Mar. Nov 19th, 2019

Proverbios XVII de Juan de Portoplano

El de Portoplano aquella mañana, se sintió demasiado cansado e indispuesto, quizás males de la carne, quizás males de la mente, quizás males del alma-espíritu. Quizás sentía, que su final se acercaba, no momentáneamente, pero que ya estaba en la recta final, que podría durar, unos meses o unos años, pero que ya estaba caminando hacia la meta última. Al final, todos sabemos que en esta vida, como el resto de seres vivos, terminamos; pero la duda, es saber, si existe después Otro Mundo. Esta es la gran duda humana.

– Las personas tienen que averiguar la verdad sobre temas y cuestiones y actos, segundo, saber como hacer o materializar esa realidad, tercero, querer realizar. Es decir, esto a cualquier nivel, individual o colectivo. A nivel moral, por ejemplo, no caer en la ebriedad, saber que no se debe caer en ese error moral y psicológico; segundo, saber, cómo no caer o si se ha caído como salir de él, tercero, querer o desear no caer o querer salir de él; cuarto, ponerse en funcionamiento y realizar los actos correspondientes, para no tener ese error, o si se está intentar salir con actos.

– Un carro tiene dos ruedas, y ambas se necesitan, en política hay dos grandes ruedas, la izquierda moderada y la derecha moderada, y ambas se necesitan, con una sola rueda, no es un carro, sino una carretilla, y con una carretilla, no se puede dirigir un Estado.

– La herida que llevas, trauma o frustración grave, no te deja percibir la realidad, de una forma mínima o suficiente, si es además, tiene connotaciones sociopolíticos, aún menos. Pero eso, eso jamás lo reconocerás.

– Hay tantos libros y documentales y películas e información, y una vida tan pequeña y tan reducida en el tiempo y en el espacio.

– Que una persona sea querida cuando nace o cuándo se engendra o no, puede influir en esa persona durante toda su existencia. Y toda, toda es toda.

– Toda medida o norma o idea que favorezca la reproducción humana, el aumento de población será criticada, hoy en el futuro, toda medida o norma o idea o concepto que limite la población será alabada y aprobada. Eso es lo que está sucediendo desde hace cinco décadas en el mundo, y eso es lo que cada vez se incentivará más…

– Cuántos libros de autoedición han recomendado las revistas culturales. Cuántos me y le pregunto… ¿Por qué? ¿Porque la industria cultural controla la creación cultural?

– No soy un peligro como autor o escritor o pensador, porque aunque algunas ideas sean nuevas e innovadoras, que no lo sé, como hay tal cantidad de escritura y de arte, es decir, no es efectivo, ni eficiente, o dicho de otro modo, es un mar de granos de frases, por lo cual, no es un peligro para nadie, ni para nada.

– El tiempo me ha enseñado, que no debes demostrar a nadie, algo que no quiere creer, porque nunca te lo perdonará. Porque tiene una idea del mundo, una ideología, que forma parte de su ser, es más que su piel, y nadie quiere que le arranquen su piel. Lo más que puedes hacer, es narrar algunos datos o conceptos, pocos, y si quiere o puede, empiece a plantearse preguntas, que quizás, le lleven dentro de diez años a modificar en algo sus puntos de vista.

– Si se une la censura exterior, sea social o política o económica o…, más la censura individual o personal. Nos juntamos con dos censuras enormes. Pero, lamento escribirlo, eso es lo que sucede. Incluso cuando no hay censura política, todo autor, sabe que no puede escribir tal o cual cosa, o no se atreve a indagar en tal o cual tema, y desde luego, después está la censura de la industria según las ventas, es decir, en definitiva, la censura del público. Nadie quiere dedicar un año de su vida o tres, en escribir una obra, que después nadie querrá publicarla, nadie querrá leerla, nadie querrá comprarla. Por tanto, existe la censura. Y los que, pocos, como yo, intentamos fijarnos en la realidad, tenga después aceptación o no. Hagamos una obra con talento o mediocre, pagamos el precio de la censura, es decir, nuestro trabajo no existe. Todo el mundo tiene alguna razón para negarle que pueda respirar en el mundo.

– Un escritor o pensador, que de verdad, quiera intentar entender y comprender y captar la realidad, aunque se equivoque, debe primero, buscarse otro trabajo para vivir y sobrevivir, segundo, si es escritor, de verdad escritor, debe saber, que con casi toda seguridad, va a fracasar, no va a ser aceptado.

– El criterio que tienes sobre equis tema o temas, es el que has seleccionado de todos los que te han ofrecido, más las circunstancias y la genética que arrastres.

– Dicen que existe un libro titulado La Sátira de las Profesiones compuesto hace cuatro milenios por los egipcios. Por consecuencia, bien haríamos en aprender la autocrítica de las profesiones y oficios, para mejorar un poco. Hacerlo don respeto, pero hacerla.

– En todos los oficios y profesiones, a unos se les eleva hasta las galaxias, a otros se les rebaja hasta las fosas de las Marianas. La mayoría existen en la orilla del mar.

– No sé lo que es un libro.

– Valoramos enormemente, y con razón, alguien, los que saben mucho de ingeniería, de medicina, incluso de matemáticas, pero poco, quién sabe, aunque no sea mucho de filosofía, humanidades, de moralidad, de ética. Y alguien puede estar analizando y estudiando durante cuarenta años cuestiones de derecho, de electrónica, de traumatología, de matemáticas, y en mayor o menor grado es valorado su trabajo en su sociedad o comunidad, y él o ella, como su persona, pero alguien se puede pasar el mismo tiempo analizando cuestiones éticas y morales, y no digo que será despreciado, pero apenas será valorado, ni su trabajo, ni él o ella en su persona. Y vivirá y existirá en el silencio, si ocupa una cátedra universitaria, se le tendrá algún tipo de valoración positiva, si no tiene esa suerte o esa realidad existencial y vivencial, caminará por la vida en silencio. No será entendido, ni por unos, ni por otros, porque de todos los sitios sobrará.

No temía la muerte, el de Portoplano, había intentado toda la vida, retrasándola, buscando una salud correcta, a nivel moral, a nivel espiritual, a nivel físico, a nivel biológico, a todos los niveles. Ya que estamos formados de muchos estratos en una unidad substancial. No temía la muerte, solo le preocupaba a qué Lado de la Eternidad, iría, de existir dicha Realidad. Esperaba con el Buen Dios, al que tanto había añorado durante toda su existencia. Aunque lleno de noches, especialmente intelectuales, no tanto sensitivas o sensuales, tampoco espirituales o noches místicas, que no había llegado nunca a esos niveles.

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (06 marzo-30 junio 2019 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »