Putin anuncia la “movilización parcial” de los rusos para la guerra de Ucrania y lanza una amenaza nuclear

  • Un total de 300.000 reservistas serán llamados a filas, según el ministro de Defensa. El anuncio llega un día después de que las regiones controladas por Rusia en el este y sur de Ucrania anunciaran planes para celebrar “votaciones” sobre unirse a Rusia

 

eldiario.es| El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado este miércoles una “movilización parcial” para la guerra en Ucrania, cuyo territorio invadió hace siete meses, y apoya las “votaciones” anunciadas por los líderes prorrusos los territorios ocupados para anexionarse a Rusia. También, con referencias expresas a los “diversos medios de destrucción” con los que cuenta Rusia, ha asegurado que “utilizará todos los medios a su alcance para proteger su territorio”. Y ha agregado: “No voy de farol”.

“Para proteger a Rusia, su soberanía e integridad, considero necesario apoyar la propuesta de movilización parcial”, ha dicho en un discurso esperado este miércoles por la mañana. “Solo los ciudadanos que actualmente están en la reserva estarán sujetos al reclutamiento obligatorio y sobre todo aquellos que han servido en las filas de las fuerzas armadas y tienen ciertas profesiones militares y experiencia relevante”. El presidente ruso ha indicado que los llamados al servicio militar “recibirán una formación militar adicional” y “el estatuto y las prestaciones de los que prestan servicio por contrato”.

El presidente ruso ha firmado este miércoles el decreto sobre “la declaración de movilización parcial”, según ha informado el Kremlin. “Las medidas de movilización comenzarán hoy”, ha asegurado Putin.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha asegurado que los reclutas y los estudiantes no serán movilizados, sino que solo estarán sujetos quienes hayan prestado servicio, tengan formación militar y experiencia de combate. Según ha indicado, un total de 300.000 reservistas serán llamados a filas.

La medida llega en un contexto en el que Putin recibe presión interna por las malas noticias en el frente tras la contraofensiva ucraniana que ha obligado a sus tropas a retirarse de parte del territorio ocupado. Las fuerzas rusas han experimentado escasez de personal durante la invasión. Los expertos han cuestionado si una movilización rusa tendría algún efecto inmediato en términos de detener el avance de las tropas de Kiev. La Cámara Baja del Parlamento votó este martes a favor de endurecer las leyes contra la deserción y la rendición.

Durante su discurso, el mandatario ruso ha acusado a Occidente de un supuesto “chantaje nuclear”. “Quiero recordarles que nuestro país también dispone de diversos medios de destrucción, y por componentes separados y más modernos que los de los países de la OTAN”, ha dicho. “Cuando la integridad territorial del país se vea amenazada, sin duda utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No voy de farol”.

El asesor del presidente ucraniano, Mijailo Podolyak, ha afirmado en declaraciones a Reuters que la movilización anunciada por Putin es un paso predecible e impopular y subraya que la guerra no se está desarrollando según el plan de Moscú,. “[Es] Un llamamiento absolutamente predecible, que parece más bien un intento de justificar su propio fracaso. Está claro que la guerra no va de acuerdo con el escenario de Rusia y, por lo tanto, requirió que Putin tomara decisiones extremadamente impopulares para movilizar y restringir severamente los derechos de la gente”.

Apoyo a la anexión

El discurso de Putin se ha producido también un día después de que las regiones parcialmente controladas por Rusia en el este y sur de Ucrania anunciaran abruptamente planes para celebrar “votaciones” sobre unirse a Rusia. Este martes, Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón anunciaron para esta misma semana el cuestionado referéndum que ya ha sido rechazado por Kiev y Occidente. “Rusia no puede dejar que las personas cercanas a ella sean destrozadas por los verdugos y no responder a su deseo de determinar su propio destino”, ha dicho Putin, quien hace casi siete meses, cuando anunció el comienzo de la invasión, aseguró: “No es nuestro plan ocupar el territorio ucraniano”.

“Haremos todo lo posible para garantizar condiciones seguras para la celebración de referéndums, para que las personas puedan expresar su voluntad. Y apoyaremos la decisión sobre su futuro, que será tomada por la mayoría de los residentes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, las regiones de Zaporiyia y Jersón”, ha agregado.

El expresidente Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia dijo este martes que tales “votaciones” harían que las fronteras redibujadas fueran “irreversibles” y permitirían a Moscú utilizar “todas las fuerzas de autodefensa”. Según la inteligencia británica, la urgencia de estos cuestionados referéndums “está probablemente motivada por el temor a un inminente ataque ucraniano y por la expectativa de una mayor seguridad tras formar parte formalmente de Rusia”.

Por su parte, Shoigu ha reconocido que hasta ahora han muerto 5.937 militares rusos en Ucrania, una cifra muy inferior a las estimaciones occidentales de las pérdidas de Moscú. Se trata de la tercera vez que Rusia informa sobre sus bajas. La última actualización fue a finales de marzo, cuando el Ministerio de Defensa afirmó que 1.351 soldados rusos habían muerto en Ucrania.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »