Felipe de Borbón: menos palabras, más hechos

0 0
Tiempo de lectura:4 Minutos, 18 Segundos

Las expectativas -al menos, las mías- sobre qué iba a decir y, sobre todo, lo que no iba a decir, Felipe, jefe de estado heredero de la dictadura, se han cumplido en toda la línea. Sin embargo, el texto del mensaje homilía real en la navidad de 2014 demuestra la doblez de un personaje que asume todos los vicios de un estado de derecha que hace de la mentira un sistema político. Estas palabras son, como todo lo que el mismo Felipe parece querer combatir, una mentira supina, porque lo que dice Felipe no tiene nada que ver con lo que hace

Reconoces Felipe, que las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto. y que  «necesitamos referencias morales a las que admirar, principios éticos que reconocer, valores cívicos que preservar. «que necesitamos un gran impulso moral colectivo». «Y que necesitamos una profunda regeneración de nuestra vida colectiva. Y en esa tarea, la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable.»

Pues nada, hombre. Empieza por tí mismo. Dale a los pueblos que nos encontramos reducidos en tu estado, esas refrenecias morales. Métete en la brega contra la corrupción.

Para empezar, no te prestes al juego inmoral de un gobierno que es gobierno gracias precisamente a esa corrupción que tanto, Felipe, parece irritarte. Ese gobierno paga campañas y cuadros, compra  voluntades y medios, financia campañas electorales, con dinero procedente de esa misma corrupción que tú dices queres combatir.

Por eso, Felipe, la única manera de que tus palabras sean creíbles sería que no las acompañaras con las mismas mentiras con que ese gobierno corrupto pretende justificar su gestión.

Si estás Felipe, contra la corrupción, no puedes ir por el mundo, y hacerlo también en este mismo mensaje tuyo de ahora, diciendo  «las principales magnitudes macroeconómicas están mejorando y que hemos recuperado el crecimiento económico y la creación de empleo. Estos datos son una base nueva para la esperanza de que, en el futuro, puedan generarse de forma sostenible muchos más empleos y, especialmente, empleos de calidad. «

Decir esto, Felipe y tú lo sabes y si no sabes, entérate, es una falacia total. Las magnitudes macroeconómicas están amañadas y es falso de toda falsedad que se esté construyendo empleo en este estado de derecha que heredaste y que pretendes justificar. No hay más empleo. Hay más contrataciones temporales, más afiliaciones a ls seguridad social de la misma gente. con lo que una persona que se ha despedido aparece inmediatamente de manera repetida, en la estadística.

Si quieres, Felipe  «proteger especialmente a las personas más desfavorecidas y vulnerables. Y para ello debemos seguir garantizando nuestro Estado de Bienestar, que ha sido durante estos años de crisis el soporte de nuestra cohesión social, junto a las familias y a las asociaciones y movimientos solidarios. Algo de lo que debemos realmente sentirnos orgullosos.» no apoyes a un partido corrupto -lo dicen los jueces, no solamente yo- que está pulverizando el Estado de Bienestar, que está persiguiendo a quienes defendemos a las asociaciones y movimientos solidarios, con cuya mención tú te llenas la boca.

Es sabido, Felipe, que la Constitución te asigna un papel equidistante, que no puedes adoptar posiciones partidistas. Pues ahí tienes una fantástica manera de cumplir con tu función y así no prestarte al juego del partido corrupto: No te pongas al lado de la mentira.  Manténte al margen de ese gobierno corrupto.

¿Quieres, Felipe, como dices «Regenerar nuestra vida política, recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, garantizar nuestro Estado del Bienestar y preservar nuestra unidad desde la pluralidad son nuestros grandes retos.»? ¿Quieres «poner al día y actualizar el funcionamiento de nuestra sociedad democrática y conseguir que los ciudadanos recuperen su confianza en las instituciones.»? ¿Quieres hacer honor a lo que sostienes hablando de Cataluña, que «Los desencuentros no se resuelven con rupturas emocionales o sentimentales. Hagamos todos un esfuerzo leal y sincero, y reencontrémonos en lo que nunca deberíamos perder: los afectos mutuos y los sentimientos que compartimos.»

Pues nada, lo deberías tener claro. Para conseguir todo eso, da un paso adelante: demuestra que tu seguridad es cabal, que tienes confianza en el apoyo de la gente. Apoya las demandas que se multiplican por todo este estado que heredaste; propón tú que se hagan las consultas sobre el sistema de gobierno, sobre la Constitución, sobre la autodeterminación, sobre la actividad petrolera cercana a Canarias.

Mientras tanto, Felipe, mientras sostengas las mentiras de un gobierno corrupto y mientras no apoyes el derecho de la gente a que se conozca de manera certera, sin dudas, su opinión sobre asuntos trascendentales, no vas a ser creíble en absoluto.

En cambio, si te atrevieras a ser tú quien proponga todas estas consultas, te reivindicarías y te sacudirías el estigma de ser el heredero de una dictadura franquista. Pero no lo vas a hacer. Y te diré por qué no lo vas a hacer. Porque corres el riesgo de seguir la senda de tu bisabuelo. Porque no estás nada seguro de contar con el apoyo de los pueblos cuya confianza pretendes concitar.

Qué magua. Qué manera de engañar, Felipe.

por Chema Tante

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »