“Síndrome de Burnout o síndrome del quemado”

0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 15 Segundos

0. ¿Qué es este síndrome? ¿Cuántas personas según sus profesiones están quemadas en sus trabajos o profesiones? ¿Qué consecuencias pueden ser para esos individuos, familias, para la eficiencia en la sociedad? ¿Podría deberse mucho fracaso escolar o al absentismo escolar a una variedad del síndrome de Burnout?

1. Suele definirse como cansancio crónico o fatiga crónica o estrés prolongado en el trabajo o en la función laboral de un individuo.

Hasta dónde sabemos no se encuentra incluido en el DSM o Manual de trastornos psicomentales, aunque si es mencionado en la Clasificación Internacional de enfermedades. Sin embargo en el ICD-10 se diagnóstica bajo la forma de neurastenia.

Este síndrome o término o taxonomía fue mencionado por el psiquiatra estadounidense Freudenberger en 1974.

2. Por supuesto la persona que pueda pensar que ha caído o esté rozando este síndrome debe consultar con personal especializado (médicos, psicólogos, psiquiatras).

Por lo general se cree que son más propensos en profesiones de un alto nivel de responsabilidad, y se produce en todas las ramas profesionales sanitarias, en las educativas, en deportistas de élite, en servicios sociales, en profesiones artísticas, etc.

Hasta dónde se conoce parece que incide más en mujeres, estadísticamente, que en hombres.

3. Los síntomas más específicos, puede dividirse en psicosomáticos, conductuales, emocionales, defensivos y por consecuencia entre otros estarían: cefaleas, depresión, estrés, insomnio, absentismo laboral, ansiedad, angustia, disminución del rendimiento profesional, nerviosismo, taquicardia, etc. Aunque evidentemente en cada persona se pueden dar unos síntomas más que otros, o en distinta estructuración o arquitectura…

Hay diferencias entre los síntomas del stress y los del Burnout y a veces se confunden.

4. Al contrario de muchas personas, y desde el punto de vista de un articulista, el que redacta estos párrafos, sabe que sobre todos los temas es imposible conocer en un grado suficiente, pero si sabe que un articulista tiene la obligación de mencionar y redactar sobre cientos de temas o cuestiones, que es imposible para cualquier persona alcanzar un nivel de experto en todos los temas, pero si al menos sirven para intentar analizar algunos aspectos de la realidad, y que los hipotéticos interlocutores reflexionen sobre esas realidades buscando información por su cuenta…

– ¿Por tanto, hacemos la pregunta si quizás disminuiría este síndrome si en las carreras laborales se tuviese más en cuenta, la posibilidad de ir ascendiendo profesionalmente? ¿O dicho de otro modo, podemos encontrarnos con empresas de cien o quinientos o mil empleados, en todos los niveles, y personas con preparación más alta que el trabajo inicial, jamás la empresa se ocupa o preocupa para ver si esas personas pueden ascender de categoría, según su preparación…? ¿Es decir, se tiene a un tanto por ciento de la población, condenada toda su existencia a ocupar puestos de responsabilidad y de trabajo muy bajos según su formación y titulación y dichas empresas podrían ascender a dichos profesionales y están en dicha realidad, diez o veinte o treinta o cuarenta años de su vida laboral…? ¿Existen empresas que jamás piden a sus empleados que entreguen sus curriculum, y con ellos, la gestión de esas empresas puedan invitarles, no regalarles, pero si invitarles a ver si pueden ascender, sea con exámenes o las pruebas que sean necesarias…? ¿Sin negar la contratación de personal externo a y en todos los niveles? ¿Y esto en la empresa privada y también en la pública…? ¿Por lo cual no habría que buscar sistemas para no perder esa riqueza cultural y económica y, en otros aspectos, tanto para las empresas públicas o privadas, pero también para las personas que tienen que soportar esa situación…? ¿Podría esto tener consecuencias, incluso para la vida política o sociopolítica, para los resultados de las elecciones, etc.?

– ¿Habría que plantearse si la organización del trabajo en el mundo, tanto sea en Occidente como en otros continentes no está bien gestionado y organizado…? ¿O si se quiere, si se deberían buscar nuevas maneras o formas de organización del trabajo mundial más eficiente…? ¿En todos los trabajos y profesiones, más de diez mil, según agencias norteamericanas que estudian este tema o esta cuestión…? ¿Siempre que todo trabajo sea legal y suficientemente moral o mínimamente moral y necesario para los seres humanos…?

– Ser más consciente de la necesidad del trabajo, en todos sus niveles y ramas y profesiones, para el bien del ser humano, tanto del que lo realiza, para sus familias, para la sociedad. Aumentar la estima y la valoración del propio trabajo, sea cual sea, siempre que sea legal y moral y necesario para la sociedad… Porque con el trabajo realizamos objetos o damos servicios que hacen el bien y que otras personas necesitan… Todos necesitamos el trabajo de los demás, nosotros ofrecemos el producto de nuestro trabajo a los demás y ellos, nos ofrecen el suyo…

– Buscar morales deontológica profesionales más precisas y que se cumplan. Para que así el trabajo sea más eficiente, pero sea más moral. Es decir, toda persona en su trabajo respete a las otras personas, al cliente, al que necesita sus mercancías o sus servicios…

5. Para no alargar estas reflexiones hay que ser consciente y autoconsciente, que aunque nuestro trabajo sea modesto o de alto nivel es necesario para el bien del resto de las personas y de la sociedad, para el presente e incluso para el futuro… A veces, me pregunto los que realizaron las catedrales o muchos de ellos, los que realizaron los puentes romanos y que todavía permanecen dando una función, no eran conscientes que durante siglos que millones de personas se servirían de ellos, que sus trabajos, quizás no valorados en su tiempo, incluso mal pagados, incluso en algunos casos hechos por esclavos iban a servir a millones y millones de personas…

Por consecuencia, uno se pregunta, si tu trabajo, sea modesto o sea de enorme responsabilidad, siempre afecta a otras personas, pueden ser muchas o pocas, pueden ser unas docenas o centenas o pueden ser millones. Por lo cual, eso nos plantea tener más autoestima de nuestra función laboral y profesional, y que nosotros también ponemos nuestra pequeña huella, sin saber nunca las consecuencias exactas que puedan tener, ni en calidad, ni en cantidad, ni en el tiempo, ni en el espacio, ni sobre nosotros mismos, ni sobre los demás…

http://filosliterarte.blogspot.com.es © jmm caminero (25 julio-05 agosto 2016 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »