dom. Ago 25th, 2019

Resistencia a la insulina: la dieta para mejorar la prediabetes

 

Es posible que le hayan diagnosticado una resistencia a la insulina y su glucosa sea normal. Si esto sucede, también puede que tenga alto el colesterol, sienta un inexplicable cansancio y esté somnoliento durante todo el día.

La insulina que es una hormona que se libera a través del páncreas se encarga de eliminar el azúcar del torrente sanguíneo porque este es tóxico para nuestro organismo. Parte de este azúcar se va a las células en forma de energía y la otra parte se quema mediante ejercicio físico y el exceso, se almacena en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno que son las reservas de energía.

En estos casos, los pacientes que no adelgazan ni estando a dieta, que tienen exceso de peso sobre todo en el perímetro abdominal, padecen estreñimiento y se levantan con frecuencia a orinar pueden ser prediabéticos y lo que es peor, no lo saben. La resistencia a la insulina puede hacer que engordes o que no adelgaces que es lo mismo. Esto sucede porque puede que el páncreas produzca la insulina suficiente para eliminar el azúcar en sangre y el exceso de azúcar lo convierta en grasa que notarás sobre todo en el abdomen.

Esto que parece baladí puede propiciar enfermedades importantes cardiovasculares por el conocido síndrome metabólico. Una dieta desequilibrada, rica en alimentos procesados, azúcares, haber tomado antidepresivos, cortisona y otros medicamentos, padecer sobrepeso y sedentarismo también puede influir. Si además hay algún miembro de la familia padece diabetes o si tienes alguna enfermedad crónica puede que lo padezcas y no lo puedas evitar.

Para ello, es conveniente que acuda a un endocrino que determine mediante una analítica específica qué es lo que está sucediendo y con ello, un poco de ejercicio diario, al menos 30 minutos y una dieta correcta, puede combatir la resistencia a la insulina y evitar padecer diabetes de por vida. Combinar el ejercicio aeróbico, caminar a paso rápido, practicar ejercicios con pesas para aumentar el músculo y quemar grasa, puede ayudarnos en poco tiempo a mejorar esos valores.

El cuerpo de un individuo sano producirá tanta insulina como azúcares para ir eliminándose de la sangre. Un diabético, en cambio, no obtendrá la misma cantidad de insulina para eliminarlos, por eso los azúcares se quedan en la sangre. Para evitarlo tendrá que inyectarse insulina, llevar una dieta especial, y hacer más ejercicio. También puede ocurrir que comamos demasiados azúcares o que nos demos atracones porque hayamos estado mucho tiempo sin comer, y que la cantidad de insulina que el páncreas ha liberado no pueda con ella. Si no ponemos remedio acabaremos siendo diabéticos.

El aporte de alimentos y nutrientes para pacientes con estas características deben relacionarse con baja glucosa, bajos niveles de azúcar y bajo nivel de grasas. Puede añadir canela, jenjibre y cúrcuma a los alimentos que prepare porque estos son eficaces en la prevención de la diabetes tipo 2. La clave fundamental de la dieta en personas resistentes a la insulina es ingerir alimentos con un bajo o medio índice glicémico, es decir aquellos que aportan glucosa a nuestra sangre de forma lenta.

Por otro lado es necesario controlar o evitar los de índice glicémico alto que al enviar glucosa de forma rápida al organismo hacen que el páncreas deba producir más insulina, pero no debe olvidar que ya se encuentra produciendo una cantidad elevada de esta hormona, por lo que el exceso de este tipo de alimentos podría conducir a la diabetes tipo 2, por tanto es recomendable ingerir alimentos con bajo índice glicémico: pescados, carnes magras, huevos, frutos secos, manzanas, kiwi, arándnos, pera, fresa, naranjas, zanahorias, calabacín, lácteos sin azúcar y verduras de hoja verde.

Cuando se hayan estabilizado los valores es posible que pueda ir añadiendo alimentos con un índice glicémico medio en cantidades moderadas, como pueden ser los cereales, el arroz, el plátano, mango, melón, y por supuesto están prohibidos o debe evitar, azúcar refinado o blanco, bollería, chucherías, chocolate, harinas blancas, jarabes, mieles, frituras, comida basura, entre otros alimentos calóricos.

Si además practica ejercicio tres veces a la semana mejorará notablemente la condición de resistencia a la insulina y garantizará unos mejores resultados. Es muy importante beber al menos dos litros de agua al día y combinar los alimentos correctamente dado que también afectará. La combinación de alimentos también influye a la hora de extraer los azúcares. Por ejemplo, si los azúcares están separados de otros alimentos se asimilan más, es decir, más insulina, mayor asimilación, más hambre en poco tiempo. En cambio, si los combinamos con otros nutrientes que además de azúcares contengan fibra, grasa, ácidos (limón, vinagres, pan fermentado) la asimilación será más lenta.

En todo caso, si con todas estas medidas y habiendo realizado la pauta que nos marque el endocrinólogo no mejoramos puede que estemos teniendo otra patología y que no se haya detectado aún. Nada es casual así que es conveniente que se observe y se haga las revisiones oportunas; la salud quizá es el mejor regalo para tener una calidad de vida, y para no padecer enfermedades crónicas que no esperamos.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »