Vie. Dic 13th, 2019

Sí se puede advierte de la presencia de rabogato en algunos parajes de la isla

Desde esta formación política se recuerda a las administraciones competentes que el rabogato (Pennisetum setaceum) se encuentra incluida en el Real Decreto 630/2013, por el que se regula Catálogo español de especies exóticas invasoras, y que tiene unas directrices técnicas propias emitidas por el Gobierno de Canarias.

Ejemplares de rabogato (Pennisetum setaceum) están presentes en algunos lugares de la isla, sobre todo en el municipio de San Sebastián, y por lo tanto se necesita de actuaciones urgentes que impidan su proliferación y extensión a otras áreas. El lugar más afectado por esta especie en la isla es el Monumento Natural del Barranco del Cabrito y zonas aledañas, en las que poblaciones más o menos importantes, empiezan a ocupar espacios típicos de baleras.

Rubén Martínez Carmona, portavoz de Sí se puede La Gomera, explica que «el rabogato está considera una de las especies exóticas invasoras más dañinas para el entorno natural de Canarias. Se propaga fácilmente en los entornos de carreteras desde donde paulatinamente va ocupando los terrenos aledaños, pero también se asienta fácilmente en terrenos degradados y acúmulos de tierras, así como en zonas alteradas o de escasa vegetación».

En La Gomera, su control es aún abordable, por lo que la detección, la prevención y una rápida actuación son la mejor estrategia para conseguir la erradicación de la especie. «También hemos observado presencia de ejemplares aislados en la carretera GOM-2 a la altura de Ayamosna y alrededores, así como a lo largo de la carretera del Barranco de La Villa, desde La Laja hasta San Sebastián. Igual pasa en la carretera GOM-1, donde se pueden observar ejemplares desde San Sebastián hasta Aguajilba. Además, en la desembocadura del barranco de La Villa se ven algunos ejemplares», explica el portavoz de la formación ecosocialista.

«Las administraciones competentes no deben mirar hacia otro lado con este problema ya que esta especie ha logrado proliferar de tal manera, que en la actualidad ocupa más superficie en Canarias que algunas de las formaciones vegetales isleñas características y exclusivas, como por ejemplo los palmerales endémicos de palmera canaria», declara Martínez Carmona, a lo que añade «es una especie muy agresiva que desplaza a las especies de la flora autóctona. Además, el control de esta especie se debe ver también como una medida de prevención de incendios, ya que el rabogato se extiende frecuentemente por los bordes de carreteras y caminos formando vías de propagación de posibles fuegos».

Para el portavoz, “debido a la velocidad y facilidad de propagación de esta especie surge la necesidad de mejorar los tratamientos existentes en la actualidad en La Gomera, que no deben pasar por planes de empleo esporádicos, sino por aplicar las directrices técnicas para el manejo, control y eliminación del rabogato que han sido publicadas por el Gobierno de Canarias, concretamente, en el BOC núm. 120 de este año.»

Desde Sí se puede se espera que las administraciones apliquen con urgencia estas directrices y que el problema de la presencia de rabogato en La Gomera no llegue a desbordarse como ha sucedido con otras especies invasoras como la caña (Arundo donax) o como puede suceder en el caso del picudo negro de las palmeras (Diocalandra frumentii).

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »