20/01/2021

Pedro Montañez y la madera. Ternura de ida y vuelta

“ El hombre va y viene, solo la tierra permanece”

 

  Dice Pedro en muchas ocasiones, que el monte, los barrancos, el agua, la madera, tienen su propio pulso que llega al hombre cuando crea y que es la capacidad de este, del hombre, para percibir esos órganos vivos y su energía, lo que produce el acto creativo.

Esto dicho así, sin más, puede resultar hasta una banalidad pero  si escuchas a Pedro decirlo, con su ceceo, con esa parada que hace entre las frases y con el brillo de sus ojos, suena a mensaje sincero de un hombre con un mundo interior, extraordinariamente rico.

¡¡¡Qué tierno ¡¡¡ ¡¡¡Qué erótico ¡¡¡ exclama ante algo que le emociona y sigue mirando su obra o la tuya y explica como este hueco de la madera era ya, por sí solo, unas piernas de mujer o un hombro frágil de una bailarina del viento o de las olas. Cuenta, cómo yendo por el monte ve una raíz y se para e intenta percibir lo que expresa y cómo la madera le enseña sus encantos y sus secretos, cómo se establece un juego amoroso que él interpreta con el baile de sus manos y sus ojos,  con ese brillo ardoroso y profundo, capaz de enternecer a los más duros. Habla de amor, de energía, de pérdida en ocasiones, de brisas que cantan las tristezas de amor, de la raíz o del monte y sus despojos, del latido que une a la montaña y al mar,  al cauce del barranco y la cumbre.

El resultado de sus obras es realmente sorprendente. Si uno tiene la fortuna de vivir el proceso de creación o estar presente el día que la raíz o la pieza llega a su casa, a su taller y más tarde contemplar como se transformó, no puedes sino aguantar las ganas de gritar o llorar o simplemente decir con él…¡¡¡Qué tierno ¡¡¡ Qué erótico ¡¡¡ Y reír y acompañar su alborozo, su estruendo inicial, para luego dejarlo mirando a la pieza y atravesándola hasta llegar al lugar de sus sueños, allí donde se muestra la ternura en todo su esplendor y te dan ganas de abrazarlo y él ligeramente se encoje para recibir tus brazos y musitar algo sobre la amistad o, que bueno, que bueno…

En estos momentos Pedro se encuentra convaleciente y recuperándose de un accidente. Todos los miembros del Viaje Interior ( él forma parte del grupo desde su inicio ) deseamos su pronta mejoría.

En una de las ediciones anteriores de este proyecto y en la exposición que se celebró en la Estación de Pasajeros del muelle de San Sebastián, casi al final del acto de inauguración, un hombre y una mujer observaban una de las esculturas de Pedro, que los contemplaba desde uno de los laterales de la sala, solo, apoyado en la pared.

Miraban la obra y hablaban entre si con evidentes expresiones de admiración. En un instante, la mujer acarició la madera, despacio y dulcemente. Pedro, se alzó de su apoyo y levantó el brazo, como un torero que brinda su faena al público. En silencio, salió al pasillo exterior y se quedó mirando al cielo estrellado de la noche de diciembre.

Que tierno ¡¡¡ Que erótico ¡¡¡

Va por ti Pedro. Y como tú dices. Fuerza y salud.

( Pedro Montañez es componente del grupo de artistas del VIAJE INTERIOR IV )

Benjamín Trujillo.

btrujilloascanio@gmail.com

Estamos en redes sociales:

https://www.facebook.com/El-viaje-interior-111119467291640

https://twiter.com/interior_viaje

https://www.instagram.com/viaje_interior_oficial/

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »