30/05/2020

Rubén Martínez considera que el éxito de las medidas de contención ha sido mérito de la sociedad gomera, y precisamente pide mucha cautela y precaución ante la situación sociosanitaria y los recursos existentes en La Gomera.

“Se ha de huir de cierto triunfalismo que se denota de las intervenciones de Casimiro Curbelo, y se tiene que aumentar la vigilancia y la precaución, ya que somos un territorio con un alto índice de envejecimiento, con un hospital que no tiene servicio de UCI, y con una población empadronada aquí, pero residente en Tenerife, que de no gestionarse puede ponernos en riesgo”.

El consejero comparte la percepción de que es posible abordar la transición incorporando las precauciones y medidas de protección necesarias para prevenir contagios y minimizar el riesgo de repunte. Entiende que el empezar a poner en marcha la actividad económica en la Isla es un desafío que debe afrontarse con la máxima responsabilidad.

Martínez considera que hay que plantearse antes una pregunta del todo prioritaria. “¿Cuenta La Gomera con recursos sanitarios suficientes para poder responder rápidamente ante la posibilidad de la aparición de nuevos casos y en especial para poder atender los casos más graves si no se cuenta con UCI? Esta es la realidad y ni siquiera todas las medidas y toda la profesionalidad de los servicios sanitarios de la isla pueden solventarla”.

Para Martínez, “la situación epidemiológica en La Gomera es de las más favorables en estos momentos, tenemos la suerte, como otras regiones que muestran comportamientos similares ante la pandemia, de estar más aislados, para lo bueno, porque hemos resistido mejor la expansión de los contagios. Pero esta ventaja se puede convertir en un problema grave ya que, si empieza a haber contagios y casos graves, no tendríamos forma de atenderlos en el ámbito insular”.

El consejero considera que la población gomera, en general, es muy consciente de estas carencias y por eso ha cumplido de forma ejemplar con las medidas dictadas por el Decreto de Alarma. “No han sido medidas distintas ni más restrictivas en nuestra Isla que en el resto del Estado. Lo que sí es seguro es que con estas medidas se ha conseguido la contención del contagio y se ha salvado vidas”.

“Con esta primera fase nos preocupa que se aumente la movilidad entre nuestra Isla y la isla de Tenerife y esperamos que este riesgo esté valorado y se pongan las medidas adecuadas. Entendemos que todos los desplazamientos deben regirse por lo que dicta el decreto de alarma. Ya era evidente antes de esta crisis que la población empadronada en nuestra Isla es muy superior a la que realmente tiene su residencia habitual. Este hecho está provocando incidencias en la solicitud de ayudas en nuestros municipios y vemos con preocupación que esta situación anómala en el padrón municipal, que se da en la gran mayoría de los municipios de la Isla, repercuta tanto en el riesgo de propagación como para la tramitación de las ayudas sociales a las personas afectadas por esta crisis” abunda Martínez.

“Sin la cobertura de test suficientes en el ámbito insular ni en el conjunto del archipiélago, con las carencias sanitarias actuales, con los altos índices de envejecimiento de nuestra población, los índices de vulnerabilidad social… la vuelta a la normalidad no pasa por abrir lo antes posible y aquí no ha pasado nada. Actuar así no es ningún triunfo” finaliza su intervención el consejero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »