«Una oposición sin solución, sin proyecto» y «sin ninguna educación». En estos términos se ha referido Pedro Sánchez al Partido Popular tras los últimos ataques de Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo, durante una intervención en la que ha aseverado que la oposición está «instalada en el insulto y la descalificación».

El presidente del Gobierno ha hecho estas declaraciones durante un acto del PSOE este miércoles en Baza, Granada, donde ha defendido que su Gobierno «plantea una solución a cada uno de los problemas de la mayoría social» y ha lamentado que, enfrente, tiene «una oposición sin solución, sin proyecto».

«Y, por cierto, después de lo que hemos escuchado durante estos últimos días, sin ninguna educación, instalada en el insulto y la descalificación«, ha apostillado, en un discurso en el que ha cargado duramente contra el PP.

«Han cambiado de líder para viajar a la moderación y al final nos hemos dado cuenta de que ni eran moderados ni tienen autonomía como proyecto político«, ha aseverado asimismo Sánchez, que ha afirmado que en el PP mandan «la derecha económica y la derecha mediática» y le ha reprochado «no cumplir con sus obligaciones constitucionales», en alusión al acuerdo fallido para renovar el CGPJ.

«Este es el PP que tenemos. Un PP que que a cada solución plantea un problema y que a cada propuesta de acuerdo lo que hace es un desplante», ha agregado, para posteriormente afirmar que «uno de los mayores problemas que tiene España para su avance y su progreso» es «esta derecha instalada en el negacionismo, en el insulto y sin ningún tipo de proyecto político».

Los ataques de Ayuso y Feijóo

Unas declaraciones que llegan tan solo días después de que la presidenta madrileña acusara a su Ejecutivo de de querer «meter en la cárcel a los partidos de la oposición» y de que el líder del PP se sumara a este discurso, aseverando que el Gobierno pretende «fagocitar» las instituciones e ir «cambiando el régimen democrático».

Ello, a pesar de que el PSOE, tras las polémicas declaraciones de Ayuso, reclamó a Feijóo que la desautorizase, en una misiva en la que los socialistas asimismo le advertían de que «si sigue haciendo y diciendo lo mismo» que su predecesor, Pablo Casado, puede que termine como él, «devorado por Ayuso».