lun. Sep 23rd, 2019

Sánchez presiona a Iglesias con una investidura inminente y la amenaza de elecciones en otoño

  • El candidato socialista solicitará la confianza del Congreso en julio, aunque solo haya sumado un diputado a los 123 que obtuvo en las elecciones
  • Podemos someterá el sentido de su voto a los inscritos del partido y piensa ya en una negociación ‘in extremis’ en septiembre

Unas horas después de la segunda reunión infructuosa con Pablo Iglesias, el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, decidió dar un paso al frente: pese a no tener los apoyos necesarios, comunicó que el próximo 2 de julio se reunirá con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar ya una fecha para la investidura. El presidente en funciones amenaza con acelerar unos trámites que llevan en la práctica congelados casi dos meses.

En Moncloa manejan el calendario en función de unas negociaciones, que se han encallado casi antes de comenzar, pero también pensando en la fecha de la posible repetición electoral si el desacuerdo perdura tras una primera investidura fallida. En Unidas Podemos han señalado la vuelta de las vacaciones de agosto como el momento de verdad para intentar un acuerdo y el PSOE ha hecho notar su malestar.

Tras el encuentro entre Sánchez e Iglesias este martes, Ferraz informó de que el candidato socialista se someterá a la votación de investidura en julio. El PSOE ya había reconocido que lo haría aunque no tuviera los apoyos amarrados. Ante lo que consideran una situación «de bloqueo», en Moncloa se plantean fijar la investidura en la primera fecha posible. Que la investidura sería lo antes posible y pronto es lo que han reiterado en Ferraz constantemente. Si así fuera finalmente, la primera votación se celebrará el martes 9 de julio –ha de ser un martes para que, en caso de repetición y según los plazos legales, los comicios caigan en domingo–.

En Moncloa también admitían como opción las siguientes semanas, porque dejaría más margen a la negociación con Unidas Podemos. Pero las posiciones están ahora mismo en un punto de no retorno, creen, por lo que la estrategia pasa por acelerar la investidura y presionar a Pablo Iglesias con una repetición electoral.

En el primero de los casos, las elecciones se celebrarían el 27 de octubre mientras que si retrasa una semana más, los comicios coincidirían ya en noviembre con el puente de Todos los Santos, un extremo que no convence en Moncloa. Esos son los cálculos que también han manejado en la cúpula socialista, donde la balanza se inclina hacia la primera fecha, vista la distancia en las posiciones que han constatado Sánchez e Iglesias, aunque fuentes gubernamentales aseguran que no se pueden descartar otros martes en la segunda quincena de julio.

«Con o sin apoyos en el mes de julio habrá [sesión de] investidura», advirtió el PSOE tras la última reunión. «España no tiene tiempo que perder y necesita un Gobierno cuanto antes», fue el mensaje que difundió 12 horas después al anunciar la cita de Sánchez y Batet. En Moncloa trabajan ya en un discurso de Sánchez inequívocamente izquierdista, según las fuentes consultadas por eldiario.es, que ponga las cosas más difíciles a Pablo Iglesias.

El Gobierno usa la carta de unas nuevas elecciones

La estrategia del Gobierno pasa, de nuevo, por presionar a los demás partidos –especialmente a Unidas Podemos– con la amenaza de otras elecciones. Sánchez está convencido de que en una repetición electoral el PSOE incrementaría sus 123 escaños mientras que el grupo confederal saldría perjudicado. También Ciudadanos perdería votos, según los cálculos que hace el equipo del presidente. Esa es la esperanza de los socialistas, que el miedo a otras elecciones haga a los demás cambiar de postura.

Frente a esa posición de los socialistas, Iglesias ha asegurado este miércoles que “el Gobierno de coalición está mucho más cerca de lo que podría parecer». Eso sí, ha dejado entrever que en julio la investidura está abocada al fracaso y que Sánchez tendrá que repetir en septiembre, cuando vence el plazo de dos meses que establece la Constitución. En ese mismo sentido se ha pronunciado la portavoz, Irene Montero, que ha asegurado en una entrevista en La Sexta: «La investidura es muy seria como para usarla para amenazar a los otros partidos sin negociar absolutamente nada con nadie».

En Podemos recuerdan que la posición final de su voto depende de lo que decidan los inscritos del partido en una consulta para la que todavía no hay fecha ni pregunta concreta. En la dirección del grupo parlamentario consideran que «el PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura» y comienza a cundir la idea de que las negociaciones no avanzan porque Sánchez sigue esperando que Albert Rivera acepte investir al líder socialista. Máxime, tras la crisis que ha provocado la salida de Toni Roldán y otras dimisiones en la dirección de Ciudadanos.

Tras las declaraciones de Iglesias, en Moncloa se han esforzado por dejar claro que si el primer intento fracasa, comienza el «rumbo a elecciones». Los socialistas dan a entender así que julio es su única opción, pero admiten también que si las posiciones cambian, Sánchez se sometería de nuevo a la confianza del Congreso pasado el verano, como hizo Rajoy en 2016. Lo que no harán, explican, es ir a una segunda investidura fallida.

La número dos del partido, Adriana Lastra, ha dejado patente el malestar por la posición manifestada por Unidas Podemos: «Me gustaría que el señor Iglesias o Unidas Podemos nos aclare si lo que están diciendo con las declaraciones de esta mañana es que van a volver a votar en contra de la investidura de un presidente de izquierdas, de un presidente socialista, y haciéndolo de la mano de PP, Ciudadanos y Vox». La portavoz en el Congreso ha negado rotundamente que Sánchez se decante por la derecha y ha reiterado que el grupo confederal es su «socio preferente».

El escollo de las conversaciones entre Sánchez e Iglesias es la negativa a incorporar a miembros de Unidas Podemos al Consejo de Ministros y la exigencia de Iglesias de entrar en el Gobierno. Fuentes del PSOE aseguran que el secretario general de Podemos ha reclamado, además de presencia proporcional, una vicepresidencia para él. Los socialistas se han cerrado en banda a que su «socio preferente» se siente en el máximo órgano del Ejecutivo.

En el PSOE sostienen, además, que han ofrecido a Unidas Podemos un acuerdo programático, cuyas medidas no se han concretado, para desarrollar en el Parlamento al que se sumó una «comisión de seguimiento del pacto» y que ha sido rechazado por su interlocutor. Iglesias así lo ha reconocido. «Por mucho que se firme y por muchas comisiones de seguimiento que se hagan», ha dicho, «la única garantía de que puedan cambiar las cosas es que en España haya un Gobierno de coalición».

Los socialistas se muestran determinados en este momento a no flexibilizar su posición. Ni ahora ni en septiembre, pese a que dos meses después de las elecciones Sánchez solo ha sumado un diputado a los 123 que logró el 28A: el del PRC de Miguel Ángel Revilla. Consideran que ya lo han hecho al permitir la entrada de Unidas Podemos en escalones de segundo nivel en la Administración frente al Gobierno en solitario al que aspiraban como punto de partida y que ahora es Iglesias el que debe ceder en algo. Creen que la presión puede hacerle cambiar de opinión así como a otros grupos. Sánchez preferiría gobernar gracias a la abstención de PP o Ciudadanos antes que hacerlo gracias a la de ERC, porque teme, además, que acabe planteando condiciones inasumibles.

El mensaje que lanzan en la cúpula socialista es que Sánchez se beneficiaría de una repetición electoral. Sin embargo, la inquietud se va apoderando de diputados y cargos intermedios del Ejecutivo ante lo que pueda pasar y el temor a la desmovilización de la izquierda y a la recuperación del PP a costa de Ciudadanos y Vox que, sumado a la mejora del reparto de escaños que el 28A perjudicó a Casado, ponga en riesgo un Gobierno socialista tras la repetición electoral.

eldiario.es

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »