unión Europea y Reino Unido), Japón y Australia; y de otra, el Grupo Progresista aglutinado en torno a Rusia, China, India, Sudáfrica y numerosos países progresistas asiáticos, africanos, latinoamericanos y del Pacífico.

Este Grupo Progresista pretende crear una alternativa frente al neoliberalismo salvaje, los oligopolios mundiales de la economía financierizada y el gran capital transnacional, que ejerce su dominación sobre muchos pueblos del mundo al margen de sus gobiernos de turno, bajo el patrocinio del Grupo Imperialista. Y a la misma vez, impulsa los procesos de descolonización pendientes todavía en pleno siglo XXI, junto a la erradicación del sionismo, el racismo, el fascismo y el apartheid.

APOYO MAYORITARIO EN LA ONU. Desde Iniciativa Popular Canaria, como se ha dicho, se ha desplegado en este último año una intensa labor internacional, encaminada a lograr los apoyos necesarios para la reactivación del expediente iniciado por el Comité Especial de Descolonización en 1974 sobre el problema colonial de Canarias, con el respaldo de la Unión Africana, los países del Grupo Progresista de la ONU y otras organizaciones internacionales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP), el Grupo de los 77 (G-77) integrado por 134 países y el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) integrado por 120 países, habiendo constatado el apoyo mayoritario de un número de países superior al existente en 1978, cuando el terrorismo de Estado español impidiera la presentación de la cuestión canaria ante la Asamblea General de la ONU, con el intento de asesinato que perpetró contra el líder independentista canario Antonio Cubillo en Argel.

Gracias a este intenso trabajo político y diplomático realizado en estrecha coordinación con la Secretaría General del MPAIAC, se han creado las condiciones para que el Comité Especial de Descolonización inste nuevamente ante la Asamblea General, el próximo 76 Periodo de Sesiones de 2021, la presentación del problema colonial de Canarias y se someta a votación del plenario, en el mes de septiembre, la Declaración del Archipiélago de Canarias como TNA 18 de la Lista de países a descolonizar de la ONU, para la que han manifestado su voto favorable una mayoría suficiente que supera el centenar de países miembros, del total de 193 integrantes de la Asamblea. Lo que constituye una gran noticia para todos los demócratas del mundo, que defienden la libertad de los pueblos para decidir su futuro en paz y libertad.

LAS VENTAJAS DE CANARIAS COMO TNA. Más allá del reconocimiento oficial por parte de las Naciones Unidas del Derecho a la Autodeterminación del Archipiélago de Canarias y la obligación que debe asumir el Estado español para iniciar un proceso tendente al establecimiento de un calendario de descolonización del archipiélago, con la entrega también obligatoria de informes anuales a la Secretaría General de la ONU sobre la evolución social, política y económica del Territorio No Autónomo de Canarias, la consecuencia más inmediata de nuestra condición de TNA sería el establecimiento de una nueva relación de bilateralidad con el Estado, mediante la cual es posible establecer un régimen transitorio de Plena Autonomía Interna (PAI), con la asunción de determinadas competencias como sujeto de Derecho internacional.

Ello nos permitiría -entre otras- ser Parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) para la delimitación de nuestros espacios marítimos, cuestión para la que el Estado español está incapacitado al encontrarse en una posición negociadora muy desfavorable frente a Marruecos -por los muchos contenciosos de distinta naturaleza que mantienen entre ambos países- y la prohibición que tiene como Estado mixto, por parte de la CONVEMAR, para dotarnos de Aguas Archipelágicas.

Ser Parte de la CONVEMAR resulta, además, imprescindible para Canarias tras la aprobación por el Reino de Marruecos de sus nuevas leyes sobre el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental, que eliminan la mediana equidistante provisional con las Islas establecida en la anterior Ley de ZEE de Marruecos de 1981 y pretenden apropiarse de dichos espacios marítimos en el Sáhara Occidental, incluida su ampliación de la plataforma continental que se solaparía con la de Canarias.

Este nuevo marco político de bilateralidad con el Estado propiciaría también un nuevo marco de asociación a la Unión Europea como País y Territorio de Ultramar (PTU), a través de la IV Parte del Tratado de Funcionamiento de la UE, mucho más ventajosos para Canarias ante el colapso del actual régimen RUP que ha resultado ruinoso para nuestro desarrollo económico. Así como un nuevo Estatuto de PAI que contemple una hacienda canaria exclusiva, las competencias en puertos, aeropuertos y costas, y una Ley de Residencia -similar a la existente en otros pequeños territorios insulares- que impida la excesiva presión migratoria -procedente principalmente de Europa- sobre un territorio frágil y escaso de recursos naturales como el nuestro, que ya ha sobrepasado con creces su capacidad de carga poblacional, poniendo en grave riesgo la preservación de nuestro equilibrio y sostenibilidad medioambiental. Problemática no relacionada con los flujos transeúntes de inmigración irregular africana, que nos utilizan como escala en su pretensión de acceder al continente europeo.

ESPAÑA NOS HA SEPARADO de facto DEL RESTO DEL ESTADO. Ante dicho fenómeno migratorio irregular africano el Gobierno español -y los principales partidos estatales de oposición- se niegan a aceptar la redistribución equitativa de dichos inmigrantes en todo el territorio del Estado, imponiendo en Canarias un régimen de apartheid donde confinar a la mayoría de dichos migrantes irregulares y estableciendo una frontera de facto entre Canarias y el Estado, que impide su libre circulación hacia territorio continental europeo, con limitadas excepciones muy particulares. Con esta separación del resto del Estado, a efectos migratorios, España reconoce el carácter colonial de Canarias, imponiéndonos un tratamiento de territorio de ultramar alejado y desmintiendo nuestra supuesta condición de territorio español y europeo de pleno Derecho. Lo que por otra parte agradecemos, al confirmar la tesis que siempre hemos defendido desde el soberanismo canario.

Pero la gran paradoja es que el fenómeno migratorio irregular se produce precisamente por nuestra pertenencia al Estado español y la Unión Europea, un pasivo imputable al coste de la españolidad, de tal forma que si Canarias fuera un territorio asociado o independiente, al margen de la normativa europea sobre libre circulación de personas y fuera del cinturón aduanero comunitario, ninguna embarcación con inmigrantes africanos llegaría a nuestras costas. Y, tal como se ha señalado, nuestra declaración como TNA nos permitiría ser primero un territorio asociado autónomo y, posteriormente, si así lo decidiera la ciudadanía canaria, un país plenamente soberano, con capacidad -en ambos supuestos- para establecer nuestras propias políticas migratorias.

En el Archipiélago de Canarias, diciembre 2020. Comisión Promotora de la INICIATIVA POPULAR CANARIA-IPC

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »