30/05/2020

Sánchez obtiene los apoyos para la quinta prórroga entre advertencias de sus aliados por el pacto con Ciudadanos

Pedro Sánchez sacará adelante la quinta prórroga del estado de alarma con menos apoyos que nunca y tras una retahíla de reproches por parte de sus aliados parlamentarios, que le acusan de no haber negociado y le recriminan el pacto con Ciudadanos. «No estamos eligiendo socios», ha dicho el presidente, que ha tratado de calmar a sus aliados de la investidura. En su primera intervención ha reclamado unidad a las fuerzas políticas tanto para salir del confinamiento como para hacer frente a la crisis social y económica. También ha reivindicado el trabajo hecho desde todas las administraciones públicas, gobernadas por las distintas fuerzas políticas, y ha pedido «disculpas por los errores propios» fruto de «la urgencia de los tiempos, la penuria en los recursos, por la excepcionalidad y la ausencia de precedentes de la crisis descomunal».

«Más allá de las diferencias puntuales de criterio, de las declaraciones apresuradas o el ruido de fondo, hemos tenido que trabajar codo con codo. Nos ha unido el mismo deseo: salvar vidas», ha expresado el presidente del Gobierno en su discurso inicial. «Son los ciudadanos los que han doblegado la curva, son los españoles los que han parado al virus unidos y nadie tiene derecho a derrochar lo que hemos conseguido con el confinamiento», ha afirmado en un momento en el que ha comenzado a haber concentraciones en contra del Gobierno sin cumplir con las medidas de seguridad y distancia social.

El Gobierno ha logrado amarrar el apoyo de Ciudadanos, aunque haciendo equilibrios para mantener la negociación con ERC, que se mantiene en el ‘no’ y reprocha a Sánchez que haya elegido a la «derecha» como aliado y que no haya hecho prácticamente «gestos» para ganarse su abstención. Compromís se ha descolgado del bloque del ‘sí’, en el que se mantienen PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV y algunas fuerzas minoritarias. Joan Baldoví ha confirmado su voto en contra, sumándose a PP, Vox, ERC, JxCat, CUP o Foro.

Ante la presión que ejercen algunos grupos, especialmente ERC para que la desescalada se gestione directamente desde las comunidades, Sánchez ha enfatizado que las las comunidades no han perdido sus competencias durante el estado de alarma. «Las comunidades nunca han perdido su corresponsabilidad en el ejercicio de sus competencias, tan solo se vieron reforzadas», ha dicho antes de admitir que «irán recuperando su plena capacidad» y «ganando cada vez más protagonismo».

El presidente ha insistido en que el mantenimiento del estado de alarma es necesario para que se puedan restringir los movimientos en el territorio español, tal y como establece el plan de desescalada, así como para anular «parcialmente» el de reunión y ha apuntado a la «irresponsabilidad» del PP -al que no ha citado expresamente- por el rechazo. «La crispación política se ha demostrado inútil», ha advertido.

Sánchez ha explicado que la «legislación ordinaria» resulta «insuficiente» para hacer frente a los desafío que exigía la pandemia y que la vía del estado de alarma «es plenamente legal» y se ha comprometido a revisar normas, como la de Salud Pública o la de Seguridad Nacional, para hacer frente a futuros rebrotes.

Pablo Casado ha confirmado el ‘no’ a la prórroga del estado de alarma e incluso ha cuestionado el confinamiento. El jefe de la oposición ha asegurado que la «brutal reclusión evita el contagio» por la COVID-19, «igual que se evitan accidentes de tráfico». Ha pedido a Sánchez que ponga fin al estado de alarma, que es la única herramienta jurídica que permite limitar los movimientos interprovinciales de la ciudadanía.

El líder de la extrema derecha, Santiago Abascal, ha vuelto a acusar al Gobierno de los fallecidos por la COVID-19, que se ha cobrado más de 300.000 vidas en todo el mundo. Pero ha aprovechado para atizar a Inés Arrimadas por haber alcanzado un acuerdo con el Gobierno. «Nos encontramos a Ciudadanos, que ha decidido ser útil al Gobierno socialcomunista apoyado por los separatistas, a la banda de Sánchez, y ser inútil a los españoles». También ha mantenido la amenaza de llevar al Gobierno a los tribunales. «También se reía el señor Junqueras de las querellas de Vox», ha avisado.

«No tiene una alternativa para combatir al virus, ni ahora ni la ha tenido nunca”, le ha dicho Sánchez, que le ha acusado de «dimitir» de la «enorme responsabilidad» que tiene como jefe de la oposición. El presidente le ha explicado que es la Abogacía del Estado la que niega que haya un instrumento jurídico diferente al estado de alarma que permita restringir la movilidad. «El que tiene un plan B es Abascal», le ha dicho Sánchez, que ha acusado a Vox de «utilizar el virus para derrocar un Gobierno legítimo y democrático». «Es el autor intelectual del rechazo del PP a la prórroga del estado de alarma», ha respondido Sánchez a Casado. El líder conservador ha asegurado posteriormente que ese informe de la Abogacía del Estado se ha elaborado «ad hoc» y que al PP le han asesorado los abogados del estado que estaban en la cúpula con el anterior Ejecutivo y que «volverán».

Las críticas no han llegado solo desde la bancada de la derecha sino que el Gobierno ha recibido duras advertencias de sus aliados parlamentarios por el acuerdo con Ciudadanos. Gabriel Rufián ha sido uno de los más duros al reprochar a Sánchez que opte por la derecha. «¿Con quién gobierna usted en Catalunya? ¿Con un partido progresista? Nosotros no hemos llegado a tanto», le ha contestado Sánchez en referencia a la coalición con JxCat en la Generalitat. El presidente ha asegurado quedan cuatro años de legislatura por delante en los que pretende llegar a entendimientos con «fuerzas distintas a la derecha».

«Critíqueme lo que sea, pero no me diga que estamos intentando cambiar de socio», le ha contestado a la portavoz de Bildu, que había advertido de que si «apuesta por la derecha perderá apoyos y tendrá un camino corto». A esos reproches se habían sumado los de Compromís -a quien Sánchez ha dicho no comprender- y también de Más País, cuyo portavoz, Íñigo Errejón, ha recordado que sus votos salvan la alarma pero que debe «cuidar» a los socios del Gobierno. «Se equivocan en buscar apoyos en la derecha», le ha dicho el diputado del BNG, que se abstendrá.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »