Pasa la vida

El articulista Manuel de Lorenzo, nos plantea la cuestión de los límites humanos, de la vida finita humana, de que todos los ríos van a parar al mar, de Jorge Manrique.

En un artículo titulado  Límites, publicado en El Progreso, el día 20 de febrero del 2021, a día de hoy, finalista en el Premio Julio Camba, el columnista Manuel de Lorenzo, nos plantea con sabiduría/conocimiento/experiencia la vulnerabilidad y debilidad y finitud de la vida humana…

Toda la interpretación psicológica/antropológica/metafísica, estriba, en la concepción básica que se tenga, sintetizando/simplificando, existen tres grandes antropologías: la que dice que solo somos primates evolucionados, la que somos animales racionales, la que somos animales racionales con alma inmortal. Es decir, representada, la primera, por todas las corrientes biologistas y psicologistas y filosóficas materialistas y nihilistas, etc. La segunda sería con base en Aristóteles, con todos los matices, y gran parte del pensamiento antiguo. La tercera la que nace en los monoteísmos, pasando por Agustín de Hipona, Alberto Magno, Tomás de Aquino, Descartes, etc.

Este año ha hecho, treinta años que mi madre falleció, en agosto, este año ha hecho diez años que mi padre falleció en octubre. Pasan los días y años, y, siempre queda ese silencio y vacío y hondón interior, en el que te consuelas y silencias y esperas de muchas maneras, pero sobretodo, deseas que exista eternidad individual para cada ser humano… Por tanto, espero y deseo y tengo la esperanza de que exista eternidad para mis padres. También, para los de usted, si ya han pasado por este paso-término-empiece-tránsito…

La vida sigue, es el clamor popular, y, hay que continuar en ella, siendo en ella, estando en ella. Hasta que te toque a ti la campana, y, otros, también aprendan que tienen que vivir con ese vacío y hondón del alma, que le han quitado algo, y, que no se podrá recuperar, al menos en este mundo, y, queda la espera/esperanza de que exista un Buen Dios, tengamos Alma inmortal, exista Eternidad Buena para ellos…

Pero entonces empieza un temor, ya que en los monoteísmos occidentales, también existe una Eternidad Negativa y Mala, para algunos, para los que no se arrepientan del mal y maldad que hayan hecho, aunque sea en el último momento. Por lo cual, vuelve de alguna manera la zozobra, que pueden expresarlas o racionalizarse o no, “¿tus padres, tus hermanos, tus abuelos, tus tíos, tu cónyuge, tus… estarán en el Lado Bueno de la Eternidad o en el Lado No-Bueno de la eternidad?”.

En Occidente, cada año, el uno y el dos de noviembre, se celebra y conmemora y recuerda la fiesta de todos los santos, la fiesta de todos los difuntos… Toda cabeza y rostro que respira en esta Iberia, recuerda a sus progenitores y ascendientes, y, vuelven, aunque sea con el corazón y el recuerdo a los lugares donde están, y, les abordan recuerdos del pasado, en los que, se cruzaron sus caminos con los de ellos…

Los nuevos descendientes, cada vez sabrán menos de los antecedentes. Diríamos que es ese doble mensaje, se va olvidando lo bueno de ellos, también, se olvida lo no-bueno de ellos. De ahí, dicen, que cuando tengamos el llamado Juicio Particular, que veremos con claridad lo que hemos sido nosotros, lo que hemos hecho, lo que hemos pensado, lo que hemos omitido, y las consecuencias que en nosotros han tenido, las consecuencias en otros ha tenido, y lo que otros han tenido en sí mismos. Miraremos y percibiremos nuestros hechos y conciencias con total claridad. Las de los otros también. Entonces, algunos indican, que nos llevaremos enormes sorpresas, porque percibiremos sin engaños y mentiras el propio corazón y el corazón de los otros, y, quizás, entonces a aquellos que consideramos muy buenos, no lo eran tantos, y, quizás a alguno, que considerábamos muy malos, no lo eran tanto…

De ahí, que los monoteísmos, predican desde hace siglos, que los humanos, vivan cada día, con la moralidad correcta en pensamientos y deseos y actos y palabras correctos y adecuados y verdaderos y bondadosos y racionales y… Y, que cada día, se arrepientan de lo malo que hacen, y cada día, intenten no volverlo a hacer…

Un artículo personal literario de opinión es un bocadillo/paella/cocido/ensalada en el cual dentro puedes insertar todo lo que creas conveniente. Y, todo es todo. Después el lector/a puede serle agradable, puede pensar con razón o sin ella, que tiene demasiada anécdota, que tiene demasiado diálogo, que tiene demasiada filosofía, que tiene demasiada argumentación, que tiene demasiada metafísica, que tiene demasiada retórica, que tiene demasiada metáfora y oratoria y estética, que tiene demasiado de algo o demasiado poco de algo…

El lector/a tiene derecho a pensar, que una columna, ésta, por ejemplo, es demasiado deficitaria en tal factor o en tal variable o en tal causa o en tal relación o en tal correlación o en tal ecuación de conceptos e ideas y prácticas… ¡Pero eso es el salto mortal de un artículo periodístico, en cinco minutos de lectura, en ochocientas palabras, integrar y sintetizar un mundo, de tal modo, que usted hoy, si ha terminado de leer estas frases en forma de regimientos de verbos y adjetivos y substantivos, usted hoy, se plantee con moderación y sosiego y armonía y prudencia, su finitud, que usted y yo, al menos hasta el momento, terminaremos en este mundo…!

¡Al menos, no dejemos más dolor que el que nos hemos encontrado, más mal que el que nos hemos encontrado, más sufrimiento que el que nos hemos encontrado…! ¡Si, si es posible algo menos, que alguna pequeña estrella luzca de nuevo o nazca de nuevo…!

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (16-23 nov, 2022 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »