Lucha de la vida

La gran lucha de la vida, es durante toda la existencia, intentar no caer en errores morales graves. Porque esos errores morales graves tendrán como consecuencias otros errores.

Puede que este planteamiento, en el mundo que vivimos y existimos, no sea aceptado por una parte importante de la población. Pero, si se reflexiona dentro de las realidades humanas, de los actos humanos, de los propios actos, sean deseos o palabras o hechos o acciones u omisiones. Uno, percibe, que todo acto o actuación, está formada como un ramillete de fibras, unas son económicas o políticas o culturales o sociales o religiosas o afectivas o… Todo formando una unidad.

Pero uno de los haces, es lo moral y lo ético. Lo ético y moral forma parte de cada acción que realizamos. Sea de un tipo o sea de otro. Dicho de forma más sencilla, un acto equis, tiene un componente o variable de una realidad, económica, pero también, dentro de él, está una variable o funcionalidad ética y moral.

En este modesto artículo, escrito de unos cientos de palabras, y, una decena de ideas, sobre una temática, nos fijaremos que sea de palabra o de acto o de deseo o de percepción o de emoción o de no acción, siempre existe un componente moral y ético, de bien y mal moral, que no podemos desdeñar, ni olvidar, ni arrinconar, sino que está dentro de la acción.

De ahí surge la enorme complejidad de la vida humana. Puede que los animales no tengan sentido moral. Afirmación, que no me atrevería a afirmar, en los primates, al menos, una especie protomoral, porque si disponen de una conciencia psicológica e intelectual, aunque sea mínima, llevarán inserto, una especie de protomoral o premoral en algún sentido –pero, esta afirmación o pregunta, es solo especulativa, tendrían que venir los etólogos, y mostrarnos, que está equivocada, que no tiene sentido-.

El problema del hoy, es que se están adoptando por parte de las comunidades humanas, en demasiados casos y señales y signos y realidades, que parece que los hombres, o se hacen una moral a su gusto, van al supermercado de las morales, y, se hacen un modelo a su gusto, igual que si se hiciesen un coche a su deseo. O, también, abogan por morales, que dentro de la tradición de milenios, en dicho campo, son morales y éticas muy deficientes. O, en tercer lugar, se adoptan posturas, que en nombre de una moral equis, en la práctica van en contra de la moral y de los principios morales, al menos, algunos de ellos, rompiéndolos, destrozando diríamos la moral.

Los humanos vivimos en este mundo, no solo con realidades tecnológicas, con y en la Naturaleza, con y en la Sociedad, sino también, tenemos una vertiente moral y ética, enormemente evidente. Por tanto, uno de los oficios y preocupaciones de cada hombre, es si sigue no solo el sistema jurídico establecido, sino una moralidad adecuada. De todas las variantes morales existentes, a nivel teórico, aún más, en la práctica, porque cada persona, puede adoptar una moral u otra, una teórica, o una combinación de ellas, y, otra u otras, a nivel práctico, según la temática. La cuestión es seleccionar, la que pueda ser más verídica y más verdadera y más eficiente y más realista y real…

La verdadera moral teórica y práctica, nos debe servir, para no caer nosotros mismos en males y en el mal y en la maldad, para nosotros mismos y para otros, no caer en los lazos de mal y de maldad que otros nos intentan atar, y, también, si existe el Buen Dios, o puede existir, como posibilidad al menos, que la moral que arrastramos esté de acorde con los grandes principios que surgen de su Realidad Trascendental como Dios…

No me interesa tanto la perfección estética de este artículo, como la perfección cognoscitiva de esta columna. Lo ideal es ambas cosas. Pero es un tema que abre muchas heridas y sarpullidos e irracionalidades. Pero sigo pensando, que una persona que no tenga teóricamente, aunque sea a nivel de cultura popular, una moral, en sus grandes líneas, adecuada y verdadera, o lo más posible, y, en su nivel de acción o práctico, una moral lo más verdadera y verídica y real y práctica y buena posible. Una persona que no tenga el escudo y la espada de una ética correcta, se meterá, a y en todos los sentidos, en muchos problemas, en este mundo. Puede que aparezca ante los ojos de los demás, como un conquistador y vencedor y libertador. Y, puede que esa sea la imagen, y puede, que sea un triunfador, en muchos campos. Pero las huellas que va dejando por los caminos del mundo, puede que vayan dejando muchos heridos y muchas heridas. Puede, que en otros campos, no solo los del triunfo, se haya hecho a sí mismo, muchas heridas. Puede que a otras personas, sin razón y sin motivo, solo por los actos de una mala moral, haya dejado muchos males o algunos males…

Hoy, como nunca, como siempre, necesitamos ética y éticas morales, mínimas, verdaderas y buenas y bondadosas y eficientes, hoy, hoy como nunca necesitamos una moral correcta y adecuada y verdadera y bondadosa, hoy, hoy como nunca necesitamos disponer de una ética y moral que no vaya en contra del Buen Dios…

https://www.youtube.com/channel/UCP1qKD3iC1dhkOschAftOAQ © jmm caminero (20 marzo-11 mayo 2022 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »