¿Nos estamos deshumanizando?

0 0
Tiempo de lectura:4 Minutos, 42 Segundos

En estos días hemos podido sentir y ver, el video circula por las redes sociales, la desesperación de un perro que confinado en un pequeño balcón, sin agua y sin comida, opta por lanzarse al vacío desde un tercer piso en Barcelona. Lo más grave, si cabe esa posibilidad, es que no se trata de un hecho aislado, están siendo bastante habituales las noticias sobre maltrato animal. La Guardia Civil, en Alicante, rescata a un perro que se encontraba encerrado en un vehículo estacionado, a pleno sol, con las ventanas completamente cerradas. El animal mostraba claros síntomas de desfallecimiento. En Cádiz, media docena de perros malviven desnutridos, encadenados y en pésimas condiciones de salud e higiene. Los vecinos, desde hace años, han denunciando el caso, han aportado, entre otros, un video donde cuatro perros atacan y tratan de devorar a un cachorro. La Justicia no ha actuado, por ahora. En Albacete, una perra abandonada, hecho que han deducido en base a su reacción a la convivencia tanto con humanos como con otros perros, fue encontrada en un deplorable estado de salud. Una afección en la boca le impedía cerrarla y hacía que su lengua estuviese fuera, pérdida de hueso en sus mandíbulas, desnutrición y deshidratación extrema, dos tumores mamarios, problemas en la piel por falta de higiene y pérdida muscular en sus cuatro extremidades. También se encontraron basuras y piedras en su estómago lo que le había provocado gastroenteritis. En Valencia, una mujer lanza un perro al vacío desde un séptimo piso.

¿Cómo alguien puede estar tan deshumanizado para realizar tropelías como las descritas a un amigo tan fiel como es un perro? Estas noticias corroboran que la pérdida de valores personales y sociales es cada vez mayor. Se está perdiendo la empatía, la compasión, la falta de implicación en los problemas y los sentimientos de los demás, mientras se ensalzan las conductas individualistas contemplando a los otros como instrumentos para sus propios fines. Los valores humanos constituyen los cimientos de nuestra convivencia social y personal. Al ir perdiendo nuestros valores vamos deshumanizándonos.

Los informes de los años 2014 y 2015 del Ministerio Fiscal han constatado el continuo aumento de denuncias por maltrato animal. Ese aumento en la sensibilización social ante esta lacra, ha posibilitado la modificación del artículo 337 de Código Penal que ha facilitado el aumento de las sentencias condenatorias. Además, la citada Fiscalía ha detectado casos de este tipo de delitos en el contexto de procedimientos por violencia doméstica como forma de causar un mayor perjuicio a la víctima. La jurisprudencia, por su parte, ha refrendado esta situación en decisiones como la del Auto del Juzgado de lo Penal n.º 2 de Palma, de 21 de septiembre de 2015, que al desestimar la petición de sustitución de la pena de prisión impuesta al dueño de un caballo de carreras al que golpeó hasta la muerte, señaló cómo “La muerte atroz de Sorky, un caballo de carreras, en su propia cuadra del hipódromo (al que su dueño causó la muerte empleando una “inusitada violencia” al golpearle brutalmente y haciéndole sufrir), es una aberración en el siglo XXI, y la indignación ciudadana está justificada y es legítima y por tanto la ejecución de la respuesta punitiva del Estado debe ponderar con especial interés en este caso, no solo la reinserción social del delincuente, sino los otros fines de la pena”. La doctrina ha considerado también como bien jurídico el respeto de la comunidad hacia los animales. Se considera que el Estado debe darles la protección debida, toda vez que un maltrato a los animales no sólo revela un acto de crueldad sobre determinados seres vivos sino que se realiza, en algunas ocasiones, aprovechando la imposibilidad de defensa de aquellos y con abuso de superioridad del hombre sobre el animal.

Parece existir una correlación entre el aumento de maltrato animal y violencia interpersonal. Es habitual que personas que han cometido delitos violentos contra personas reconozcan haber cometido también acciones agresivas contra animales, generalmente de manera previa. Evidentemente no todas las personas que maltratan animales son violentas con otras personas pero sí es habitual que tengan antecedentes de maltrato animal las que comenten delitos violentos contra las personas.

En la lucha contra la violencia debemos dedicar esfuerzo en erradicar el maltrato a otros seres vivos. Somos responsables de su bienestar, máxime cuando ellos no sólo nos aportan beneficios emocionales sino también físicos. Diversos estudios científicos establecen beneficios a la salud humana el convivir con una mascota. Mejoran la autoestima, favorecen la vitalidad y reducen los sentimientos de tristeza, ansiedad y depresión en personas mayores. Consiguen que los más jóvenes sean responsables, compasivos, cooperantes y generosos. Además los estudios revelan que los dueños de mascotas tienen una presión sistólica y los triglicéridos en el plasma sanguíneo significativamente más bajos que los que no los tienen consiguiendo que el riesgo de sufrir enfermedades del corazón disminuya porque acariciar a un animal rebaja el estrés y la tensión lo que conlleva un mayor control del corazón.

Es necesario endurecer las penas por maltrato animal, la reforma del Código Penal ha sido un paso en la dirección adecuada pero insuficiente para los animales, y la aprobación de una ley marco de protección animal que cubra las lagunas existentes en las diversas legislaciones autonómicas, garantizando un mínimo de protección y bienestar animal. Los animales están desprotegidos y sus maltratadores siguen sin recibir un castigo acorde a sus terribles acciones. Como decía Gandhi “La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que ésta trata a sus animales”

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE

Odalys Padrón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »