07/04/2020

Sánchez defiende «un cambio de rumbo» en Catalunya y calma al PSOE: «No se hará en perjuicio de otras necesidades»

GRAF5631. BARCELONA, 06/02/2020.- El presidente catalán, Quim Torra, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión que mantuvieron hoy jueves en el Palau de la Generalitat,EFE/Alberto Estévez/POOL

  • El presidente tiende la mano al PP, pero acusa a la derecha de «generar falsos problemas» para «distraer la atención» de la acción social del Gobierno

Pedro Sánchez defiende el plan que ha iniciado para intentar reconducir la crisis territorial en Catalunya y aspira a lograr un acuerdo viable que tenga el mismo respaldo que logró el primer autogobierno en la Transición -que alcanzó el 88% de los votos-, pero consciente de que la negociación con la Generalitat despierta suspicacias en algunos territorios socialistas ha calmado al PSOE: «Hay que cambiar en lo inmediato el rumbo -ha admitido-. No será en perjuicio de otras necesidades apremiantes».

El presidente del Gobierno ha intervenido ante el Comité Federal del PSOE, el máximo órgano entre congresos, que se ha reunido por primera vez desde las elecciones generales del 10 de noviembre y tras los acuerdos con Unidas Podemos para el Gobierno de coalición y con ERC para que se abstuviera facilitando la investidura a cambio de una mesa de negociación para solucionar el «conflicto político» en Catalunya.

Sánchez ha situado al PSOE entre los independentistas que «dibujan España como potencia opresora y despiadada y quienes recelan de cualquier diversidad como amenaza y apegados a visión de España que acaba en la M-50» en referencia a la derecha. El socialista ha acusado a ambas partes de estar en una «dialéctica estéril» con la que España ha perdido, a su juicio, una década. Por eso ha recalcado la necesidad de «iniciar un nuevo camino de diálogo para el reencuentro».

El secretario general del PSOE ha reconocido ante los suyos que no será un camino fácil ni con frutos en el corto plazo, pero ha subrayado que es «fundamental» un diálogo con el que » superar el conflicto que divide a los catalanes entre sí y que tensiona las relaciones entre Cataluña y el conjunto del país». No obstante, ha dejado claro que el esfuerzo del Gobierno en la negociación con la Generalitat no será en detrimento del resto de territorios de España.

Apoyo al sector agrario con «precios justos»

«No se hará en perjuicio, y me gustaría decíroslo, de otras necesidades sociales apremiantes», ha dicho antes de referirse al «tren digno» para Extremadura, al Mar Menor en Murcia o la necesidad de luchar contra la despoblación en Castilla y León. «Cada uno de los ciudadanos espera atención a sus demandas. Mi compromiso es atenderlas», ha aseverado Sánchez, que ha comenzado su intervención con una alusión al conflicto agrario, que inquieta a los socialistas: «La proclama de la última manifestación interpela al Gobierno: «Ayudadnos o pereceremos». Contad con el Gobierno, contad con vuestro Gobierno. Ganaderos y agricultores pueden contar con el PSOE; la causa del campo es la causa del PSOE». Los socialistas han aprobado un manifiesto de apoyo al sector agrario. En el turno de réplica a puerta cerrada, Sánchez ha reiterado el «apoyo al sector agrario con precios justos», según fuentes socialistas.

Sánchez también ha mantenido la mano tendida a Pablo Casado, con quien se reunirá el próximo lunes, para intentar llegar a acuerdos esta legislatura, incluido con el asunto territorial. De hecho, el presidente ha asegurado que su aspiración es que el acuerdo que logre el Ejecutivo con el Govern -que tendrá que ser sometido a consulta en Catalunya- obtenga el mismo respaldo que el primer Estatut, que fue refrendado por el 88% de los catalanes. «Necesitamos un acuerdo tan amplio como el que alumbró el primer autogobierno al amparo de la Constitución».

Cierre de filas en el PSOE

A pesar de las reticencias que genera en algunos sectores del PSOE el acuerdo con los independentistas, no hay un cuestionamiento a Sánchez por su posición más allá de algunas advertencias de los presidentes de Aragón, Javier Lambán, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. No obstante, el primero no ha intervenido en el órgano interno y el segundo ha hecho un discurso más templado que en otras ocasiones.

«No se puede poner en cuestión lo esencial que son los parámetros constitucionales», ha afirmado sobre la mesa de diálogo con la Generalitat. Sobre otros temas en los que anteriormente se ha mostrado radicalmente en contra, como la intención del Gobierno de reformar el Código Penal para rebajar las condenas por sedición, García-Page ha asegurado que se pronunciará cuando haya «textos sobre la mesa» porque ha escuchado distintas «versiones». A su salida del Comité Federal tras el discurso de Sánchez, Lambán ha explicado ante los periodistas que «no hay ni un solo presidente» de las autonomías que «vaya a aceptar de buen grado» que se «prime económicamente» a aquellos que han sido «mucho más desleales» con el Estado en referencia a Catalunya, informa Europa Press.

Susana Díaz, que desde que perdió las primarias contra Sánchez se ha plegado a la estrategia del secretario general, ha mostrado su total acuerdo con la posición del Gobierno. ¿Habrá alguna crítica?, le han preguntado los periodistas a su llegada: «¿A qué?». La expresidenta andaluza se ha mostrado convencida de que Sánchez «unirá diálogo y legalidad». En las intervenciones a puerta cerrada la tónica ha sido de aplauso a Sánchez por su gestión a excepción del veterano dirigente extremeño Paco Fuentes, que ha cuestionado que el PSOE haya llegado a acuerdos en contra del criterio que había prometido en campaña y ha recordado el pasado de Iván Redondo en el Gobierno de José Antonio Monago (PP). El jefe de gabinete del presidente estaba presente en la reunión del Comité Federal. En su respuesta, Sánchez ha reivindicado el «debate sosegado» y la «capacidad de consenso» en el máximo órgano entre congresos.

Al Comité Federal no ha asistido Guillermo Fernández Vara y tampoco el secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, con parte de su delegación pero, en su caso, en señal de protesta por la decisión de Sánchez de situar a Javier Izquiero en la delegación del Gobierno sin contar con la federación.

Sánchez ha aprovechado la primera reunión del Comité Federal para exponer los primeros logros del Gobierno de coalición -que ha definido como «sólido, compacto, comprometido en lo social y que sigue el mismo guión»- y los seis ejes fundamentales de su actuación: el robustecimiento de la economía y la creación de empleo, la digitalización, la transición ecológica justa, la igualdad de género, la cohesión social y la reducción de la desigualdad y, finalmente, el diálogo territorial.

También ha animado a los suyos a seguir ese camino y no entrar en la confrontación con la derecha, a la que ha acusado de «generar falsos problemas para crear una bronca tremenda» por «razones de temperamento y cálculo». Sánchez ha asegurado que «la derecha tiene muy mal perder y cada vez que pierde crea estos berrinches que da la impresión que les han arrebatado algo que es derecho natural» y ha recordado que los «tres momentos de enorme crispación» han coincidido con las tres derrotas electorales del PP: en 1993 con el «váyase señor González», en 2004 cuando «se inventaron una conspiración» y ahora.

Acusa a la derecha de adueñarse de la Constitución

El líder del PSOE ha reivindicado al partido como artífice del acuerdo constitucional frente al ataque que recibe por parte de PP, Ciudadanos y Vox, a quienes acusa de usar la Carta Magna como «arma arrojadiza». «No queremos monopolizar la Transición ni la Constitución, pero no vamos a permitir que otros que tienen menos argumentos lo hagan -ha expresado-. Fuimos los arquitectos de la Constitución. Admitimos fans y conversos; pero fuimos coautores de esa obra y somos la referencia del constitucionalismo social y democrático del siglo XXI». En la intervención a puerta cerrada, Sánchez ha insistido en que los socialistas representan la «España plural y diversa» y ha hecho hincapié en que fueron los artífices del título VIII de la Constitución que consagra el Estado de las autonomías.

Sánchez también ha advertido a los socialistas de que detrás del «ruido» que genera la derecha está un intento por «desviar la atención de lo importante», como la subida del SMI, las pensiones o el salario de los funcionarios, mientras se centran en asuntos como el cambio de día del Consejo de Ministros, «el pin de Abascal» o en «polémicas fugaces que solo sirven para crear un ambiente irrespirable» como Venezuela. «¿Verdad, José Luis?», ha dicho con una sonrisa refiriéndose a la polémica por el encuentro de Ábalos con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez

«Si no entramos en su juego, ganamos; les regalamos todo el ruido y el bullicio; si quieren crispación, que crispen; nosotros a lo nuestro que es centrarnos en el bienestar de todos. Si hacemos esto, estoy convencido de que ampliaremos nuestra mayoría social y electoral», ha sentenciado.

Sánchez también ha mostrado su apoyo a los candidatos en Galicia, Gonzalo Caballero, y Euskadi, Idoia Mendia, ante las elecciones del próximo 5 de abril además de a Miquel Iceta ante la posible convocatoria en Catalunya. «Eres el presidente que Catalunya necesita», le ha dicho.

eldiario.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »