06/07/2020

Naviera Armas, ante los tribunales, por el despido del presidente del comité de empresa

  • El juicio fue aplazado el pasado 2 de marzo y se mantuvo en suspenso por la pandemia
  • CCOO pide al Gobierno canario que “no mire para otro lado” ante la actitud autoritaria de una empresa que recibe fondos públicos

 

La compañía Naviera Armas se sienta la mañana de este lunes en los juzgados de lo social de Las Palmas de Gran Canaria para responder del despido del presidente del comité de empresa, José Juan Santana. El juicio fue aplazado el pasado 2 de marzo y se han mantenido en suspenso debido a la pandemia por Covid-19.

A pesar de las garantías de protección que la legislación establece para las personas que ejercen la representación legal de los trabajadores, Naviera Armas mantiene desde hace tres años el despido del presidente del comité de empresa, al que despidió por dos veces, en marzo y junio de 2017.  El primer despido ya ha sido declarado improcedente, y el segundo estaba previsto que la vista judicial se celebrara a comienzos del pasado mes de marzo, pero debido a una formalidad fue aplazado para el día 23 de ese mismo mes, estando suspendido desde entonces por las medidas sanitarias.

Apoyo de Unai Sordo

Los trabajadores, y especialmente José Juan Santana, han contado con el apoyo del secretario general confederal de CCOO, Unai Sordo, que ha realizado un video en el que califica de “indecente e intolerable la actitud antisindical de la empresa con una utilización torticera y temeraria del sistema judicial y lo vamos a denunciar judicialmente, como ya estamos haciendo, social y políticamente”.

CCOO señala el presunto uso temerario de la justicia por parte de Naviera Armas para prolongar la situación fraudulenta de despido del presidente del comité de empresa. El primero de los despidos fue declarado improcedente en primera instancia en el Juzgado de lo Social y también, en segunda instancia, por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Aun así la empresa lo recurrió ante el Tribunal Supremo, aunque su recurso ni siquiera fue admitido a trámite. Este periplo judicial, en el que la empresa es condenada a readmitir al representante legal de la plantilla, ha durado ya tres año. Aun así la empresa no lo readmite alegando que despidió por segunda vez al presidente del comité de empresa y ahora, con el juicio que se celebra hoy, comienza un nuevo ciclo judicial sobre el segundo despido en el que la empresa pretende seguir ganando tiempo.

El Gobierno no debe mirar hacia otra parte

“Estas actitudes autoritarias, más propias de otros tiempos ya pasados no pueden permitirse en una empresa como Naviera Armas”, afirma Pedro Costeras. “Una empresa de estas dimensiones podría y debería ser un ejemplo en el mundo de responsabilidad social corporativa empezando por respetar los derechos de los trabajadores y sus representantes, y no todo lo contrario”, añade. A su juicio, el Gobierno de Canarias y el central deberían exigir relaciones laborales alejadas de estos abusos a las empresas que apoyen con fondos públicos. De forma que no se fomenten con dinero público las prácticas de una empresa “tan poco respetuosa con las libertades fundamentales como esta, y no deberían mirar hacia otra parte ante la dimensión de estos intolerables atropellos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »