mié. Jun 19th, 2019

Volver al futuro para salvar La Gomera

Hoy se habla mucho de crisis, del paro, de corrupción y de la falta de democracia. Y se habla del trabajo duro de los tiempos pasados, del hambre, de la miseria y de la dictadura.

¿En qué sentido hemos realmente avanzado? Es cierto que hubo un tiempo de bonanza, en el que había tanto dinero que nuestros dirigentes políticos no sabían dónde emplearlo.

Fueron los años de prosperidad que crearon el mito Casimiro Curbelo. Dice la leyenda que Casimiro ha hecho mucho por La Gomera, ha ayudado mucho a la gente.

¿Él ha gastado su propio dinero o ha sudado ayudando a los necesitados? No. Él ha cobrado un buen sueldo por trabajar como empleado de la ciudadanía, repartiendo dinero público (y muchos dicen que a veces de forma poco imparcial). Ya la vaca gorda se fue de la isla, el pesebre está vacío. La gente ha comido el pan que Casimiro repartió. Y muchos ya no saben ganarse su vida.

Los políticos en general, no solo Casimiro, se han olvidado de la base creativa y regenerativa de nuestra sociedad. La economía solamente ha funcionado gracias a las subvenciones.

Ahora hablan nuestros dirigentes del desarrollo sostenible sin saber, ni querer considerar en profundidad, lo que realmente significa este concepto.

Desarrollo sostenible significa vida basada en recursos y consumo en ciclos auto regenerativos. Suena más fácil y algo familiar si lo explico con un ejemplo de nuestra vida de antes: la vaca comía la hierba; daba leche, carne y cuero; abonaba y araba la tierra y se reproducía. Y nuevamente comenzaba el ciclo. Un ciclo perfecto sin basura ni contaminación.

Pero la vida era dura y complicada: mucha gente para poca tierra disponible, la obligación para los medianeros de entregar la mitad de la cosecha, la arbitrariedad de los caciques… La mayoría de los campesinos no disponían de maquinaria para aliviar ciertos trabajos y tampoco había suficientes medios de transporte y de comunicación.

Hoy nos sobra terreno abandonado, hay toda clase de maquinaria para levantar muros y transportar carga, incluso para zonas de muy difícil acceso. Hay nuevas tecnologías y utensilios para la agricultura ecológica. Tenemos Internet rural que llega a cualquier rincón. Hay equipos para generar energía renovable en los lugares más remotos de la isla. Existen tecnologías para convertir por ejemplo caña y pitera en papel o elementos para la construcción. Bio depuradoras, gasificadores de biomasa, instalaciones fotovoltaicas, coches eléctricos, reforestaciones, turismo rural (pero de verdad)…

Lo que falta es la voluntad de volver la cabeza hacia lo que dejamos, y renovarlo. La vida es cambio, evolución permanente, pero no lineal sino en ciclos. Lo que ha funcionado hay que recuperarlo y combinarlo con el avance tecnológico. Una sociedad necesita una amplia base sólida como una pirámide.

No es que todos tengamos que ponernos ahora a labrar la tierra, pero tampoco todo el mundo puede ni debe trabajar en oficinas. Necesitamos la diversidad de muchas actividades económicas.
Volver al futuro es analizar el pasado y cómo ha sido nuestro camino hasta ahora, para crear soluciones que posibiliten un verdadero desarrollo sostenible hacia el futuro.

Necesitamos la creatividad, la voluntad y la buena fe de los gomeros para tomar las decisiones que permitan cambiar su vida. No nos equivoquemos: el dinero es un valor ficticio de confianza que generamos todo como sociedad. El dinero no lo aportan los políticos.

¡Ningún político jamás ha alimentado ni a un solo ciudadano, nosotros alimentamos a los políticos!
Ya es la hora de la segunda transición. Democracia significa: el pueblo gobierna. Mandemos los políticos a trabajar (por nosotros).

Ralf Zinke,

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »