vie. Ago 23rd, 2019

Qué ver en Roma en tres días

Roma es la ciudad eterna, el centro de la civilización moderna y la cuna de grandes artistas. La capital italiana cuenta con algo menos de tres millones de habitantes y recibe algo más del doble de turistas al año. Sus atracciones son múltiples e inagotables, con muchas paradas obligadas para hacer.

La plaza de España o la de Navona, pasear por Corso Augusto o visitar la Ciudad del Vaticano son algunas de las cosas que hay que hacer cuando se va a Roma. Cuando se cuenta con pocos días, unirse a un guruwalks en Roma es una forma perfecta de entrar en contacto con la ciudad. ¿Qué es lo que se puede hacer en Roma en tres días?

Primer día en Roma: un free walking tour y conocer la herencia romana

Cuando nunca se ha estado en Roma, una buena manera de conocer la ciudad es hacer un free walking tour. Estos tours de libre pago (es decir, que se paga una vez finalizado según lo que se quiera) son perfectos para pasear las zonas más importantes.

La capital italiana es muy grande y también de muchas distancias, por lo que un free tour junto a guías locales asegura conocimientos de primera mano de la ciudad. Estas visitas guiadas pueden cubrir diferentes lugares, pero siempre permiten ver lo fundamental y ofrecen detalles y curiosidades históricas únicas.

A mayores, el primer día en Roma se puede pasar rastreando las huellas que todavía quedan en la ciudad de la Antigua Roma y el imperio. El foro romano, el Coliseo, la columna de Trajano o el lugar donde Julio César fue asesinado son la muestra viva de la historia occidental.

Segundo día: museos, arte y palacios

Tras haber paseado la ciudad mediante un free walking tour con guías locales, el segundo día en la ciudad eterna puede ser destinado a visitar sus museos. Dado el elevado número de pinacotecas y centros culturales, lo recomendable es escoger entre los dos que más se ajusten a lo que quieres ver.

En este sentido, la Galería Borghese es un museo que contendrá grandes obras de la historia, especialmente del Renacimiento y Barroco italianos. Los Museos Vaticanos son otra opción, para la que se forman grandes colas, donde la Capilla Sixtina de Miguel Ángel constituye una visión única en el mundo.

El Capitolio, Palazzo Braschi o la Galería de Arte Moderno son otros museos que merecen una visita, pero que depende de cada viajero decidir si los escoge por encima de los otros.

En cualquier caso, la arquitectura y las iglesias romanas también permiten gozar de un arte incomparable en sus altares. Y es que, por ejemplo, en la Iglesia San Luis de los Franceses, todavía se pueden ver los tres altares pintados por Caravaggio en 1600 sobre la temática de San Mateo. Una visita que maravillará a los amantes del Barroco.

Tercer día en la capital italiana: pasear y conocer sus rincones

Más allá de los paseos que ya se habrán dado en los primeros días, es importante asegurarse de que se han visitado los lugares más importantes. Las fuentes esculpidas por el Bernini en Plaza Navona o en Plaza de España (donde también está la Embajada de España), caminar a orillas del Tévere y visitar el barrio de Trastevere o el Castillo de Sant’Angelo (también junto al río), echar una moneda en la Fontana di Trevi (recientemente restaurada) o visitar el Mausoleo de Marco Agripa, son experiencias incomparables que solo se encuentran en Roma.

Y es que la capital de Italia cuenta con numerosos monumentos Patrimonio de la Humanidad, con calles únicas y con pequeñas zonas en las que perderse. Dividida por barrios, la ciudad también cambia mucho según el lugar que se visite. En cualquier caso, hay que hacerse con un mapa y diseñar la Roma que se quiere visitar: la de los artistas, la histórica, la monumental… Muchos tipos de ciudad conviven en una y en tres días hay tiempo a hacer un poco de todo, si bien hay que planificar.

La comida italiana en Roma

Por último, cuando se habla de Italia siempre se habla de comida, y es que ya sea por el café, la pasta o los helados, los italianos saben disfrutar de la comida. Un elemento que no puede faltar en ningún viaje a la ciudad.

Una buena pasta carbonara, especialidad siciliana, o unos gnocchi alla sorrentina, especialidad napolitana, son algunos de los platos que se pueden degustar en la capital. En Roma se encuentran restaurantes con especialidades en todas las zonas italianas, ya que es un centro de confluencia. Como extra, no te olvides de disfrutar de un helado.

¿Has escogido cuáles son los monumentos que quieres ver en Roma? Infórmate bien de la ciudad y escoge entre todas las opciones, haz un free walking tour para conocer de primera mano la ciudad y no olvides perderte por sus calles. El que va a Roma siempre vuelve.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »