El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha anunciado la movilización de 200.000 millones de euros para paliar la crisis del coronavirus. En rueda de prensa telemática ha explicado que 117.000 millones serán íntegramente públicos y el resto se obtedrán de recursos privados.

«Es la mayor movilización de recursos económicos de la historia reciente de España y en un corto espacio de tiempo», ha remarcado Sánchez, que ha explicado que esta cifra supone un 20% del PIB de España: «Es un compromiso del Gobierno de España con todos los ciudadanos, nadie se va a quedar atrás, no vamos a dejar a nadie atrás. No vamos a escatimar en recursos».

Sánchez ha apuntado que el paquete de medidas aprobado en Consejo de Ministros se basan en cuatro vértices: medidas para apoyar a las familias en situaciones vulnerables como consecuencia del impacto económico y social, medidas para apoyar a los trabajadores, medidas para apoyar a las empresas y autónomos y medidas para apoyar la investigación ciencífica en busca de la vacuna contra el coronavirus.

Plan de choque social

En este sentido, el Gobierno destinará «600 millones a la financiacion de las prestaciones básicas de servicios sociales de las comunidades autónomas y municpios» y garantizará «los servicios de telecomunicaciones y el derecho a la vivienda de personas con más dificultades».

Para ello, el Gobierno ha aprobado una moratoria del pago de las cuotas de las hipotecas para deudores que vean reducirse sus ingresos: «Ninguna persona en situación difícil perderá su vivienda, nadie será desahuciado».

Se destinarán 300 millones a un fondo específico de contingencia para reforzar la atención de personas mayores, sin techo y residencias de mayores y dependientes. Además, se felexibilizará la regla de gasto para que ayuntamientos puedan usar su superávit en partidas de atención social.

Asimismo habrá una moratoria en el pago de sumunistros básicos (agua, luz y gas) a colectivos vulnerables y una prórroga automática hasta septiembre del bono social a los hogares beneficiarios.

Medidas sociales

El Gobierno se ha comprometido a agilizar el proceso de autorización de los ERTE con el objetio que las empresa hagan un paréntesis para que cuando termine la crisis del coronavirus se conserve el empleo.

En esta línea todas las personas que se vean afecatadas por un ERTE serán beneficiarias de la prestación de desempleo aunque no cumplan los requisitos para ella. El Estado se hará cargo de las prestaciones por desempleo de todos los trabajadores y trabajadoras que se vean afectadas por un ERTE durante la crisis sanitaria, aunque no tenga suficiente cotización.

Además, el paro acumulado no restará a los trabajadores su acumulado por prestación de desempleo. También habrá beneficiois específicos para los trabajadores fijos discontinuos, a tiempo parcial y cooperativistas en materia de prestaciones por desempleo.

El presidente también ha anunciado que se impulsará el trabajo a distancia haciendo más sencillo el procedimiento para aplicarlo y protegerá el derecho al cuidado familiar de todos los trabajadores sin que puedan ser sancionados o despedidos por este motivo: podrá haber reducción de jornada de hasta un 100%.

Igualdad

El Gobierno también ha anuncaido un plan de contingencia contra la violencia de género por la crisis del coronavirus: se protegerá a mujeres y niños víctimas de violencia machista con coordinación interministerial y entre las distintas Administraciones del Estado, durante el estado de alarma.

Consumidores

El presidente Pedro Sánchez también ha anunciado que se interrumpirá el plazo de devolución de los productos adquiridos en establecimientos.