23/11/2020

La belleza del Libros de Horas de Alejandro VI

O, también titulado Libro de Horas Borgia consta de 420 páginas en pergamino, todas miniadas en oro y, 84 ilustradas por Gerard David, fue encargada por el pontífice Alejandro VI.

El original se conserva en la Biblioteca Real de Bélgica, aunque se ha realizado una edición facsimilar hace unos años. Escrita en latín, con un tamaño de 18,5 por 13,5 cms.

Un Libro de Horas indicado de forma sencilla y sintéticamente es un libro de oraciones. Dentro del cristianismo, desde la antigüedad ha existido la costumbre de a determinadas horas del día, realizar rezos y actos de oración, con peticiones y lecturas bíblicas. Especialmente, en los monasterios, y, se ha ido extendiendo en el tiempo. Hoy, tendría el nombre de liturgia de las horas, dividido en laudes, prima, tercia, sexta, vísperas…

Por consecuencia, este tipo de libros, son para la devoción y oración de una persona, que le sirve de dirección y orientación, ésta en concreto fue encargada por Alejandro VI, y como tal, no era ya un libro editado con los primeros sonidos de la imprenta, sino un libro, escritos sus textos a mano, iluminado o ilustrado o miniado individualmente, es decir, con dibujos y pinturas únicas.

Estas obras, libros únicos, son algunos de ellos, los que se han conservado, no olvidemos que antes de la imprenta de Gutenberg, solo existían dos procedimientos de realización de un libro, una, era la copia a mano, y algunos tenían ilustraciones, y otra, que se produjo especialmente en Oriente, junto con la forma anterior, es ir copiando página a página, haciendo una xilografía o grabado en madera, por tanto, después, esa plancha, podría utilizarse, para realizar, docenas o cientos de libros, por lo general, a lo largo de varias décadas…

Esta obra que comentamos, a mi modo de ver, y otras, están a la misma altura, significativa y estética y artística, a las pinturas y frescos de las iglesias o catedrales de su época. Diríamos que las grandes pinturas o vidrieras o pinturas al fresco de catedrales y basílicas de su época, están pintadas en tamaño grande, y estos libros, pues sus pinturas o dibujos o ilustraciones, como es obvio son de un tamaño pequeño.

Pero en su contenido y en su esencialidad, creo que es tan obra de arte, y tiene la misma o similar categoría estética y de belleza y de concepto y de mensaje, unos muros pintados o unas vidrieras en una catedral y, o las cincuenta ilustraciones, de una Biblia medieval iluminada, o como en este caso un Libro de Horas o, también, se les denomina Salterios, en terminología actual, tienen al menos, algunos de estos libros, un valor estético similar…

A Dios siempre se le ha definido o descrito en la concepción mosaica como “Yo soy el que soy” o “Yo soy el que es”. Es, en sí y por sí, lo que el ser humano no puede definir, pero uno de sus atributos es la Suma Belleza, la Suma Verdad, la Suma Bondad o Sumo Bien o Suma Omnipotencia…

Por tanto, diríamos que en una doble perspectiva, el Buen Dios, es la Suma Belleza, por tanto, todo lo bello y bueno y verdadero es un reflejo, aunque pálido de Dios, sin caer en el panteísmo, ni en el inmanentismo, ni concepciones similares. Por tanto, a Dios se le puede acercar al ser humano, al captar la belleza del mundo, pero de alguna manera, el ser humano al construir realidades o entes con belleza, tímidamente, con la racionalidad humana, acompañada de la fe en Dios, el ser humano hace tímidos esfuerzos de acercarse a y en Dios, sin negar la enorme cuestión de la providencia de Dios, la gracia, etc., problemas de enorme calado teológico, pero que están dentro de toda obra religiosa, espiritual del seno del cristianismo.

Es cierto, que el original de esta obra, está custodiado y guardado y conservado en la Biblioteca Real de Bélgica, y la mayoría de nosotros, no podremos tener acceso a percibir y ver y pensar y sentir esta obra única, pero quizás, algún ejemplar de la edición facsimilar, supongo sabiendo ustedes, que un facsímil, de esta obra, es una copia casi exacta, con materiales y colores y formas, incluso con los errores, cómo en este momento está el original, puede que tengamos acceso alguna vez en la vida. De pasada, es singular, como curiosidad, que sobre esta obra, no exista una entrada en la Wikipedia, y que, tampoco exista, al menos, no he encontrado, un pequeño video, que reflejen algunas páginas y algunas explicaciones de esta producción cultural…

A veces, me digo, sueño despierto, y escribo soñando, pero contaré el sueño, me digo alguna entidad del mundo, de Europa, no podría intentar realizar y construir un Museo o Fundación que albergase cientos de ejemplares facsimilizados de todas las culturas y tiempos. Y, que no solo hiciesen exposiciones temporales, sino que de alguna manera, se pudiesen, hojear y ver y estudiar y analizar y meditar y contemplar. Tantos mecenas y coleccionistas que desean tener un lugar en el mundo de la cultura, podría alguno o algunos materializar esta opción…

En los actuales tiempos, meses, que llevamos arrastrando la epidemia del virus, en sus diversos niveles, biológicos, sociales, culturales, religiosos, económicos, y, que tendrán un reflejo también en lo político, al menos, en algunas geografías políticas. Que tendrá consecuencias, quizás mayores de las que ahora podemos intuir o imaginar. Cierto es que dependerá, de cuándo la vacuna sea efectiva. Y lo que podamos perder en esta realidad poliédrica y compleja…

Pues, decía, en estos tiempos, estas obras, de una mezcla de arte y arte religioso y libro religioso y libro espiritual, nos da esperanza y esperanzas. Al proporcionarnos belleza, nos enseña, entre otras muchas lecciones, que el ser humano, no tiene un lado solo negro y obscuro, sino también otro, claro y de luz, quizás claridad y brillo y luz, porque es un reflejo del Buen Dios, porque estamos hechos a “imagen de Dios”. Dicho esto, con sumo respeto a agnósticos y ateos, pero en estos tiempos, quizás que las personas crean en la Belleza y en la Verdad y en la Bondad, en general, y en la Belleza de Dios también, en esta época, esta creencia, sea mejor que el prozac para muchos seres vivientes bípedos racionales, sin negar la importancia esencial de la medicina oficial y académica…

Para terminar, porque toda filosofía, como decían los antiguos griegos, debe curar algún mal o enfermedad, o intentarlo. Me pregunto, que hoy, quizás, habría un lugar, un nicho comercial y artístico, de creación de libros únicos, al estilo de estos medievales o del primer Renacimiento, que después, quizás, podrían realizarse copias facsimilares… ¡Ahí dejo los guantes…!

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (22-30 sept. 2020 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »