Cristopher Marrero Galvan: “Del cine y la película”, “donde no hay ideas hay ocurrencias” y “personajes que ya empiezan a actuar de manera mafiosa”

El hecho que el Ayuntamiento de Valle Gran Rey completase la operación de compra de la parcela del cine viejo, casi tres años después que como alcalde presidente yo inicié el expediente, es una muy buena noticia para el municipio de la que no podemos menos que alegrarnos todos.

Ahora bien, a este gobierno que se ha especializado en los tres últimos años en tratar de terminar los muchos proyectos que nosotros dejamos en marcha, la mayoría sin éxito, y al que no se lo conoce, como era previsible después de la experiencia de la legislatura anterior, ninguna otra iniciativa o proyecto digno de mención.

Ahora le ha entrado la prisa por las presentaciones. Esto es lo que Revilla, Presidente de Cantabria, llama “la berrea”, ese momento en que a pocos meses de las elecciones comienzan, unos a cantar y otros a encomendarse.

Me parece, dado que se especializan en copiar pero no entienden el objetivo de las ideas propuestas ni tampoco tienen  un proyecto de futuro para Valle Gran Rey, que es conveniente exponer por qué se planteó la operación de compra y qué se pretendía con ella.

En primer lugar. Un Ayuntamiento no es un banco.

Cuando un Ayuntamiento empieza a acumular millones de euros en remanentes es que algo se está haciendo rematadamente mal. Es lógico mantener un nivel razonable de recursos de reserva disponible pero en Valle Gran Rey esa cifra superaba en aquel momento los 8 millones de euros, máxime después de una legislatura 2015-2019 en que antes de enamorarse y afiliarse, ASG y PD formaban un gobierno en un continuo y profundo desencuentro, luego en 2020 llegaría el amor y el matrimonio que el próximo mes de mayo pasará por el altar de las urnas a ratificar sus votos (fundamentalmente de pobreza para Valle Gran Rey).

Por eso era el momento ideal de adquirir suelo. La vivienda pública, los centros sociosanitarios, las infraestructuras municipales, los centros deportivos, los parques, los centros de salud, los tanatorios, etc.… todas ellas infraestructuras necesarias para Valle Gran Rey requieren disponer de suelo público para su ejecución y no teníamos. Tantos años y ni un sólo metro cuadrado de suelo público disponible.

En segundo lugar. Los mayores merecen más.

Nuestro objetivo al iniciar el expediente nunca fue la construcción de un nuevo centro sociosanitario en ese lugar. ¿Por  qué? Pues porque no creemos en un modelo obsoleto, arcaico y anticuado, creíamos que los mayores de Valle Gran Rey merecían un centro de lujo, ubicado en la parte baja del municipio, cerca del mar y de las zonas más abiertas y amplias, un centro amplio, con extensas zonas verdes, con piscina y con instalaciones sanitarias adecuadas. Un centro en definitiva que fuera un pequeño complejo, tan atractivo que tuviera la capacidad de atraer a turistas sénior de gran poder adquisitivo, durante amplias temporadas, contribuyendo así a generar una fuente de ingresos suficiente para reinvertir todo en dotar actividades y servicios para nuestros y nuestras mayores.

También planteábamos el traslado del Centro de Salud a un emplazamiento más accesible y adecuado, destinando el actual edificio a otros usos más acordes pero claro, todo esto formaba parte de un plan, de una visión de municipio que va más allá del mayo de cada cuatro años o de la improvisación como estilo.

En tercer lugar. La desidia urbanística.

Durante el año de nuestro gobierno, inicié el expediente de redacción del nuevo Plan General de Valle Gran Rey. Tres años después no han movido ni un dedo. ¿Por qué? ¿A quién beneficia que Valle Gran Rey no avance mientras se cierne sobre é la amenaza de la especulación?

La nota de prensa define la parcela como la única del municipio clasificada como de uso Sanitario Asistencial. Pero nadie se ruboriza, nadie se pone ni mínimamente colorado cuando dicha clasificación de suelo  se corresponden con unas Normas Subsidiarias del año 1989.

¿Sabían ustedes que, por ejemplo, en determinado suelo urbano residencial, no se pueden  hacer sótanos?  Pero en zonas consideradas como zonas verdes, aparentemente, según los planes del propio Ayuntamiento sí.

¿Sabían que una importantísima parte de la franja costera que, con el pretendido deslinde marítimo terrestre de Costas, ocuparía la primera línea de costa es Suelo Rústico? ¿Imaginan que pasará con ese suelo luego?

¿Sabían que las propias Normas Subsidiarias aconsejaban la realización de un Plan de depuración y vertidos de aguas residuales?  ¿Se ha hecho?, Se ha pensado siquiera en ello.

Sabían que las propias Normas Subsidiarias contemplan compensaciones para los vecinos y vecinas de Taguluche y otros caseríos por su realidad  diferencial. ¿Se ha hecho algo al respecto?

Mientras no se hace nada por ordenar el territorio propio para los vecinos y vecinas de Valle Gran Rey se plantean con nocturnidad y alevosía, muelles deportivos, aparcamientos subterráneos, Avenidas y demás en las que para nada se ha tomado en cuenta el sentir general de este municipio.

En fin; donde no hay ideas hay ocurrencias.

En cuarto lugar. Gobernados desde fuera.

Probablemente en estos días usted habrá recibido una carta firmada por la Jefa de Negociado (puesto inexistente), y donde el “Ayuntamiento de Arico” dice contar la información necesaria para iniciar expediente de comprobación limitada en el que pretende cobrarle, áreas de carga y descarga, entrada de vehículos o reservas de aparcamientos exclusivos. Una carta con un tono poco elegante, de la que quienes gobiernan dicen no saber nada (como recordatorio el área de Hacienda y recaudación es competencia del alcalde) y que es una verdadera burla a la ciudadanía de este municipio. Eso sin hablar de requerimientos de información a comercios locales que debe obrar en el propio Ayuntamiento.

En quinto lugar. La ocupación.

En este escenario, los turistas, visitantes del municipio, y  vecinos y vecinas de Valle Gran Rey  asistimos con estupor a un episodio de ocupación sin igual. No veo nunca a los concejales, ni a los consejeros de este municipio caminando, no les veo en las calles y las plazas ocupadas, ni en los espacios naturales protegidos que se han convertido en residencia habitual de determinados personajes que ya empiezan a actuar de manera mafiosa. No veo que se actúe ante la proliferación de actividades ilegales en espacios públicos, ante las acampadas y asentamientos, ante la oleada de robos en comercios y establecimientos, no veo nada, sólo permisividad y un sentimiento de malestar creciente y de rechazo absoluto a cuanto está ocurriendo en Valle Gran Rey.

 

Extraído de la red social Facebook, Cristopher Marrero Galvan

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »