No, no hay pruebas de que la vacuna de Pfizer pueda producir “impotencia sexual y calvicie”

0 0
Tiempo de lectura:7 Minutos, 3 Segundos

MALDITO BULO| Nos habéis hecho llegar por nuestro chatbot de WhatsApp una publicación que afirma que un “estudio científico demuestra que la vacuna Pfizer podría producir impotencia sexual y calvicie”. El contenido cita a una supuesta institución científica llamada “instituto Británico de fertilidad” quien aseguraría que “4 de cada 10 hombres inmunizados con la vacuna de Pfizer tendrán impotencia sexual, calvicie y alteraciones hormonales en un tiempo inferior a cinco años después de vacunarse”. No hay pruebas de que ese contenido que nos habéis mandado sea real ni que esas supuestas consecuencias de la vacunación con Pfizer ocurran.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

El contenido se difunde como una captura de pantalla de RCN Radio, una emisora y portal digital de noticias con sede en Bogotá (Colombia) y publicada en la sección internacional el 23 de abril de 2021. Sin embargo, este artículo o su versión actual no se encuentra indexado en Google. Tampoco hemos encontrado rastro de dicho artículo en capturas de Archive.org ni en su cuenta de Twitter. Hemos preguntado a la propia emisora si han publicado en algún momento una noticia con ese titular y entradilla, sin que hayamos obtenido respuesta hasta el momento.

Sí encontramos una publicación de esta emisora en la que coincide tanto la sección, fotografía escogida y hora de publicación, pero el contenido de este artículo habla de una compra de 200 millones de dosis por parte de Estados Unidos a la farmacéutica Pfizer.

Por otro lado, el contenido hace referencia a una afirmación del “instituto Británico de fertilidad”. Dicha institución no existe, y la más parecida es la Sociedad Británica de Fertilidad, un organismo fundado en 1972 que promueve el conocimiento científico y la educación sobre la infertilidad. De hecho, esta institución ha elaborado una guía de preguntas y respuestas sobre vacunas y su efecto en la fertilidad.

También hemos buscado en repositorios de artículos científicos y preprints (una publicación provisional a la espera de ser revisada y publicada en una revista científica) y no hemos encontrado ninguna publicación que afirme que “4 de cada 10 hombres” que reciban la vacuna de Pfizer “tendrán impotencia sexual, calvicie y alteraciones hormonales en un tiempo inferior a cinco años”.

No hay indicios de que la vacuna de Pfizer cause problemas de fertilidad

En primer lugar, la ficha técnica de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 incluye los datos clínicos y características de este producto, desde el listado de ‘ingredientes’ de la vacuna (su composición) hasta el listado de efectos adversos y la frecuencia con la que ocurren, pasando por información de interés relativa a la vacunación durante el embarazo o cómo conservar el producto.

En concreto para la fertilidad, la ficha técnica recoge que los estudios en animales (que se hacen antes que en humanos, para evaluar la capacidad de los antígenos para causar la respuesta inmune que se busca, así como su seguridad) no indican que haya efectos perjudiciales directos ni indirectos en términos de toxicidad para la reproducción. Lo que nos indica esto es que se han hecho pruebas en animales (en el caso concreto de esta vacuna, en ratas) y no se han encontrado problemas en la fertilidad, por lo que no hay indicios que apunten a que pueda haber problemas en la fertilidad en humanos que reciban esta vacuna.

Además, la revista científica Brittish Medical Journal publicó en febrero de 2021 una noticia en la que señala a que “no hay evidencias” de que las vacunas contra la COVID-19 afecten a la fertilidad. En este mismo sentido, la Sociedad Británica de Fertilidad y la Asociación de Científicos Clínicos y de la Reproducción han elaborado una guía experta con preguntas y respuestas sobre estas vacunas y la fertilidad. De nuevo, aclaran que “no existe ninguna prueba ni razón teórica de que las vacunas puedan afectar a la fertilidad de las mujeres u hombres”.

En cuanto a estudios en humanos, una investigación publicada el pasado 17 de junio en JAMA Network ha analizado los parámetros de espermatozoides en hombres antes y después de recibir una vacuna de ARNm, ya sea la de Pfizer o Moderna. La principal conclusión del estudio es que “no hubo disminución significativa en ninguno de los parámetros de los espermatozoides”, por lo que no existiría vinculación entre problemas de fertilidad en varones y recibir una vacuna contra la COVID-19. A pesar de este resultado, harán falta más estudios y con más participantes que confirmen esto.

Disfunción eréctil e impotencia: sin relación con las vacunas COVID-19

El contenido que nos habéis enviado para verificar también asegura que “4 de cada 10 hombres inmunizados con la vacuna de Pfizer tendrán impotencia sexual […] en un tiempo inferior a cinco años”.

En primer lugar, es complicado hacer una afirmación con validez científica a tan largo plazo (cinco años) para un producto aprobado hace unos meses. Las agencias de medicamentos, como la EMA europea o la FDA estadounidense, y las recomendaciones de personas expertas como el Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico (SAGE) de la OMS, actualizan sus recomendaciones sobre los efectos a largo plazo, tanto los positivos (la inmunidad que genera frente a contraer la COVID-19 grave) como los posibles adversos (fiebre, cansancio, dolor en el lugar del pinchazo).

En este sentido, ninguna de las autoridades sanitarias mencionadas anteriormente ha afirmado que la vacuna de Pfizer causará impotencia sexual en 4 de cada 10 hombres en menos de cinco años. Hemos buscado en repositorios de artículos científicos (como PubMed y medRxiv) y tampoco hemos encontrado ninguna publicación científica que afirme tal cosa.

Por otro lado, existen escasas investigaciones que estudien la relación entre recibir una vacuna y la disfunción eréctil. Pero la poca evidencia que hay apunta a que las vacunas no solo no causan impotencia, sino que además podrían proteger de este problema (aunque son resultados preliminares).

Una investigación publicada en la revista Andrology ha encontrado evidencias preliminares de que las personas con disfunción eréctil podrían tener más riesgo de contraer una COVID-19 de mayor gravedad. Esto se debe a que la existencia de este problema es un predictor de enfermedades crónicas, particularmente las cardiovasculares, por lo que esta población tendría más riesgos de sufrir una COVID-19 más grave de lo habitual. De confirmarse este resultado, la vacuna podría tener el beneficio extra de prevenir la disfunción sexual.

Con todo lo anterior, podemos afirmar de que no hay evidencias que apunten a que la vacuna de Pfizer (o cualquier otra contra la COVID-19) cause disfunción eréctil.

No hay evidencias de que la vacuna de Pfizer produzca calvicie. Sí existe pérdida de pelo relacionada con contraer la COVID-19

En Maldita.es hemos hablado de algunas de las consecuencias de contraer la COVID-19. En cuanto a la pérdida de cabello, repetimos que aún no hay evidencias científicas que aclaren si se trata de una secuela directa de la enfermedad o se debe al estrés que conlleva contagiarse por el coronavirus.

Esta pérdida de pelo, denominada efluvio telogénico, es “una alteración del ciclo de crecimiento del pelo que produce una caída del cabello muy llamativa durante un período de tiempo limitado y reversible«, tal y como comenta Sergio Vañó, experto en Tricología y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) a El Mundo.

Ahora, este contenido habla de la calvicie relacionada con recibir la vacuna de Pfizer. La ficha técnica de este producto no recoge entre sus efectos adversos la caída de cabello, por lo que no hay evidencias de que esta vacuna contra la COVID-19 cause calvicie. Tampoco hemos encontrado ningún artículo o publicación científica que relacione pérdida de pelo y recibir esta vacuna.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »