mié. May 22nd, 2019

Vallehermoso (Gomera), el rocambolesco arribo de su primer coche

El primer coche que llegó a Vallehermoso, en las primeras décadas del pasado siglo, no lo conservamos. La falta de cultura etnográfica en el pueblo y en las instituciones dejó que se convirtiera en chatarra hasta desaparecer. Lástima, porque lo que no sobra en estas islas es patrimonio industrial.

A su llegada, era alcalde del pueblo don Pedro Ascanio. No había carretera para salir del casco urbano. El tráfico de personas y mercancías se realizaba por el Guindaste, inaugurado en 1904, junto al Charcho de Juan Sedero. Se trataba de un enorme brazo de hierro que se alongaba sobre el mar. Contaba con un mecanismo similar al de una grúa: subía y bajaba la mercancía en los veleros y vapores caleteros, incluyendo los correíllos negros.

Ese desembarcadero era conocido, durante el Antiguo Régimen, como Puerto de San José y gozaba de una enorme actividad, tanto de cabotaje (exportación de madera, seda, etc.) como de una floreciente industria de fabricación de embarcaciones de mediano tamaño, a principios del siglo XVII.

En el siglo XIX, esta zona ya se conocía como la Bahía de Vallehermoso, temida por los comerciantes, porque al desembarcar perdían mucha mercancía, debido a las grandes piedras de la playa. En el fondo, difícil de contemplar por la turbidez de unas aguas siempre inquietas, reposan reales de plata y cañones de bronce, muchos de ellos pertenecientes al naufragio del odiado La Mosca.

Procesión por una calle de Vallehermoso.

UN COCHE DENTRO DE UNA BARCA

La noticia de que estaba a punto de producirse la entrada del primer vehículo en la isla no era poca cosa. El camino de La Playa se convirtió en un río de gente. Los que habían vuelto de Cuba habían visto algunos coches en La Habana y los comparaban con las locomotoras que atravesaban la isla caribeña. Sin embargo, el público abarrotaba la Playa, sobre todo, porque esperaba, morbosamente, contemplar cómo aquel pesado artefacto se iría al fondo sin remisión.

No obstante, se produjo el milagro. Para admiración de los vecinos, el vehículo, trasbordado del vapor a una caletera, se logró depositar ileso en La Playa. A continuación, fue transportado hasta el pueblo, a una distancia de 3,5 km, a través de un barranco sembrado de grandes piedras que fueron salvadas a base de brazos y de ingenio. No es difícil imaginar la algarabía de quienes acompañaban la extraña procesión con tan mecánico santo.

Alguien me contó que este primer coche casi no tenía una vía por donde circular, pero que su dueño, don Antonio González Martín, se las había ingeniado para ganarse un buen dinero paseando a cuantos noveleros deseaban experimentar la moderna sensación de desplazarse dentro de un vehículo motorizado, a velocidades de vértigo.

Las carreteras se hicieron esperar. Es famoso un artículo periodístico escrito por el poeta Pedro García Cabrera, oriundo de Vallehermoso, en el que pedía, de manera que hoy se nos antoja trágica, una vía de comunicación entre San Sebastián y su pueblo natal. Habrían de pasar muchas décadas antes de lograr ese objetivo. ¡Hasta el ejército de Franco tuvo que desplazarse a pie para poder enfrentarse a los republicanos de Vallehermoso!

Manuel Mora Morales

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »