Máñez cifra en 55 millones la cuantía destinada por Economía, Conocimiento y Empleo a políticas específicas para jóvenes

0 0
Tiempo de lectura:4 Minutos, 40 Segundos

La consejera analiza en comisión parlamentaria la evolución del empleo en Canarias y presenta las seis líneas estratégicas de su departamento para impulsar la empleabilidad de las personas jóvenes 

La consejera de Economía, Conocimiento y Empleo, Elena Máñez, cifró este miércoles en más de 55 millones de euros la cuantía destinada por su departamento a políticas específicas para jóvenes en 2021, muchas de ellas actualmente en ejecución, a través de seis líneas estratégicas que abarcan el apoyo al asesoramiento y la orientación, la formación, incentivar el empleo joven, apoyar la digitalización y la investigación, impulsar la actividad empresarial y atraer y retener el talento joven.

Máñez, que compareció ante la Comisión de Economía, Conocimiento y Empleo del Parlamento de Canarias para analizar la evolución del empleo en las Islas, afirmó que con este conjunto de medidas el Gobierno autonómico “pone en la agenda política una realidad social que nos preocupa y nos ocupa: el desempleo juvenil”.

Como señaló Máñez, el desempleo juvenil es uno de los problemas estructurales, junto a otros como la temporalidad en la contratación, que arrastra el mercado laboral canario, problemas que además se han visto agudizados con la llegada de la pandemia.

En este sentido, destacó la importancia de potenciar la formación y la cualificación de las personas jóvenes a la hora de plantar cara a este problema, un reto ante el que la Consejería ha activado una serie de recursos y servicios destinados a la población juvenil, si bien ya en todas las políticas activas de empleo el colectivo de personas jóvenes desempleadas tiene prioridad de acceso.

Entre las iniciativas puestas en marcha, la consejera destacó las prácticas profesionales en empresas de Estados Unidos para jóvenes de formación profesional (FP), vinculadas al aprendizaje de inglés, y las becas de formación para jóvenes en negocios internacionales, impulsadas ambas por Proexca; o un plan de empleo, de la mano de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, para jóvenes en el sector primario, una propuesta que se desarrollará “de manera singularizada en cada isla” para “para conectar las necesidades del tejido productivo de cada territorio con las políticas activas de empleo”.

También señaló como propuestas relevantes el programa Formafuturo, consistente en acciones formativas destinadas a impulsar el acceso de las personas jóvenes al mercado de trabajo en sectores vinculados a la digitalización y la transición hacia las economías azul, verde y circular, ya que, explicó, “la diversificación económica tiene que ir de la mano de la formación para mejorar las competencias de los trabajadores y trabajadoras y que puedan aprovechar estas nuevas oportunidades”; el programa Africa Canarias Challenge, para unir a jóvenes de Canarias y Senegal en el desarrollo de ‘startups’ con vocación internacional; o dos programas de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI): Diginnova, orientado a la incorporación de talento joven a las empresas y centros de investigación canarios, y el programa de Formación de Gestores de la Innovación, con 800 jóvenes formados en 2020, más de la mitad mujeres, de los que el 14% encontró un trabajo al terminar la formación.

Medidas contra la crisis

Elena Máñez se refirió durante su comparecencia a las diferencias en la gestión de esta crisis sanitaria y de la anterior, la financiera,  recordando que 2013 ha sido el peor año de la serie histórica en materia de datos de desempleo, algo que a su juicio “no responde a la casualidad”, sino que tiene que ver “con las políticas puestas en marcha por el PP en 2012, que provocaron la destrucción solo en un año de 850.000 puestos de trabajo y una subida del paro en 691.700 personas”. Como señaló, en 2013, Canarias llegó a tener una tasa de paro del 34,75%, pero con una caída del PIB del 1,1% y ya en un contexto de recuperación económica, mientras que “en 2020, con una caída del PIB del 20,1%, acabamos el año con una tasa de paro del 25,22%”.

“Ambas son cifras que nos preocupan, pero que evidencian que la respuesta en una crisis y en otra ha sido distinta”, afirmó Máñez. A su juicio, “frente a los recortes y el austericidio de la anterior crisis”, en esta los gobiernos de España y de Canarias han activado una inversión pública sin precedentes e implementado medidas para contener la destrucción de empleo y apoyar al tejido productivo, como los ERTE o las ayudas directas para pymes y autónomos, que se han traducido en la protección de trabajadadores y empresas. Así, la consejera señaló que el Gobierno “sigue dando pasos para contener, paliar y mitigar el impacto de la crisis” y recordó que ya se está trabajando con los sindicatos más representativos, CCOO Canarias y UGT Canarias, en la nueva línea de apoyo a las personas trabajadoras en ERTE con rentas por debajo del salario mínimo interprofesional.

Una medida, añadió, que se suma a los 84 millones de euros en ayudas extraordinarias para autónomos y pymes del Gobierno de Canarias y a los 95,3 millones destinados en el año 2020. Y a las que se añadirán los 1.144 millones para ayudas directas del Gobierno del Estado y los fondos del Plan Integral de Empleo de Canarias (PIEC) para 2021, a los que el Consejo de Ministros ya ha dado luz verde y que “si todo marcha según lo previsto llegarán este año incluso con más adelanto que el anterior”. Todo ello, bajo el paraguas el Plan Reactiva Canarias, en el marco del cual se han ejecutado 1.282 millones de euros para hacer frente a los efectos de la pandemia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »