20/01/2021

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anticipado una nueva guerra contra el Gobierno de Pedro Sánchez ante su intención de hacer modificaciones en el sistema fiscal dirigido a una mayor armonización entre las distintas comunidades para evitar el conocido como dumping fiscal que se genera en algunos territorios, como el madrileño, por tener bonificados los impuestos de patrimonio y sucesiones o donaciones. La batalla se ha desatado a raíz del pacto anunciado por ERC en el marco de la negociación presupuestaria para crear un grupo de trabajo que analice esa cuestión. El Gobierno sostiene que ya pretendía llevar a cabo una reforma en esa dirección. «Si habla con presidentes del PP también le dirán que tenemos un problema que resolver de armonización fiscal», ha respondido Sánchez sobre las palabras de Ayuso, que ha asegurado que se convertirá en «la peor pesadilla de los que quieren robar a los madrileños».

«No es coherente con una línea ideológica del Gobierno de coalición sino que hay muchas comunidades que están de acuerdo en armonizar fiscalmente nuestro país para garantizar la igualdad de oportunidades», ha asegurado Sánchez en una rueda de prensa en Palma de Mallorca donde ha comparecido junto al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, tras la cumbre hispano-italiana. El presidente socialista se ha mostrado convencido de que la propia Ayuso estará de acuerdo con esa máxima y ha insistido en que hay presidentes autonómicos del PP que también defienden que hay que «un problema que resolver de armonización fiscal». «Esa armonización fiscal también se tiene que producir en determinados impuestos en nuestro país si queremos garantizar algo en lo que creo que puede estar de acuerdo todo el mundo, incluida la señora Ayuso, que es la igualdad de oportunidades», ha rematado.

Ese es uno de los caballos de batalla en el marco de la financiación autonómica y Sánchez ha recordado que el grupo de expertos que elaboró una serie de recomendaciones a instancias del Gobierno de Mariano Rajoy al abordar la reforma del sistema que es una de las tareas pendientes desde hace años ya señalaron el déficit que supone «esa falta de armonización fiscal». También ha asegurado que es uno de los desafíos que hay dentro de la UE, unas palabras que ha secundado el mandatario italiano.

La polémica ha resucitado después de que Gabriel Rufián anunciara ayer haber arrancado al Ejecutivo el compromiso de revisar el sistema fiscal con el objetivo de «acabar con el dumping fiscal en Madrid» y de «acabar con el paraíso fiscal de facto que la derecha se ha montado». Hacienda confirma que «hay un acuerdo para revisar el impuesto sobre el patrimonio y avanzar en la armonización fiscal». La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha asegurado esta mañana que el Gobierno está «al inicio de algunas decisiones importantes que garanticen» acabar con la «asimetría» fiscal que genera «deslealtad entre los territorios».

Calvo ha acusado a la presidenta madrileña de mantener «posiciones que se acercan mucho a elementos que nada ayudan a seguir entendiendo la unidad territorial de España, con manifestaciones políticas que a veces resultan casi preocupantes». «Seremos los garantes de los equilibrios constitucionales que tienen que ver también con la presión tributaria», ha sentenciado.

Sobre los roces de la coalición: «La experiencia es la madre de las ciencias»

Sánchez ha viajado a Palma acompañado de varios ministros, entre ellos el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, el mismo día en que el líder de Unidas Podemos ha admitido que hay «diferencias y tensiones internas» en la coalición y ha reconocido que hay que aprender de la experiencia italiana en una entrevista en La Stampa. «Esta es la primera experiencia de un Gobierno de coalición en 80 años en la historia española», ha comenzado Sánchez, que se ha referido a la frase de El Quijote que dice que «la experiencia es la madre de las ciencias». «También la ciencia de los gobiernos de coalición», ha apostillado. «Hay que trabajar con humildad aprender y ser conscientes de que la principal tarea es avanzar», ha continuado, antes de enfatizar que se van a aprobar unos presupuestos «después de dos años de bloqueo». Además, ha subrayado que saldrán adelante con una «mayoría parlamentaria muy amplia, plural» tras amarrar a los socios de la investidura y mantener la negociación con Ciudadanos.

Así, ha reconocido que se hace un «esfuerzo de diálogo interno de dos partidos en un Gobierno que tienen objetivo de avanzar», ha dicho el presidente, que ha insistido en la labor que está desempeñando la coalición. Los últimos rifirrafes entre los socios del Ejecutivo han provocado un intenso malestar en las filas socialistas, aunque Sánchez e Iglesias han tratado de aplacarlo. El último desencuentro fue a raíz de la composición de la comisión que gestionará los fondos europeos, de la que Iglesias quedó fuera. Ante su queja, el presidente decidió que fuera el Consejo de Ministros al completo el que tome las decisiones.

«No hay ninguna polémica, hay los ajustes constantes que tiene que hacer un Gobierno, incluso un Gobierno de coalición. Y aquí lo importante era la luna, no el dedo, y la luna son los fondos de los que vamos a disponer», había dicho Calvo, antes de recordar que ella tampoco figuraba en el organigrama inicial: «No ha habido ninguna polémica, en principio estaban los ministerios económicos, y después el presidente ha considerado que para mejor coordinar toda la transversalidad de las políticas estuviéramos todos, y en este sentido también la vicepresidencia segunda, y la primera, que tampoco estaba».

Sánchez defiende la limitación a seis personas en Navidad: “No es un capricho”

Sánchez también se ha pronunciado sobre el que puede convertirse en un nuevo conflicto entre el Ejecutivo y las comunidades autónomas: el plan especial de Navidad. Ha defendido la propuesta que pretende hacer el Gobierno a las comunidades autónomas en sus recomendaciones para el plan de Navidad y que recogen, entre otras medidas, la limitación a seis personas no convivientes durante los festejos. “No es un capricho”, ha señalado.

El presidente ha asegurado que se trata de una propuesta basada en el criterio de los sanitarios y los científicos, que consideran que es un número “lo suficientemente restrictivo” como para evitar un importante repunte de contagios. En todo caso, ha asegurado que el plan planteado por el Ejecutivo es un borrador y que se va a “empezar a debatir” en el seno del Consejo Interterritorial de Salud. “Esperamos llegar a un acuerdo con las comunidades para unas fechas tan importantes como son las navidades”, ha dicho Sánchez tras las críticas que ya han vertido algunas comunidades. La Comunidad de Madrid o Navarra plantean que los encuentros puedan ser de diez personas no convivientes.

«Estamos ante el principio del fin de la pandemia»

Cómo abordar la Navidad es un tema que Sánchez también pretende que se trate a nivel internacional dado que son fechas que afectan “en las fronteras” al compartir, por ejemplo, estudiantes Erasmus o trabajadores que viven en otros países. Por eso ha planteado que en determinados asuntos relacionados con la pandemia se tenga que dar “una respuesta común a nivel europeo”. Conte se ha pronunciado en términos similares al plantear que haya una respuesta “coordinada”.

Sánchez ha asegurado que con el plan de navidad así como con el de vacunación que el Consejo de Ministros este martes comienza la tercera etapa de la pandemia. “Nos va a permitir no solo convivir con el virus sino neutralizar al virus. Estamos ante el principio del fin de esta pandemia, a las puertas de neutralizar al virus”, ha sentenciado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »