dom. Sep 15th, 2019

Un estudio apunta que la desaparición del lagarto gigante de La Gomera se debe a causas genéticas

Se considera que la investigación supone una novedad con respecto a la teoría que se manejaba hasta ahora de que la principal amenaza es el hombre y los depredadores

La causa principal de la paulatina extinción del lagarto gigante de La Gomera (gallota bravoana) no es tanto la acción humana o de los depredadores como hasta ahora se creía, sino su progresivo declive genético. Esta especie autóctona de la Isla Colombina vendría atravesando una paulatina decadencia en un arco temporal que abarca entre los 1.200 y los 13.000 años. La investigación ha sido elaborada por estudiosos del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, la Universidad de Algarve en Portugal, el Instituto de Desarrollo Tropical de Panamá, el departamento de Botánica de la Universidad de Oregón y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El estudio se realizó entre los años 2001 a 2005 y fue financiado a través del programa europeo Life 2. Ahora acaba de salir publicado en BMC Genetics y tiene por título “Island survivors: population genetic structure and demography of the critically endagered giant lizard of La Gomera, Gallotia bravoana”. (Supervivientes de la Isla: estructura genética y demográfica de la población de la especie en peligro de extinción, el lagarto gigante de La Gomera).

En su momento el Cabildo de La Gomera dio permiso para la realización de los trabajos que luego se completaron con estudios de microsatélites genéticos. Desde el equipo técnico de Medio Ambiente del Cabildo se indica que del estudio se puede deducir que al contrario de lo que se creía hasta ahora las mayores amenazas del lagarto gigante no ha sido la presión humana o los depredadores, sino su empobrecida genética. En el informe se indica que la actual generación sería la número 230 que sobrevive en medio de un progresivo declive.

La conducta reproductora del lagarto gigante se basa en la poliandria, lo que supone que una hembra está con varios varones a la vez, que éstas tienen una alta capacidad de retención de esperma y que se repiten las paternidades múltiples. Esta conducta sexual ha sido uno de los elementos de mayor peso a la hora de determinar la pobreza genética aunque también ha garantizado su supervivencia.

Los estudiosos que participaron en la investigación, Elena González, Ivania Cerón-Souza, José Mateo y Rafael Zardoya, no han podido sin embargo determinar la influencia que el ser humano ha tenido a la hora de que el lagarto gigante se haya convertido en una especie en peligro de extinción. Probablemente este factor tuvo un peso significativo en los últimos años, pero con anterioridad el principal enemigo externo fue la climatología. En cuanto a internos, y de mayor peso, el propio lagarto lleva dentro de la causa de su desaparición: una genética empobrecida.

“En cualquier caso nuestros análisis determinan que la población salvaje ha estado sobreviviendo largos períodos de tiempo con una escasa diversidad genética y en una pequeña población”, se indica. No obstante, los estudiosos consideran que sería posible recuperar la ancestral diversidad bajo circunstancias favorables. Por ello, se aconseja a los responsables de evitar la extinción de la especie que trabajen en dos líneas paralelas a la vez: por un lado en la población cautiva y por otro devolviendo los ejemplares a su hábitat natural. Una actuación que es la que precisamente está llevando a cabo el Cabildo de La Gomera dentro del plan de recuperación.

Los fósiles encontrados demostrarían también que la paulatina desaparición de la especie fue simultánea a la reducción de su hábitat hasta el punto de limitarse éste finalmente al risco de La Mérica en Valle Gran Rey. Lugar donde fueron identificados hace ya quince años. Los investigadores aseguran haber comprobado que existieron cuatro períodos de tiempo o sucesos históricos que afectaron significtivamente a la especie. Hace diez mil años fueron las oscilaciones climáticas y heladas del Pleistoceno, hace 2.500 la aparición del ser humano a las Islas y los animales domésticos que les acompañaron, hace 500 años fue la llegada de los europeos y el consiguiente crecimiento poblacional y hace un siglo la agricultura intensiva, el uso de pesticidas y el impacto de la urbanización y la degradación de las costas.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »