Bomberos forestales piden al Gobierno canario su reconocimiento y la solución a la precariedad

0 0
Tiempo de lectura:4 Minutos, 4 Segundos

Afirman que existen cinco islas con competencias pero seis modelos distintos


 

Bomberos y bomberas forestales de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras Canarias (FSC-CCOO) exigieron este viernes al Gobierno canario el reconocimiento de su categoría profesional y que ponga fin a la situación de precariedad en la que se encuentra.

El colectivo recuerda que, en la actualidad, siguen en el “limbo” derivado de la falta de regulación en esta materia en Canarias. Así, en cada isla se ha ido desarrollando un modelo que dificulta la coordinación y desarrollo de competencias de las leyes estatales y que permitirían una mejor gestión.

Señalan que, hoy, existen bomberos forestales en La Gomera, La Palma, Gran Canaria, Tenerife y el Hierro, además el propio Gobierno de Canarias suma otra unidad de intervención llamada EIRIF y cada una de las islas y el propio Gobierno han ido desarrollando modelos distintos, como la gestión directa del Cabildo de Gran Canaria para toda la plantilla o el híbrido de gestión directa e indirecta de otras islas.

Por consiguiente, la situación que se está generando son cinco islas con competencias en incendios forestales con seis modelos totalmente diferentes, lo que implica falta de operatividad, eficacia y coordinación que afectan de manera directa a la ciudadanía y los espacios naturales.

Reconocimiento de categorías

Los marcos normativos estatales, que han abierto la puerta de una mayor coordinación y mejoras de las condiciones laborales de los bomberos y bomberas forestales, siguen sin ser reconocidos por la Comunidad canaria. Estas normas son el RD 1591/2010, de 26 de noviembre, por el que se aprueba la Clasificación Nacional de Ocupaciones 2011 (CNO-11) y que otorga bajo el código 5932 la categoría de Bombero y Bombera Forestal y con los cuales se acabarían muchos de los problemas de carencias profesionales y disparidad de contratos que pasan desde peón de obra a contratos de cualquier índole, con un alto grado de precariedad económica e inestabilidad laboral.

Las consecuencias directas son, por ejemplo, que no se les reconoce la jubilación anticipada, la falta de vacunación del covid-19 en el grupo 6, que es la de bomberos y bomberas, además de todas aquellas que tienen que ver con esta actividad que si se reconocen a otros.

También debe ser resuelto el reconocimiento y aplicación de la Ley de Prevención y Riesgos Laborales en materias de cancerígenos, exposición al amianto, equipos de trabajo, formación y equipos de protección individual de manera transversal como al resto de bomberos, además de la adecuación del puesto y segunda actividad.

Actuación de los Servicios de Prevención y Extinción de Incendios Forestales

Otras de las cuestiones que, a juicio de FSC-CCOO, se deben resolver con una ley canaria propia es la aplicación de las funciones recogidas y descritas en el RD 1031/2011, de 15 de julio, por el que se complementa el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales mediante el establecimiento de tres cualificaciones profesionales de la familia profesional Seguridad y Medio Ambiente. En este documento se establece como funciones de propias de la actividad las de “planificar, coordinar, y/o realizar labores de prevención, detección y extinción de incendios forestales, así como informar a la población sobre los mismos y apoyar en las contingencias en el medio natural y rural además de asistir como primer interviniente en caso de accidente o situación de emergencia, hasta la llegada de los servicios que tengan competencias directas en la materia”.

De esta manera los Servicios de Prevención y Extinción de incendios Forestales pueden actuar ante emergencias más allá que las de los propios incendios forestales y por tanto colaborar bajo el mando y la dirección de los Bomberos urbanos en situaciones de grave riesgo, calamidad pública, Fenómenos Meteorológicos Adversos (FMA), riesgo vulcanológico, activación de los planes de emergencias territoriales e insulares etc.

En la práctica esto servirá para que cada isla pueda reforzar la actuación en caso de una emergencia extraordinaria y los bomberos y bomberas forestales pueden dar apoyo a los servicios de emergencias de cada isla como pueden ser los Consorcios de Bomberos o diversos ayuntamientos que mantienen las competencias en materia de emergencia desde una visión integrada y coordinada que permitiría establecer procedimientos de actuación conjunta y de apoyo que tienen como fin reestablecer la normalidad y atajar los efectos de una situación extraordinaria conforme la aplicación de la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil.

Por todas estas razones desde la Agrupación de Bomberos y Bomberas de CCOO se solicita que el Gobierno de Canarias se comprometa a establecer una línea de diálogo e interlocución para la negociación de una ley de Servicios de Prevención y Extinción de Incendios Forestales y Apoyo a Contingencias en el Medio Natural y Rural, que puedan recoger todas estas cuestiones que facilitarían la coordinación y eficacia de este servicio, así como la mejora laboral de quienes lo prestan.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »