0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 58 Segundos

Jennifer Jiménez/Canariaahora/eldiario.es

 

 

Canarias ha aprobado este miércoles con mayoría absoluta, también con el voto favorable del PP, su ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales. Se trata de una norma que los grupos parlamentarios han calificado de histórica y que amplía derechos para las personas trans. «Canarias está orgullosa», ha afirmado la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana en un Parlamento emocionado. La nueva norma avanza hacia la autodeterminación de género y despatologiza a las personas trans, a las que no se les requerirán informes psicológicos para acreditar su identidad.

«Con la ley trans, Canarias se convierte en un referente, no solo en España, sino también en toda Europa. Con esta ley vamos a lograr que mucha gente viva mejor, gente que ha sido históricamente discriminada, personas que han visto durante mucho tiempo sus derechos relegados, por eso hoy es un día de celebración, porque todas esas personas van a tener hoy más derechos que ayer», subrayó Santana.

El diputado del PSOE Omar López pidió disculpas en nombre de su partido por haberse tardado tanto en aprobar esta ley y reconoció el cambio en el sentido del voto del PP de Canarias, que en principio iba a abstenerse (como hizo hace dos semanas con el texto de la ley) y que este miércoles finalmente ha votado a favor. «Somos conscientes de que todavía falta por caminar y recorrer», afirmó la diputada del PP Luz Reverón, que ha añadido que gracias al proceso de redacción de este texto se ha podido acercar más al colectivo LGTBi y a las personas trans. Además, apuntó que que «estamos legislando para un modelo de sociedad, no para un colectivo». No obstante, sí recalcó que se trata de una ley que se aprueba dentro del ámbito competencial ya que hay aspectos que no podrá regular como los cambios en el DNI.

 

La ley ha sido aprobada con un total de 66 votos emitidos, ningún voto en contra y ninguna abstención. El presidente del Parlamento, Gustavo Matos, visiblemente emocionado por la unanimidad en la Cámara, pidió a los medios de comunicación que esta noticia tuviera relevancia en sus espacios. Además, una vez realizada la votación, la Cámara se llenó de aplausos con la mirada puesta en personas de diversas asociaciones LGTBi y referentes en la lucha que se encontraban presentes en la tribuna.

«Gracias a todos los grupos por su sensibilidad, a mi antecesora, Cristina Valido y también al equipo actual de la Consejería por tener la capacidad de reconocer que quien debía liderar esta ley y jugar un papel protagonista eran los colectivos», recalcó la consejera de Derechos Sociales, que insistió en que «este logro» es de ellos.

Los partidos que componen el Gobierno de Canarias han respaldado el avance que supone esta aprobación. «La Ley reconoce el derecho a ser aquello que sentimos», subrayó Carmen Hernández (Nueva Canarias), que celebró que la comunidad se vuelve a colocar así como «pionera» en derechos y libertades. «Hoy somos una sociedad mejor» y «decimos adiós al miedo y sí al progreso». Así mismo, apuntó que la norma recoge también sanciones para que aquellos que discriminen a las personas por su identidad de género. La diputada María del Río (Sí Podemos Canarias) consideró que se ha hecho justicia después de tantos «años de sufrimiento, discriminación, exclusión y penalización». Además, Melodie Mendoza (ASG) hizo hincapié en que la norma despatologiza a las personas trans. El socialista Omar López recordó además a pioneros en la lucha como Pedro Zerolo o Carla Antonelli.

En la oposición, la norma también contó con respaldo. Además del cambio de voto del PP, Coalición Canaria validó la ley y el diputado Jesús Alexander Machín remarcó que su partido representa un «nacionalismo inclusivo y sin fisuras» y valoró que «cuando las personas nos ponemos por encima de las ideologías, todo es muy fácil». La diputada de Ciudadanos, Vidina Espino, incidió también en que cada persona es libre para definirse y sentirse como quiera.

Los cambios que llegan con la nueva ley

El objetivo de la norma es regular la libre “autodeterminación de la identidad y expresión de género” de las personas, el desarrollo de la personalidad acorde a la identidad y expresión de género “libremente manifestada, sin sufrir presiones o discriminación por ello”. Por ello, el texto detalla que las personas tendrán derecho a ser tratadas conforme a su identidad y expresión de género en los ámbitos públicos y privados, y, en particular, a ser identificada y acceder a una documentación acorde con dicha identidad. Del mismo modo, se trabajará para que se establezcan medidas que garanticen y protejan el ejercicio pleno de esa libre autodeterminación del género en todos los ámbitos; desde el laboral a la Sanidad o la Educación, entre otros. Garantizar el derecho a una atención integral, promover políticas que faciliten su integración y la no discriminación son otras de las máximas.

Canarias establece que bastará con que la persona interesada manifieste expresamente por sí misma o por sus representantes legales, su identificación como mujer, hombre o persona no binaria, así como el nombre por el que se identifica caso de no coincidir con el expresado en la documentación oficial obrante en el procedimiento. ¿Y el DNI o pasaporte? Sobre este documento, se especifica que “cuando por la naturaleza de la gestión administrativa se haga necesario registrar o mostrar públicamente los datos que obran en la documentación oficial expresada, se recogerá el número de esta, las iniciales del nombre legal, los apellidos completos y el nombre elegido por razones de identidad de género, evitando situaciones de sufrimiento o discriminación”.

El Archipiélago ya contaba con una ley trans desde el año 2014, pero las asociaciones LGTBi solicitaban desde hacía años una revisión de la misma para adaptarla a la nueva realidad ya que desde 2018 la Organización Mundial de La Salud (OMS) considera que la transexualidad no es un trastorno mental. La principal diferencia del anterior texto con el actual es que en la nueva norma no se exige que las personas trans tengan que acreditar ante las administraciones públicas su identidad mediante informes psicólogos. En la de hace siete años se solicitaba un informe que detallara que la persona carecía de patologías que le “induzcan a error” en cuanto a la identidad de género y se les pedía que demostraran que presentaban “una disonancia estable y persistente durante al menos seis meses, entre el sexo morfológico de nacimiento y la identidad de género sentida por el/la solicitante”. Ahora, no se necesitarán dichos informes para acreditar la identidad.

Se trata además de una ley integral que abarca desde el empleo a la Sanidad o la Educación. Así mismo, incluye sanciones por discriminar a estas personas, por trato vejatorio, entre otras. La ley es contundente al manifestar que ninguna persona podrá ser objeto de discriminación, acoso, penalización o castigo por motivo de su orientación sexual, identidad de género, expresión de género y sus características sexuales. Además, subraya que todas las personas tienen derecho a la privacidad, incluyendo la de optar por revelar o no la propia identidad de género o características sexuales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »