0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 15 Segundos

Después que se haya hecho cada vez más común que objetos como refrigeradores o autos se conecten a la Red, ha llegado el turno de las armas. Una nueva escopeta inteligente desarrollada por el consorcio ruso Kaláshnikov busca ocupar un nicho en el campo del Internet de las cosas.

MP-155 Ultima es un «arma dispositivo» destinada a atraer a un número más amplio de clientes de lo que lo hacen las armas de fuego tradicionales, según explica Dmitri Tarásov, director general de Kaláshnikov, fabricante del conocido fusil de asalto AK-47.

Esta escopeta inteligente está dotada de un procesador que controla la cuenta de disparos e informa de la cantidad cartuchos restantes, una brújula, un alza colimadora, una pantalla digital y una videocámara que permite al usuario grabar sus cacerías y compartir las imágenes directamente desde el arma a cualquier ‘smartphone’ o computadora.

El diseño de la escopeta está dirigido a una generación acostumbrada a pasar su vida frente a una pantalla. «El objetivo es atraer a la parte de la población que nació con dispositivos y no se puede imaginar a sí mismos sin ellos», precisó Tarásov en una entrevista concedida a RBC.

«La caza clásica se está volviendo una cosa cada vez más rara, incluso extravagante. Por lo tanto, me gustaría involucrar a hípsters y a miembros de la generación Z«, comentó.

El precio de la MP-155 Ultima será parecido al de algunos teléfonos inteligentes de gama alta: unos 100.000 rublos, equivalentes a 1.300 dólares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »