Socialista por Manuel Fernando Martín Torres

0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 53 Segundos

Llevo un viaje de meses sin escribir un artículo de opinión y me parece que ahora, precisamente ahora, tocaba salir al oreo, y probar con algo cortito.

El epicentro está en Ferraz, pero las sacudidas se sienten en toda España, y habrá, con toda probabilidad, réplicas del terremoto. Sabido es que el PSOE pasa un mal momento, partido que, según los tiempos y por mor de sus propias circunstancias, ha paseado sus siglas a lo largo de la historia reciente con sacrificio, orgullo, episodios de corrupción, sentimiento solidario o triste caricatura de sí mismo. El traqueteo de las noticias y las tertulias, que muchas veces enrarecen más que informan, han focalizado en las últimos meses su atención en ello, y al menos a mí me han virado el cuajo.

Vaya, y lo que se me ocurre decir es que me gustaría tirar un volador por el socialismo, por ser socialista. No me refiero a pertenecer al PSOE, no, de eso no estoy hablando. Ni de ser simpatizante de la Agrupación Socialista Gomera, no, no me refiero a eso. Ni de ser eco-socialista, social-demócrata, o socialista utópico. No.

Más bien tocaría las campanas simplemente para celebrar que uno se pueda sentir socialista a secas. Sin etiquetas políticas ni adjetivos que encorseten el significado de ese pensamiento, de esa idea o sentir: ser socialista.

Entender que el estado, los gobiernos, deben tener un papel redistribuidor de la riqueza, creer en la equidad socio-económica, hincar raíces y crecer en la defensa de principios que hicieron correr sangre en la Revolución Francesa y desgraciadamente en otras contiendas más cercanas en el tiempo, refrendar con una conducta personal coherente y solidaria lo que mantienes cuando se trata de hablar y tienes caliente el pico. Cositas así, son las que entiendo nos llevan a sacar pecho cuando se dice ser socialista.

Hay socialistas rojos, verdes, violetas y de otros colores. Hay mujeres y hombres socialistas. Creyentes y ateos. Gomeros y madrileños.

Detrás de todos hay socialismo. Y si no lo hay deberíamos empeñarnos en que lo hubiera.

Sobra quizá decirlo pero, por si acaso, matizar que entiendo y respeto –como no- que cualquiera pueda, con orgullo pleno, sentirse nacionalista, liberal, moderado, independentista, etc.

 

Manuel Fernando Martín Torres

@mafermarto
mafermarto@gmail.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »