0 0
Tiempo de lectura:4 Minutos, 12 Segundos

El rey emérito ha realizado una segunda regularización fiscal. Si a principios de diciembre pagó 678.393,72 euros para evitar una investigación por delito fiscal, ahora ha hecho un segundo pago a Hacienda que asciende a cuatro millones de euros, según publica El País y ha confirmado elDiario.es de fuentes conocedoras de la operación. Ese montante se correspondería con deudas tributarias derivadas de los ocho millones de euros que Juan Carlos I recibió para vuelos realizados en una compañía de jet privados y que pagó hasta 2018 la fundación Zagatka, propiedad de su primo lejano Álvaro de Orleans. A diferencia de la anterior regularización, efectuada desde Abu Dhabi, donde Juan Carlos I fijó su residencia el pasado agosto y que se efectuó a través de la Comunidad de Madrid por tratarse de una liquidación del impuesto de donaciones, de titularidad autonómica, esta vez el pago se efectuó a la Agencia Tributaria. Según fuentes conocedoras de la operación, hace más de una semana. Entretanto, la investigación al rey Juan Carlos continúa en la Fiscalía del Tribunal Supremo, que indaga sobre los movimientos de dinero del rey Juan Carlos.

La Fundación Zagatka es una sociedad que costeaba parte de los gastos del rey Juan Carlos y que estaba gestionada por su primo Álvaro de Orleans. Zagatka pagó ocho millones de euros en vuelos a diferentes países de América del Norte, Caribe y Oriente Medio en una década, entre 2009 y 2018. La frecuencia de estos viajes se habría incrementado presuntamente tras la abdicación del monarca en 2014.

La fundación había sido creada mucho antes: en octubre de 2003 en Liechtenstein. La Fiscalía suiza investiga si el rey emérito utilizó a este familiar para ocultar cuentas en ese país. Orleans ha negado en sucesivas entrevistas ser testaferro del monarca: siempre ha defendido que creó la fundación para continuar la tradición familiar de ayudar a las monarquías europeas. Hasta el pasado junio, cuando cambió su reglamento, la fundación tenía como tercer beneficiario de sus fondos a Juan Carlos I y a Felipe VI y sus dos hermanas como cuarto y quintas, respectivamente.

Una de las cuentas de la fundación, abierta en el banco Credit Suisse, habría llegado a acumular alrededor de 14 millones de euros. Con parte de esos fondos se habrían abonado decenas de vuelos en compañías privadas a Juan Carlos I y su examante Corinna Larsen. Según el diario británico The Telegraph, sólo entre 2016 y 2019, cinco millones de euros procedentes de esa cuenta se habrían destinado a pagar vuelos en jets privados del monarca. Entre ellos, viajes al Gran Premio de Fórmula 1 de Abu Dhabi o a República Dominicana.

El propio Orleans reconoce en el podcast XRey que pagó esos vuelos. «Creo que ese dinero fue bien gastado considerando las extraordinarias y, en cierta medida, nefastas circunstancias en las que tuvo que ser gastado», dice el aristócrata, que asegura sentir un «dolor muy muy fuerte» por la situación de la reina Sofía. «El banco es el primo. Él es el que paga los aviones», dice Larsen en otra conversación con Villarejo en referencia a Orleans.

Zagatka se nutría de fondos desde Suiza

Zagatka recibió en sus cuentas en Suiza 6,5 millones de euros a través de cinco transferencias de origen anónimo para sufragar parte de esos gastos que generaba el rey emérito. Según publicó El Confidencial, se trató de un ingreso de 5,5 millones de euros y otros cuatro de 250.000, efectuados en el año 2008 a la cuenta de la fundación en el Credit Suisse.

Las transferencias únicamente aclaraban que se trataba de una “bonificación” como resultado de la “orden de un cliente”. A pesar de ello, el banco Suizo nunca investigó su origen. Según la información, las transferencias se producían en momentos en los que la cuenta de la fundación Zagatka estaba a punto de entrar en números rojos.

La más cuantiosa se produjo el 11 de diciembre de 2008 y ascendió a 5,5 millones de euros. Arturo Fasana, uno de los gestores del dinero del rey y que fue que investigado por blanqueo en la trama Gürtel (aunque no se le llegó a juzgar), empleó días más tarde ese dinero para comprar acciones en bolsa.

Los pagos de Zagatka se hacían a compañías privadas de alquiler de vuelos como la británica Netjets UK Ltd o la suiza Tag Aviation, que recibió en 2010 casi un millón de euros en una treintena de transferencias, si bien no quedó constancia en las facturas de las rutas que cubrió para su cliente. En 2011, se optó por otra compañía, Vistajet Aviation Services, con base en Malta.

El pago de jets privados se interrumpió hasta noviembre de 2014, cinco meses después de la abdicación del monarca. A partir de esa fecha, se produce la contratación de servicios con Air Partner. De los cerca de 8 millones que salieron supuestamente de Zagatka para pagar vuelos privados, más de 6,1 millones fueron para esta compañía que cotiza en la bolsa de Londres.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »