IPC denuncia que Rabat prepara una “Marcha Azul” sobre Canarias

0 0
Tiempo de lectura:12 Minutos, 7 Segundos
  • Urge salir del fuego cruzado Hispano Marroquí

Iniciativa Popular Canaria-IPC advertía, el pasado mes de octubre 2020, que el incremento de la llegada de migrantes irregulares magrebíes por aquéllas fechas a Canarias respondía a una política planificada por la monarquía alauita de chantaje al Gobierno español, para obligarlo a reconocer oficialmente -sin ambages- la supuesta marroquinidad de su antigua colonia del Sáhara Occidental. Advertíamos, además, que dicho aumento repentino (del 10% del total a más del 50%) sería el preámbulo de una -igualmente planificada- avalancha migratoria de mayor envergadura, denominada por los propios círculos del poder alauita como la “Marcha Azul”, en recuerdo de La Marcha Verde enviada por Hassan II en 1975 contra el entonces Sáhara español.

SE PREPARA UNA “MARCHA AZUL” SOBRE CANARIAS. Ante la pretensión marroquí del reconocimiento español de su soberanía plena sobre el Sáhara, la acogida humanitaria del Secretario General del Frente POLISARIO, Bahim Ghali, en un hospital español, fue valorada como claramente incompatible con tal reconocimiento, originando como primera y -para muchos- imprevisible respuesta, la avalancha humana organizada desde Rabat movilizando a más de ocho mil de sus súbditos sobre el enclave de Ceuta, dejando en evidencia la ingenuidad de quienes tacharon de sensacionalista la denuncia de IPC. Hoy ya se asume resignadamente que las condiciones para una “Marcha Azul” están sobradamente decantadas.

Evidentemente, el nombre atribuido a una llegada masiva y teledirigida de magrebíes a las Islas, en un corto periodo de tiempo, no implicaría necesariamente -al menos en principio- ninguna reivindicación territorial de Marruecos sobre Canarias, tal como lo implicaba La Marcha Verde respecto a la otra colonia vecina con la que compartíamos la llamada África Occidental Española. En este caso, la maniobra de presión sobre España responde a su carácter de potencia administradora, reconocida por la ONU, de dicho Territorio No Autónomo (TNA). Tal reconocimiento, adornado con un Estatuto de Autonomía al pueblo saharaui, es decisivo para Rabat.

Condiciones para implementar dicha “Marcha Azul” sobran, sólo depende de un giro del pulgar derecho en el Trono de Rabat. Los puertos de Sidi Ifni, Tan Tan, Tarfaya, El Aaiun, Bojador y Dahkla, muy cercanos a Canarias excepto el último, sirven de base a miles de pateras normalmente dedicadas a la pesca artesanal (ver en foto adjunta pateras en Dahkla), pero susceptibles de ser utilizadas -como ahora- para la planificada avalancha humana. Excepto desde Dahkla, la llegada a las costas Sur-Sureste-Este de las islas más orientales se produciría en el mismo día de zarpar. “De Canaria a Berbería se va y se viene en el día”, decían nuestros costeros…

En las comarcas cercanas a dichos puertos, sin necesidad de recurrir a otras regiones de Marruecos, sobreviven o malviven centenares de miles de seres humanos en situación de pobreza extrema, la mayoría jóvenes ociosos que no atisban porvenir alguno para sus vidas, sin ningún tipo de distracción o diversión asimilable a las que por internet ven disfrutar a sus homólogos europeos. De entre ellos, los que pueden reunir el dinero necesario, terminan contactando con los traficantes de migrantes, protagonizando el ya histórico fenómeno de las migraciones irregulares Sur-Norte.

En el caso de la “Marcha Azul”, no necesitarán pagar nada, sólo tener la “baraka” de ser seleccionados por los servicios secretos marroquíes. Las cifras que se manejan para esta avalancha marítima planificada rondan las 50.000 personas en una primera oleada, que se reactivarían en función de la evolución del fuego cruzado entre España y Marruecos. Por otra parte, ante su eventual repatriación, las autoridades marroquíes no se mostrarían tan colaborativas como en el reciente episodio de Ceuta. Maniobrarán seguro para cronificar el problema en unas Islas que, a fin de cuentas, ya han sido acondicionadas por Madrid como macrocárcel para migrantes africanos.

PARA EL REINO ALAUITA SUS SÚBDITOS SÓLO SON CARNE DE CAÑÓN. Estas migraciones masivas planificadas por Rabat actúan además en beneficio de obra para sus intereses, ya que disminuyen la problemática originada por la marginalidad en origen, actuando como válvula de escape y cortina de humo frente a posibles estallidos sociales. Con este tipo de maniobras, el Reino alauita demuestra su total falta de escrúpulos para aprovechar la miseria y subdesarrollo que su propio sistema económico-social neoliberal y feudal genera sobre los sectores populares marroquíes. Sólo consideran a sus súbditos -que no ciudadanos- como carne de cañón a utilizar para mantener sus privilegios oligárquicos y consolidar su expansionismo territorial.

Desde IPC tenemos muy claro que no se debe caer en el error ingenuo o interesado de culpabilizar a las víctimas de la sobreexplotación laboral y la exclusión social sufrida por millones de magrebíes que se ven empujados a la emigración, como única forma de supervivencia. Sólo están ejerciendo su Derecho a emigrar en busca de un vida mejor, reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y merecen toda nuestra solidaridad y respeto.

PATADA DE EEUU AL TABLERO DE LA LEGALIDAD INTERNACIONAL. El reconocimiento español de la supuesta marroquinidad de su ex-colonia cerraría el círculo de los planes de Rabat, tras decantarse ya EEUU en tal sentido, entre otros motivos, como compensación al establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. Pero este absoluto desprecio del proceso de descolonización auspiciado por la ONU, responde -sobre todo- al interés de Washington en dar una patada al tablero de la actual legalidad multilateral, al no resignarse a su pérdida de influencia mundial en favor de otras potencias que configuran el actual escenario multipolar internacional.

Más concretamente, en el Noroeste africano, su alianza con Marruecos trata de contrarrestar la creciente influencia de China en nuestro continente, con el establecimiento de la base del AFRICOM en Tan Tan, frente a Canarias, para controlar el Sáhara y el Sahel, y la proliferación de maniobras conjuntas aeronavales y terrestres, como las de la VI Flota USA a mediados del pasado marzo frente a su costa Sur y Noreste de Canarias, o las previstas para junio en el Sáhara, llamadas “León Africano”, como otra vuelta de tuerca desafiante de la legalidad internacional, al realizarse en un TNA pendiente de descolonización, y bajo mandato del Consejo de Seguridad de la ONU.

CONTENCIOSO HISPANO MARROQUÍ Y DEBILIDAD ESPAÑOLA. La pugna de intereses entre España y Marruecos tiene muchos frentes, comenzando por las demandas territoriales de Rabat sobre los enclaves africanos de Ceuta, Melilla y el Peñón de Vélez de La Gomera, las Islas Chafarinas y los islotes de Alhucemas, Layla y Perejil. Respecto a sus reivindicaciones jurisdiccionales marítimas, en lo referente a dichas posesiones norte africanas parten del nulo reconocimiento de la soberanía española, trazando sus líneas de base rectas en el Mediterráneo desde puntos de base situados en territorio hoy español, como Punta Almina en Ceuta o islas del Congreso y del Rey en Chafarinas, y encerrándolas en las aguas interiores marroquíes.

Continúan sin delimitar la mediana entre las costas atlánticas de ambos países al oeste del Estrecho, la del propio Estrecho y la del Mediterráneo hasta Argelia. Respecto a la delimitación de la mediana entre los espacios marinos generados por la costa del Sur de Marruecos -hasta la frontera Norte del Sáhara Occidental- y los generados por Fuerteventura y Lanzarote, Rabat en una de las dos leyes aprobadas en diciembre 2019 eliminó la mediana equidistante, que estaba contemplada por su ley anterior de zona económica exclusiva de 1981, dejando pendiente de negociar una mediana equitativa que pretenden desplazar lo más posible hacia el Oeste. Y como correlato de su ocupación del Sáhara pretenden delimitar sus espacios marítimos, que se solapan con los generados por las Islas, incluyendo -en este caso- las ampliaciones de la plataforma continental, zonas muy ricas en nódulos polimetálicos, tierras raras pesadas y minerales estratégicos de gran demanda para las nuevas tecnologías, sobre todo en la Unión Europea (UE), altamente dependiente de los mismos. A estas controversias territoriales y jurisdiccionales, se añaden otras como la competencia en la UE de sus producciones hortofrutícolas, cuyas concesiones a Rabat han arruinado al sector hortícola canario; y el tráfico de drogas a Andalucía, siendo Marruecos primer productor mundial de hachís.

En dicha confrontación poliédrica la posición negociadora española no puede ser más débil. Por una parte, Rabat tiene la llave de la llegada a Europa de buena parte de la migración irregular africana, incluida la suya propia, lo que maneja según su conveniencia en cada momento; no siendo menos importante el fenómeno yihadista marroquí, que ya ha tenido consecuencias muy graves en España. Y por otra, es evidente la dependencia de la pesca andaluza del caladero marroquí hasta Kenitra, mientras otra parte importante de la flota depende del caladero saharaui administrado de facto por Marruecos. O las cuantiosas inversiones españolas, cuya rentabilidad debe garantizarse.

Esta debilidad negociadora pretenden enmascararla con su condición de miembro de la Unión Europea, que evitaría los desmanes de Rabat bajo amenaza de retirarle sus ayudas. Pero más allá de las declaraciones grandilocuentes de Bruselas, es muy notorio que -en la vida real- siguen practicando su habitual política de chantajes a su antojo. No en vano cuentan con muy buenos amigos como Francia, sin olvidar su privilegiada relación con EEUU en plena luna de miel geoestratégica, como hemos visto. Paradigmática es la inutilidad del Fallo del Tribunal de Justicia de la UE de 2016, sentenciando que “El Sahara Occidental no forma parte de Marruecos” y la ilegalidad de la aplicación del Tratado de Asociación con la UE en dicho territorio y sus aguas.

LA ESCASA FIABILIDAD HISTÓRICA DE LA CORONA ESPAÑOLA Y EL FRANQUISMO. Pero no se trata sólo de reconocer la debilidad española frente a Marruecos, sino también de constatar que Canarias siempre termina pagando las consecuencias, como moneda de cambio, para compensar los desacuerdos hispano marroquíes. Recordemos el desmantelamiento de nuestro sector pesquero, tanto a nivel extractivo como de la industria conservera, con grave retroceso de nuestra actividad portuaria o la citada desaparición del sector tomatero por las concesiones otorgadas a las exportaciones marroquíes. También el silencio cómplice de Madrid, que no se atreve a depositar una mísera Nota Verbal ante la ONU por la aprobación de nueva leyes marroquíes que pretenden usurpar nuestros derechos marítimos. No en vano, la compra-venta de pueblos, ha sido práctica histórica habitual de la Corona española en sus posesiones de Ultramar.

La Florida fue vendida a EEUU en 1819 por 5 millones de dólares, tras colaborar previamente en sofocar la proclamación de independencia de 1817 del pueblo Seminola y criollo, auspiciada por Simón Bolívar. Cuba y Puerto Rico son entregadas a EEUU y no a las fuerzas nativas que aspiraban a la independencia, en 1898 con la firma del Tratado de París, en el que España aceptó garantizar el respeto de las propiedades de los peninsulares españoles en Cuba pero no las de los canarios. En Ciares (Puerto Rico), el ejército español, después de rendirse a EEUU, aplastó la proclamación independentista portorriqueña. Filipinas y Guam son vendidas a EEUU en 20 millones de dólares, incluyendo a Puerto Rico. Marianas, Carolinas y Palaos se vendieron a Alemania por 25 millones de pesetas en 1899. Más recientemente, el pueblo saharaui es entregado a Marruecos y Mauritania en 1976.

Traiciones infames obra de gobiernos españoles tanto conservadores como liberales, siendo la extrema derecha franquista la mas cobarde y entreguista frente a la monarquía alauita en el Sáhara, sin olvidar que el Golpe de Estado fascista contra la República comenzó con tropas reclutadas en Marruecos, a quienes se dio patente de corso para el pillaje y ensañamiento con las mujeres y niñas españolas de las zonas republicanas sometidas. Tal es la fiabilidad “patriótica” de los actuales cachorros herederos del Franquismo. Es obvio que con tales antecedentes penales de la Corona española, obligado es plantearnos si le conviene a Canarias mantener un “abogado” que trabaja para la parte contraria o sería mejor gestionar directamente nuestros asuntos. Quizá el pueblo saharaui pueda aconsejarnos sobre ello…

URGE SALIR DEL FUEGO CRUZADO HISPANO MARROQUÍ: LA PINTADERA

DE LA DIGNIDAD CANARIA COMO ALTERNATIVA. Canarias debe dejar de ser almoneda entre España y Marruecos, además de un instrumento para potenciar el escaso protagonismo internacional del Estado, quenos utiliza como gendarme del Bloque Imperialista en el Noroeste africano, a costa de poner en riesgo nuestra seguridad y vocación de pueblo pacífico, solidario y amante de la cooperación al desarrollo con nuestros vecinos. Para ello nos urge salir del fuego cruzado hispano marroquí, dejando de ser objeto de sus cambalaches, para convertirnos en auténtico Sujeto de Derecho Internacional.

Es necesaria una confluencia amplia de los sectores populares canarios en torno a un Programa Nacional Democrático que salvaguarde nuestra Dignidad como Pueblo. Tal como recoje la Resolución ONU 742 (VIII), Considerando #6, “la manera de llegar a ser plenamente autónomo es primordialmente por medio del logro de la Independencia”, pero es posible, en aras de esa confluencia nacional popular democrática, alcanzar otras formas transitorias de plenitud de gobierno propio, “Si ese acto se realiza libremente y sobre la base de absoluta igualdad”. Los Ejes Fundamentales de dicho Programa común, que propone Iniciativa Popular Canaria, se plasman en LA PINTADERA DE LA DIGNIDAD CANARIA, cuyo gráfico adjuntamos y se concretan en:

Dotarnos de una Plena Autonomía Interna (PAI) que nos permita un modelo de desarrollo autocentrado y diversificado en función de nuestras auténticas potencialidades y al servicio de los mayoritarios intereses populares, con nuestra integración -como Parte- en la Convención sobre el Derecho del Mar para delimitar nuestros espacios marinos, incluidas las Aguas Archipelágicas, y un Estatuto de Neutralidad que haga valer la decisión mayoritaria canaria del NO A LA OTAN. Tal demanda requiere cambiar nuestro actual régimen fracasado de RUP en la UE por un Acuerdo de Asociación, como País y Territorio de Ultramar (PTU), fuera de la Unión Aduanera. En dicho nuevo marco jurídico, es posible aprobar una Ley de Residencia Canaria que regule la excesiva presión demográfica sobre nuestro escaso y frágil territorio, complementando nuestra no pertenencia a la Unión Aduanera con la eliminación de la libre circulación de personas no residentes en Canarias, de cualquier procedencia, y regulando de forma sostenible la llegada de transeúntes. Estatus migratorio especial para Canarias que dejaría de ser atractiva para las mafias que trafican con migrantes que aspiran llegar al territorio de la UE. Todo bajo la protección de la Comunidad Internacional, con la próxima Declaración del Archipiélago de Canarias por la ONU como Territorio No Autónomo (TNA #18), con Derecho a decidir su futuro como Pueblo diferenciado, a instancias del MPAIAC como Movimiento de Liberación reconocido por la Unión Africana.

En el Archipiélago de Canarias a 28 de mayo de 2021

Comisión Promotora de INICIATIVA POPULAR CANARIA-IPC

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »